Mamíferos

1 / 648
Berg Buffet

1 / 648

Berg Buffet

El fotógrafo francés Greg Lecouer desafió las aguas gélidas para captar esta rara visión de la vida debajo del hielo antártico, donde se encontró con una tripulación de focas cangrejeras, Lobodon carcinophaga. Torpes y laboriosos en tierra, las focas cangrejeras son nadadores elegantes y ágiles que pasan toda su vida en la zona de hielo que rodea el continente helado. Alentados por las corrientes polares, los icebergs parten de los glaciares continentales, transportando minerales y nutrientes desde la tierra hacia el océano. Una vez unidos al mar, los icebergs se derriten lentamente, liberando nutrientes críticos a su paso y proporcionando a las focas comida y refugio. Las aguas fertilizadas provocan una floración de fitoplancton que atrae al krill, que, a pesar del nombre de las cangrejeras, es la comida favorita de las focas.

 

Estas imágenes fueron originalmente publicadas en en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el patrocinador oficial de los medios para el concurso BigPicture: Natural World Photography Competition de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Greg Lecouer / The Big Picture 2020

Hippo Huddle

2 / 648

Hippo Huddle

Fotografía finalista en la categoría: Terrestrial Wildlife

Cada invierno, a medida que las aguas del río Okavango de Botsuana se extienden por su vasto delta, una gran variedad de vida salvaje africana se congrega para comer, beber, salpicar y sumergirse en sus aguas. Este humedal estacional fue especialmente importante en 2019, cuando la sequía severa dejó a las poblaciones humanas y animales desesperadas por líquido de la vida, lo que provocó que el ganado, los elefantes, los cocodrilos y otras criaturas compitieran por cualquier agua que pudieran encontrar en las menguantes charcas del delta.

Entre los que buscaban refugio se encontraban manadas de hipopótamos, Hippopotamus anfibio. