Murciélagos

1 / 37
Pond Skim

1 / 37

Pond Skim

Fotografía ganadora en la categoría: Winged Life

En el Parque Nacional Gorongosa, en el extremo sur del Gran Valle del Rift de África, el agua respira con las estaciones. Los lagos y ríos que se desbordan durante los meses de invierno se reducen a charcos y arroyos cuando llega el verano. Para muchas especies, incluido el murciélago de dedos largos de Mozambique-Miniopterus mossambicus- la estación seca significa viajes más largos para un obtener un sorbo de agua muy necesario.

A medida que nuestro planeta se calienta y las sequías aumentan tanto en frecuencia como en intensidad, los oasis estacionales de los que dependen los murciélagos se están secando. Sin agua adecuada, los murciélagos sanos comienzan a debilitarse, haciéndolos más susceptibles a enfermedades devastadoras en todo el mundo. Los que sobreviven a veces se ven obligados a beber de cuerpos de agua hechos por el hombre, una bendición para los murciélagos, pero un riesgo potencial para las personas que beben de esas mismas fuentes de agua, ya que los murciélagos portan una larga lista de enfermedades zoonóticas. Es a menudo es en estos nichos compartidos entre especies de recursos donde surgen asesinos como el Ébola y el nuevo coronavirus.

Estas imágenes fueron originalmente publicadas en en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el patrocinador oficial de los medios para el concurso BigPicture: Natural World Photography Competition de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Piotr Naskrecki / The Big Picture 2020

2 / 37

Uroderma bilobatum

 "Nuestro estudio destaca lo poco que aún sabemos sobre las vidas secretas de estas increíbles criaturas, incluso algo tan significativo como la relación entre una madre y su cría"

Foto: Merlin Tuttle

3 / 37

Murciélago amarillo

Un ejemplar de Uroderma bilobatum muerde un higo, uno de sus alimentos favoritos.

Foto: Merlin Tuttle

4 / 37

Agazapados bajo las hojas

Los Uroderma bilobatum también conocidos como murciélagos orejiamarillos cortan y pliegan enormes hojas de plantas tropicales creando carpas como refugios para grupos de 2 hasta 50 individuos.

Foto: Thomas Hiller

5 / 37

Mamíferos voladores sociales

También colonizan las chozas tropicales que los humanos construyen para guarecerse de la lluvia. Sus refugios no solo protegen a los murciélagos reproductores de los elementos, sino que también sirven como centros de información donde estos aprenden de otros murciélagos la ubicación de su comida favorita, los higos maduros.

Foto: Foto: Irene Mendez Cruz

6 / 37

Murciélago patudo

Myotis capaccinii

Aunque el murciélago ratonero patudo, está presente de forma homogénea a lo largo de su zona de distribución -desde Almería hasta el Mar Negro- se trata de una especie escasa y rara, de la que se desconocen sus poblaciones globales. De tamaño mediano, este murciélago presenta un dorso gris claro y un vientre casi blanco. Esta especie se encuentra íntimamente ligada a zonas acuáticas de marcado ambiente litoral y su óptimo climático es el clima termomediterráneo. Desde al año 2016 está catalogado como una especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, siendo su situación en España especialmente crítica, por lo que ha sido incluido en la lista roja de especies amenazadas en nuestro país como especie en peligro de extinción.

Foto: AgeFotostock

7 / 37

Recopilación de muestras

Tras recopilar datos y muestras genéticas de un falso vampiro lanudo, el biólogo Rodrigo Medellín (a la izquierda) y el investigador Iva Vleut lo devolverán a su cueva. Gracias a los dispositivos GPS los científicos obtienen información sobre el hábitat que prefieren los murciélagos para cazar.

Foto: Anand Varma

8 / 37

Regreso a casa

De regreso a su dormidero después de cazar su cena, un falso vampiro lanudo proyecta su sombra sobre las ruinas de un templo en el yacimiento arqueológico de Hormiguero. Los murciélagos quizá vuelvan con comida par alos miembros del grupo que no pueden cazar, como las hembras con crías.

Foto: Anand Varma

9 / 37

Murciélago espectral

En su jaula, un murciélago espectral detecta un ratón de laboratorio sobre un lecho de hojas dispuesto sobre una mesa. Los científicos que estudian estos murciélagos carnívoros en México no los han visto cazar en el medio natural, así que los filman y graban sonidos asociados a la búsqueda de alimento.

Foto: Anand Varma

10 / 37

'Cynomops freemani'

Murciélago cara de perro de Freeman (Cynomops freemani), descubierto en Gamboa, en el centro de Panamá.

