Orangután

1 / 33
Saving Orangutans

1 / 33

Saving Orangutans

Fotografía galardonada con una mención de honor

Al amanecer, el veterinario Pandu cruza el río Krueng Aceh en un pequeño bote que transporta a Diana, una orangután hembra de 8 años, para su liberación final.

Foto: Alain Schroeder / www.all-about-photo.com via: photopublicity.com

Sibolangit, SOCP Quarantine Centre, Northern Sumatra, Indonesia

2 / 33

Sibolangit, SOCP Quarantine Centre, Northern Sumatra, Indonesia

Ganador en la categoría: Endangered Planet

Brenda, una orangután hembra de 3 meses de edad, fue confiscada a un aldeano en Aceh. Su húmero izquierdo estaba completamente partido en dos. Yenny, la veterinaria del SOCP, está de pie junto a la radiografía de Brenda que muestra el hueso roto.

Fujifilm X-Pro2, 18mm lens, f2.8, 1/200s, ISO 1600

Foto: Alain Schroeder / www.tpoty.com

Losing the fight

3 / 33

Losing the fight

Los orangutanes se han utilizado en actuaciones degradantes en Safari World, Bangkok, y en muchos otros lugares, durante décadas. Los espectáculos se detuvieron temporalmente en 2004 debido a la presión internacional, pero hoy continúan, dos veces al día, todos los días, con cientos de personas pagando para ver orangutanes, bailar, tocar la batería o pelear.

Foto: Aaron Gekoski / Wildlife Photographer of the Year 2019

4 / 33

Sin título

Fotografía finalista en la categoría: Natural World & Wildlife 

Selvi la madre adoptiva de Jating, huérfano de 1 año de edad, le está enseñando a trepar a los árboles en el patio de recreo del Centro de Cuarentena SOCP (Programa de Conservación del Orangután de Sumatra). El patio de recreo es parte de la casa para bebés orangutanes. Al igual que los humanos, la madre orangután tiene que enseñarles a sus hijos todo lo que necesitan saber para sobrevivir solos. Aquí en el centro, los cuidadores humanos asumen el papel maternal. Es el primer paso en un programa de enseñanza, socialización y rehabilitación con el objetivo de liberarlo a la edad de 7 a 8 años. Esto se corresponde con la edad en que los orangutanes dejan a sus padres en libertad.

Foto: Alain Schroeder / Sony World Photography Awards 2019

5 / 33

Sin título

Fotografía finalista en la categoría: Natural World & Wildlife 

El rescate de un orangután perdido en una plantación de caucho cerca del pueblo de Bangun Sari en la provincia de Aceh, en el norte de Sumatra, Indonesia. A medida que la selva tropical continúa desapareciendo, los orangutanes se ven obligados a abandonar sus hábitats naturales. Después de horas de rastreo a través de arbustos y terrenos escarpados, el orangután se encuentra en sedación suave, lo que le da al equipo solo 30 minutos para realizar una evaluación médica completa. Jeni, el veterinario de la OIC (Centro de información sobre orangutanes), mide las constantes vitales del animal y toma nota de todas las marcas visibles. El orangután, a quien llaman Lynda, está ciego de un ojo y tiene una vieja herida de bala en una pierna. También muestra varias cicatrices de encuentros anteriores con humanos. Jeni determina que está en condiciones de ser devuelta al bosque protegido de Tenggulun, a dos horas en coche desde aquí, donde la comida es abundante y ningún humano la molestará.

Foto: Alain Schroeder / Sony World Photography Awards 2019

6 / 33

Bogor, Indonesia

Foto: AP

7 / 33

Orangután de Borneo

Un orangután en la selva tropical de Borneo. Esta especie (Pongo pygmaeus) está desapareciendo más rápido de lo previsto.

Foto: Marc Ancrenaz

8 / 33

Plantaciones de aceite de palma

Unos 10.000 orangutanes, de los aproximadamente 54.000 que viven en estado salvaje, habitan en zonas forestales destinadas a la producción de aceite de palma. La mayoría de orangutanes morirá si estas zonas se convierten en plantaciones de aceite de palma.

Foto: Marc Ancrenaz

9 / 33

Pérdida de hábitat

Unos 45.000 orangutanes podrían desaparecer en los próximos 35 años únicamente por la pérdida de su hábitat. La caza furtiva también acelera su extinción.

Foto: Serge Wich

10 / 33

Un genoma singular

Los orangutanes en el ecosistema Batang Toru son los últimos supervivientes de una población ancestral de orangutanes salvajes. Se cree que todos los orangutanes más al norte de Sumatra y aquellos en la vecina Borneo, bien pueden ser descendientes de esta población ancestral ahora mermada en gran medida, y de la cual solo quedan los orangutanes de Batang Toru. Debido a su singularidad genética, esta población debería ser objeto de un gran esfuerzo en la conservación animal. 

Foto: Tim Laman

11 / 33

Pongo tapanuliensis

La población de los tapanulis fue redescubierta en Batang Toru en 1997, pero no fue hasta el 2013 que los investigadores estudiaron las características de un cráneo de esta población que diferían de las de los cráneos conocidos hasta el momento. 

Foto: Tim Laman

12 / 33

Sumatra, Indonesia

Endémicos de los tres distritos de Tapanuli, al norte de Sumatra, Indonesia, habitan una superficie de 1.100 km2 del ecosistema de Batang Toru. 

Foto: Maxime Aliaga

13 / 33

Batang Toru

El ecosistema Batang Toru, con un total de 150,000 hectáreas es ahora el último hogar de los orangutanes Tapanuli, de los cuales se cree que solo quedan unos 800 individuos.

Foto: Maxime Aliaga

14 / 33

Cargando el futuro

Mención honorífica por votación popular en la categoría: Denuncia Ecológica

"El IAR en Ketapang, Borneo, gestiona un importante orfanato de orangutanes de Borneo (Pongo pygmaeus). Después de los terribles incendios que azotaron la isla en 2015 el número de huérfanos aumentó de forma considerable. Afortunadamente, el IAR realiza una labor impecable que permite reintroducir a la mayoría de estos orangutanes pasados unos anys. Mientras tanto, viven en condiciones de semilibertad aprendiendo todo aquello que necesitarán para vivir en libertad. En la foto, una cuidadora transporta a los bebes desde el lugar donde duermen al recinto cerrado de selva en el que pasan el día. Carga, en esta carretilla, con el futuro de estos orangutanes y con el de toda una especie terriblemente amenazada".

Foto: Joan de la Malla / MontPhoto 2017

15 / 33

Orangután albina

La orangután albina Alba fue rescatada el 29 de abril en la aldea Tanggirang, en la provincia de Borneo Central, en Indonesia. Se encontraba en mal estado.

Foto: Borneo Orangutan Survival Foundation

16 / 33

Albinismo

Alba es el único ejemplo conocido de un orangután albino, mientras que Copito de Nieve fue y sigue siendo el único gorila albino conocido.

Foto: Borneo Orangutan Survival Foundation

17 / 33

Grandes progresos

Alba tiene ahora 5 años de edad, pesa 17,4 kilos y ha realizado grandes progresos.

Foto: Borneo Orangutan Survival Foundation

18 / 33

En plena selva

Orangután hembra en el Parque Nacional Tanjung Puting. Una excursión de varios días en barco por el parque ofrece la oportunidad de contemplar a estos animales en su hábitat natural. 

Foto: Nigel Pavitt / Getty images

19 / 33

Derechos Humanos y animales

Sandra se hizo conocida en todo el mundo cuando un tribunal argentino emitió un fallo histórico en 2014 mediante el cual se le otorgaron algunos de los derechos legales de los seres humanos. Ya no está en exhibición para los visitantes curiosos.

