Medusas

1 / 29
artistic impression of Ctenophores. Parientes lejanos

1 / 29

Parientes lejanos

Los científicos llevaban años considerando que las medusas peine y medusas estaban estrechamente relacionadas, una hipótesis que ahora ha sido cuestionada por nuevos estudios genéticos, que sugieren que las medusas peine podrían ser en realidad un pariente lejano, anterior incluso a las esponjas. 

Ilustración: Xiaodong Wang/Universidad de Yunnan

Ancestro de las medusas peine

2 / 29

Ancestro de las medusas peine

"Daihua sanqiong", una criatura marina recién descubierta en China, tenía 18 tentáculos y una apariencia similar a las medusas peine actuales. Los científicos sospechan que podría ser un ancestro común de esponjas, medusas y medusas peine.

Foto: Yang Zhao

Dinomischus drawing from Xiaodong-3. Un monstruo marino

3 / 29

Un monstruo marino

Conocido anteriormente como 'monstruo marino', "Daihua saiqiong", vivió hace unos 518 millones de años en lo que hoy es China. El animal extinto tiene un asombroso parecido anatómico con las medusas peine actuales.

Ilustración: Xiaodong Wang

Marine Compass / Brújula marina

4 / 29

Marine Compass / Brújula marina

Como apasionado buceador, paso gran parte de mi tiempo libre en aguas del Reino Unido, especialmente alrededor de Plymouth Sound, Torbay y las islas de Scilly. Todos son ambientes marinos hermosos y diversos. La medusas brújula, que flotan suavemente sobre las aguas superficiales, no solo son criaturas fascinantes, sino que también son sujetos fotográficos potencialmente hermosos. Esta fotografía fue tomada mientras buceaba en las islas de Scilly en unos pocos metros de agua, disparando directamente hacia arriba para capturar las características de la superficie. 

Foto: Malcolm Nimmo / UPY 2019

Dancing Jellyfish

5 / 29

Dancing Jellyfish

Fotografía ganadora en la categoría: Compact Wide Angle

Taiwan

¡Esta es la primera vez que me encuentro con medusas en la costa de Taiwan! La vi, bailando en la oscuridad. La seguí por un tiempo y tomé muchas fotografías. De repente, mi compañero de buceo, que también es mi esposo, Stan Chen, fue muy creativo y usó su antorcha para proporcionar una luz de fondo. Para hacer buenos disparos, la seguimos más de 1 milla y contra la corriente. 

Foto: Melody Chuang / Ocean Underwater Photo Contest 2018

Medusas para el consumo humano

6 / 29

Medusas para el consumo humano

En todo el mundo se recogen más de 750.000 toneladas de medusas para consumo humano. Medusas como esta, del género Rhopilema, constituyen casi un tercio del total. Sus brazos robustos están repletos de nematocistos, células que lanzan a sus víctimas (por ejemplo, pescadores) unos filamentos venenosos. Pero consumirlas cocinadas o desecadas no entraña peligro. Rhopilema sp. 5 centímetros de diámetro.

Medusa fotografiada en un tanque Kreisel (cilindro con el frente y la trasera planos) del Acuario de Kamo, Tsuruoka, Japón.

Foto: David Liitschwager

P´olipos de medusa luna. Pólipos de medusa luna

7 / 29

Pólipos de medusa luna

En su fase juvenil, las medusas verdaderas son pólipos adheridos a las rocas. Se reproducen asexualmente por estrobilación, liberando diminutos clones que se alejan flotando y se transforman en las medusas con tentáculos que tan bien conocemos. Estas se reproducen sexualmente en el agua y dejan caer al fondo una lluvia de futuros pólipos larvales. Los pólipos de la foto son de medusa luna.

Medusa fotografiada en un tanque Kreisel (cilindro con el frente y la trasera planos) del Acuario de Kamo, Tsuruoka, Japón.

Foto: David Liitschwager

Colonia de pólipos de la especie Nemalecium lighti

8 / 29

Colonia de pólipos de la especie Nemalecium lighti

Los hidrozoos son una clase distinta de la de las medusas verdaderas. Algunas especies se mantienen como colonias de pólipos, como el caso de la especie Nemalecium lighti. Otras parecen medusas verdaderas.

Foto tomada en la Estación de Invetigación de Bonaire del Consejo de Intercambios Educativos Internacionales.

 

Foto: David Liitschwager

Medusa inmortal (Turritopsis dohrnii). Colonia de hidrozoos

9 / 29

Colonia de hidrozoos

Algunas colonias de hidrozoos parecen medusas verdaderas, como este ejemplar de Vallentinia gabriellae.