Foto: Thomas Sattler

11 / 37

Difíciles de capturar

Los murciélagos cara de perro son difíciles de capturar con redes de niebla porque vuelan alto en el cielo nocturno.

Foto: Thomas Sattler

12 / 37

En edificios de madera abandonados

Durante cinco noches del año 2012 fueron capturados y liberados 19 machos y 37 hembras cerca de varios edificios de madera abandonados.

Foto: Elias Bader

13 / 37

Murciélago de herradura de montaña

Murciélago de herradura de montaña (Rhinolophus monticolus) habita en los bosques de hoja perenne de las zonas montañosas de Laos y Tailandia. El murciélago ha necesitado diez años para ser descrito como una nueva especie, por Pipat Soisook.

Foto: Pipat Soisook / WWF

14 / 37

Murciélago

Los murciélagos vampiro son originarios de América y se alimentan de sangre.

Foto: Trustees of the NHM, London

15 / 37

'Myotis capaccinii'

Una nueva colonia con más de diez machos adultos de la especie Myotis capaccinii fue localizada en una cueva muy cercana a los límites del Parque Natural del Alto Pirineo, aunque los expertos creen que estos murciélagos también podrían habitar en el interior del mismo.

Foto: Departament de Territori i Sostenibilitat, Generalitat de Catalunya

16 / 37

Pipistrellus pipistrellus

Foto: Wildlife Photographer of the Year / Mario Cea

17 / 37

Caza nocturna

Un murciélago de labios con flecos (Trachops cirrhosus) se dispone a cazar por el bosque.

Foto: Alex Lang

18 / 37

El murciélago se come a su presa

Un murciélago de labios con flecos se come a su presa, una rana túngara.

Foto: Rachel Moon

19 / 37

Experimento con una rana robótica

El murciélago ataca a la rana robótica durante el experimento.

Foto: Rachel Moon

20 / 37

Un bocado mortal

Paniques de las palmeras cuajan el cielo de esta aldea marfileña. Los murciélagos de la fruta, algunos de ellos sospechosos de ser portadores del virus del Ébola, abundan en muchas partes de África y no es raro que la población se los coma.

Foto: Pete Muller

21 / 37

Murciélagos

La forma y la posición abierta de esta flor son idóneas para el murciélago.

PLANTA: CRESCENTIA CUJETE

MURCIÉLAGO: GLOSSOPHAGA COMMISSARISI

Foto: Merlin D. Tuttle

22 / 37

Murciélagos

Merlin Tuttle seccionó esta flor para documentar el momento en que la lengua del murciélago extrae el néctar, mientras las anteras de la flor espolvorean su cabeza de polen. Para hacer las fotografías, capturó a los murciélagos y los metió en jaulas, y volvió a soltarlos después en su medio natural.

PLANTA: WERAUHIA GLADIOLIFLORA

MURCIÉLAGO: LONCHOPHYLLA ROBUSTA

Foto: Merlin D. Tuttle

23 / 37

Murciélagos

Un telón de fondo que amortigua el sonido intensifica el eco de esta flor de zoroco fruticoso. A medida que las zonas
vírgenes menguan y las plantas se quedan más aisladas, los murciélagos nectarívoros son cada vez más valiosos: algunos
transportan el polen a distancias de 50 kilómetros en una sola noche.

PLANTA: ESPOSTOA FRUTESCENS

MURCIÉLGO: ANOURA GEOFFROYI

Foto: Merlin D. Tuttle

24 / 37

Murciélagos

Los ecos procedentes de esta flor cerosa y acampanada atraen a un murciélago ya cubierto de polen.

PLANTA: MERINTHOPODIUM NEURANTHUM

MURCIÉLAGO: HYLONYCTERIS UNDERWOODI

Foto: Merlin D. Tuttle

25 / 37

Murciélagos

Un murciélago que emerge de una flor de majagua cubierto de polen es la viva demostración de la capacidad de carga de
su pelaje. Este ejemplar habita en el este de Cuba, en una colonia compuesta por más de un millón de individuos: una auténtica máquina de polinización.

PLANTA: TALIPARITI ELATUM

MURCIÉLAGO: PHYLLONYCTERIS POEYI

Foto: Merlin D. Tuttle

26 / 37

Murciélagos

Desde arriba a la izquierda, en sentido de las agujas del reloj: ARTIBEUS WATSONI, EROPHYLLA SEZEKORNI, PHYLLONYCTERIS POEYI, MONOPHYLLUS REDMANI, LONCHOPHYLLA ROBUSTA y ANOURA GEOFFROYI.