Foto: AP / Natacha Pisarenko

20 / 33

Una larga lactancia

Las investigaciones sobre el bario presente en los dientes de estos simios han desvelado que algunos orangutanes inmaduros maman durante ocho años e incluso más tiempo.

 

Foto: Erin Vogel

21 / 33

Pongo pygmaeus

Una orangután de Borneo con su cría de 11 meses se mueve de rama en rama buscando comida.

Foto: Tim Laman

22 / 33

Una orangután de Borneo con su cría de 19 meses

La concentración de bario en los dientes comienza a disminuir entre el año y el año y medio de edad, probablemente debido al consumo de alimentos sólidos necesarios para complementar la alimentación con leche materna, han comprobado los investigadores.

Foto: Paige Prentice

23 / 33

Crías huérfanas

Muy cotizadas en el mercado negro de mascotas, las crías de orangután solo pueden capturarse previa matanza de su protectora madre. Estos huérfanos son criados en el centro de recuperación International Animal Rescue.

Foto: Tim Laman

24 / 33

Un paraguas de fabricación casera

Un macho de orangután de Borneo se cubre de la lluvia con una rama con hojas. Los orangutanes fabrican "paraguas" para resguardarse de la lluvia, sosteniendo hojas sobre la cabeza y a veces sobre la espalda. Este comportamiento aprendido es un ejemplo de la transmisión de 'cultura' de una generación a la siguiente.

 

Foto: Tim Laman

25 / 33

Bebé orangután rescatado

A raíz de una denuncia, un activista medionambiental confisca un bebé orangutan capturado ilegalmente para venderlo como mascota. Los trabajadores del centro de rescate intentarán enseñar a este ejemplar huérfano cómo sobrevivir en la vida salvaje, pero las técnicas de entrenamiento son controvertidas, y encontrar una zona del bosque en la que liberar a estos primates se está volviendo cada vez más difícil.

Foto: Tim Laman

26 / 33

La amenaza del fuego

Un manto de humo generado por los incendios forestales cubría la isla de Borneo a finales del año 2015. Estos fuegos, originados al talar los bosques de forma ilegal para abrir paso a los cultivos de palma aceitera, quemaron más de 2 millones de hectáneras en toda Indonesia, dañanndo gran parte del hábitat de los orangutanes.

Foto: Tim Laman

27 / 33

Aprendizaje por imitación

Este bebé de orangután de 11 meses de edad copia a su madre a la hora de alimentarse. Los ejemplares juveniles permanecerán con su progenitor hasta 10 años para aprender técnicas de supervivencia, entre ellas, cómo encontrar los frutos más nutritivos del bosque lluvioso.

Foto: Tim Laman

28 / 33

Bajar de los árboles

Un macho de orangután de Borneo conocido por los investigadores con el nombre de Niko recorre el suelo del bosque cercano al pantano de de Tuanan, en la isla de Borneo. Aunque los orangutanes pasan la mayor parte del tiempo en lo alto de los árboles, en ocasiones los machos descienden y recorren largas distancias en tierra.

Foto: Tim Laman

29 / 33

Fuera de su hábitat

Incapaz de sobrevivir en un entorno original después de varios años como mascota, este orangután macho pasará el resto de sus días en un centro de rescate.

Foto: Tim Laman

30 / 33

"Clases de selva"

Tapados con mascarillas para proteger a los orangutanes de los patógenos humanos, el personal del centro de rescate imparte "clases de selva" diarias: enseñan a los pequeños hiérfanos las habilidades y conductas naturales necesarias para sobrevivir por sí mismos.

Foto: Tim Laman

31 / 33

Expedición a por comida

Tentado por el fruto de una higuera estranguladora, un orangután de Borneo se eleva hasta los 30 metros del tronco del árbol. Pudiendo alcanzar un peso de hasta 90 kilogramos, los orangutanes son los animales más grandes del mundo que viven en lo alto de los árboles.

Foto: Tim Laman / National Geographic

32 / 33

Orangután de Sumatra

Foto: Joel Sartore

33 / 33

Orangután

Foto: Joel Sartore