Fotografía tomada en la Estación MArina de la Smithsonian Instituion, Fort Pierce, Florida.

Foto: David Liitschwager

Colonia de hidrozoos de la especie Vallentinia gabriellae. Medusa inmortal

10 / 29

Medusa inmortal

Ejemplar visto en una gota de agua. Cuenta con un ciclo vital que se salta la muerte: retrocede de medusa a polipo. Se ignora cómo lo hace.
Foto tomada en la Estación Marina de la Smithsonian Instituion, Fort Pierce, Florida.

Foto: David Liitschwager

Medusa sombrilla tropical (Olindias formosus), 10 centímetros  de diámetro. Medusa sombrilla tropical

11 / 29

Medusa sombrilla tropical

La medusa sombrilla tropical (Olindias formosus) ilustra la paradoja de estas criaturas: son delicadas y amenazadoras al mismo tiempo. Posadas en el fondo del mar, ondeando sus tentáculos coloridos, atraen a los peces, les pican y los devoran.

Olindias formosus
10 centímetros  de diámetro

Medusa fotografiada en un tanque Kreisel (cilindro con el frente y la trasera planos) del Acuario de Kamo, Tsuruoka, Japón.

Foto: David Liitschwager

Medusas bala de cañ´on. Medusas bala de cañón

12 / 29

Medusas bala de cañón

El ser humano consume medusas bala de cañón sobre todo en Asia, en recetas como la «ensalada de medusa». La tortuga laúd, una especie amenazada, también las devora. Al igual que otras medusas, las bala de cañón nadan contrayendo la umbrela, que en su caso está relativamente musculada. La umbrela un poco hundida de estos ejemplares indica que tienen cierta edad. Los barcos de pesca han empezado a poner sus miras en esta especie también en aguas americanas.

Stomolophus meleagris
7 centímetros de diámetro

 Medusa fotografiada en un tanque Kreisel (cilindro con el frente y la trasera planos) del Acuario de Kamo, Tsuruoka, Japón.

Foto: David Liitschwager.

Cten´oforos . Ctenóforos

13 / 29

Ctenóforos

Los ctenóforos, o nueces de mar, tal vez sean los animales vivos más antiguos. Tienen sistema nervioso y –algo que desconcertó a los especialistas– dos anos diminutos. No están emparentados con las medusas verdaderas, que excretan por la boca. Sus ocho hileras de cilios funcionan como remos. En la década de 1980 una especie se multiplicó a tal velocidad en el mar Negro que diezmó sus pesquerías.

Beroe abyssicola
12 cent´imetros de largo

Medusa fotografiada en un tanque Kreisel (cilindro con el frente y la trasera planos) del Acuario de Kamo, Tsuruoka, Japón.

Foto: David Liitschwager

Ortigas de mar

14 / 29

Ortigas de mar

Las ortigas de mar del Pacífico nadan en zonas profundas durante la noche para descansar y ascienden a la superficie durante el día para alimentarse de plancton. Dentro del conjunto de organismos gelatinosos, se trata de «medusas verdaderas»; pertenecen a la clase que con mayor probabilidad nos topamos en las playas.

Chrysaora fuscescens
20 centímetros de diámetro

Medusa fotografiada en un tanque Kreisel (cilindro con el frente y la trasera planos) del Acuario de Kamo, Tsuruoka, Japón.

Foto: David Liitschwager.

Medusas luna

15 / 29

Medusas luna

Las medusas luna, presentes en todo el planeta, reciben su nombre común por la traslucidez espectral de su umbrela. La orla de cilios conduce el alimento –sobre todo plancton– hacia la boca. Las medusas cambian de color en función de lo que comen.

Aurelia sp.
La más grande mide 17 centímetros de diámetro

Medusa fotografiada en un tanque Kreisel (cilindro con el frente y la trasera planos) del Acuario de Kamo, Tsuruoka, Japón.

Foto: David Liitschwager.

Medusas moteadas de Pap´ua. Medusas moteadas de Papúa

16 / 29

Medusas moteadas de Papúa

Las medusas moteadas de Papúa, que flotan en bahías y lagunas del Pacífico Sur, de día suben a la superficie para que los diminutos organismos parecidos a plantas que viven en su interior y las alimentan vean el sol. Las medusas no viven solo de estos simbiontes; sus brazos, revestidos de células urticantes y minibocas, engullen zooplancton.

Mastigias papua.
La más grande mide algo más de 8 cm de diámetro.

Medusa fotografiada en un tanque Kreisel (cilindro con el frente y la trasera planos) del Acuario de Kamo, Tsuruoka, Japón

Foto: David Liitschwager

Matty Smith B3 Porpita porpita. Porpita porpita

17 / 29

Porpita porpita

Foto: Matty Smith

Drift

18 / 29

Drift

Premio del público en la categoría: Bajo el agua

 

Una carabela portuguesa se acerca a la playa en una mañana de verano. Miles de estas medusas se acumulan en la costa este de Australia todos los años.

Foto: Mattew Smith / National Geographic Nature Photographer of the Year 2017

medusas. Mastigias sp.

19 / 29

Mastigias sp.

"Sunset"

20 / 29

"Sunset"

"Esta foto fue tomada durante una puesta del sol en un safari acuático por Egipto el pasado mes de marzo. Casi al final de la inmersión nos encontramos con una oleada de medusas nadando cerca de la superficie. No pude resistirme a fotografiar a esta hermosa criatura con la puesta de sol de fondo. Después de unos cuantos disparos usando flashes para captar mejor la forma de la medusa conseguí la foto que me satisfizo"

Foto: Patryk Pinski / Underwater Photographer of the Year 2017

"Predator and Prey"

21 / 29

"Predator and Prey"

Fotografía ganadora en la categoría: "Mirrorless Behavior"

Ponta Bay, Ponta do Ouro, Mozambique

Cámara: Sony NEX5

 

"El azote de un fuerte viento del noreste hizo que la bahía en la que nos encontrabamos se llenara de carabelas portuguesas (Physalia physalis). Entre ellas se encontraban sus depredadores, las conocidas como golondrinas pelágicas del mar (Glaucus atlanticus). Las carabelas portuguesas flotan y se desplazan en la superficie del océano usando su vejiga de aire como una vela. Son totalmente dependientes de los vientos, las corrientes y las mareas. Con las toxinas de sus tentáculos, casi tan poderosas como el veneno de una cobra, uno no esperaría que un nudibranquio, en este caso una criatura tan diminuta como la golondrina de mar, se alimentara de ellos. Podrá encontrar a estos animales en las aguas de la bahía justo antes de quedar varados en la playa. El viento no tiene piedad, una vez en la bahía su destino ya está decidido, tanto el depredador como la presa morirán."

 

 

Foto: Ocean Art 2016 / Jenny Stromvoll

"Blue lasso"

22 / 29

"Blue lasso"

Fotografía ganadora absoluta.

Bushrangers Bay, Australia.

Cámara: Nikon D810

Physalia Utriculus,  también conocida como " la botella azul",  utiliza su potente tentáculo para atraer, paralizar y atrapar a los pequeños peces pelágicos y crustáceos que forman parte de su dieta. Una vez inmovilizada su presa, el tentáculo se retrae rápidamente para atraer a la víctima hacia su interior donde será digerida. "Si el viento y las condiciones son adecuadas, a menudo encuentro cientos de estos animales durante la noche en la bahía que está cerca de mi casa. Una composición afortunada y una hermosa iluminación destacan la belleza de este elegante depredador. Fue uno de esos raros momentos en que se dieron todas las condiciones necesarias para mi, el afortunado fotógrafo, sabía que acababa de presenciar algo muy especial".

http://www.uwphotographyguide.com/2016-ocean-art-contest-winners

Foto: Ocean Art Competition 2016 / Matty Smith

Un banquete de medusas

23 / 29

Un banquete de medusas

Mención de honor en la categoría: Naturaleza en acción

Una pareja de tortugas verdes devoran los suaves tentáculos de una medusa: una fuente de alimento que forma parte de la dieta habitual de muchos quelonios.

Foto: Scott Portelli

medusa

24 / 29

medusa

zooplancton18. Physalia physalis

25 / 29

Physalia physalis

Ejemplar juvenil de carabela portuguesa (Physalia physalis).

Foto: Joan Costa

zooplancton16. Atolla

26 / 29

Atolla

Medusa coronada del género Atolla.

Foto: Joan Costa

zooplancton14. Velella

27 / 29

Velella

Cnidario sifonóforo del género Velella.

Foto: Joan Costa

zooplancton13. Porpita porpita.

28 / 29

Porpita porpita.

Cnidario hidrozoo de la especie Porpita porpita.

Foto: Joan Costa

zooplancton10. Physalia physalis

29 / 29

Physalia physalis

La carabela portuguesa (Physalia physalis), un hidrozoo sifonóforo abundante en las aguas tropicales y subtropicales del planeta, es capaz de paralizar peces grandes con sus tentáculos urticantes. Su picadura es muy dolorosa y peligrosa también para el ser humano.

Foto: Joan Costa

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?