Foto: Merlin D. Tuttle

27 / 37

Murciélagos

Un murciélago se suelta de una flor de Mucuna después de lamer el néctar. El eco del pétalo cóncavo de la flor transmite una señal sonora muy precisa al murciélago, y lo guía hasta una estrecha abertura, donde las anteras rocían con polen el trasero del animal

PLANTA: MUCUNA HOLTONII

MURCIÉLAGO: GLOSSOPHAGA COMMISSARISI

Foto: Merlin D. Tuttle

28 / 37

Murciélago lanceolado

Un murciélago lanceolado mayor se cierne sobre una flor de árbol balsa. Durante mucho tiempo se pensó que los murciélagos eran los polinizadores principales de Ochroma, pero recientes investigaciones indican que casi todo el trabajo lo hacen los mamíferos arborícolas.

www.naturphoto.de

 

Foto: Christian Ziegler

29 / 37

Hibernación

Los murciélagos grises hibernan en la cueva Pearson, en Tennessee, donde los científicos los están examinando en busca de signos del hongo. Si algo les molesta demasiado, como la actividad humana o la incomodidad causada por el hongo, los murciélagos despiertan de la hibernación y consumen sus muy necesarias reservas de grasa. El resultado es que mueren de hambre o de frío.

Stephen Alvarez

30 / 37

Invierno

En Pennsylvania, un murciélago marrón americano se debate en la nieve tras un precoz despertar de la hibernación, causado por la enfermedad. Tal vez el hongo Geomyces destructans no mate a los murciélagos directamente, pero enfrentarse al invierno antes de tiempo les conduce al fatal desenlace.

Stephen Alvarez

31 / 37

Frío asesino

En un laboratorio de la Universidad de Boston, el biólogo Jonathan Reichard ha preparado restos de murciélago para eliminarles la grasa mediante un tratamiento de calor. Pesándolos antes y después, determinará su contenido en grasa y deducirá en qué medida los había debilitado el hongo.

Stephen Alvarez

32 / 37

Evidencias desconsoladoras

Greg Turner, de la Comisión de Caza de Pennsylvania, y DeeAnn Reeder, profesora de biología de la Universidad Bucknell (a la izquierda), encuentran un fétido amasijo de murciélagos muertos delante de una mina de carbón en el este de Pennsylvania. «No soy nada alarmista –dice Reeder–. Pero para los murciélagos norteamericanos, esto es el Apocalipsis.»

Stephen Alvarez

33 / 37

Censo de murciélagos

El invierno pasado, para censar la población de murciélagos grises de la cueva Hubbard, en Tennessee, los biólogos contaron los ejemplares en áreas pequeñas y luego extrapolaron los datos. El cálculo estimado es de 300.000 en esta agrupación y 513.000 en toda la cueva. El hongo aún no ha afectado a esta especie en peligro.

Stephen Alvarez

34 / 37

Un signo fatídico

Los murciélagos marrones americanos que hibernan en la cueva Hellhole, el mayor hibernáculo de Virginia Occidental, presentan el hongo que dio nombre al síndrome de la nariz blanca. El contacto estrecho, como el que se observa en las colonias de hibernación, favorece la difusión del hongo.

Stephen Alvarez

35 / 37

Murciélago con el ala desplegada

Los daños son visibles en la membrana alar de un murciélago marrón americano, víctima de una misteriosa enfermedad.

Stephen Alvarez

36 / 37

Tadarida brasiliensis

Al caer la noche, los molosos mexicanos salen en espiral de una cueva protegida llamada Reserva Eckert James River Bat Cave, en Texas. Los murciélagos están ávidos de polillas del maíz, pues necesitan nutrientes para producir la leche con la que alimentan a sus crías. En primavera, millones de molosos vuelven a esta cueva.

Foto: Joel Sartore / Cole Sartore

37 / 37

Especie de zorro volador de Nueva Guinea sin identificar

Aún sin nombre científico, esta especie de zorro volador de Nueva Guinea usa la larga lengua para alimentarse del néctar de las flores, a las que poliniza mientras vuela de una planta a otra. Los conservacionistas tienen la esperanza de que los descubrimientos en los montes Foja sirvan de incentivo para proteger la región de la minería, la explotación maderera y otras amenazas, de tal modo que la intacta red de biodiversidad pueda seguir funcionando de forma natural durante generaciones.

Tim Laman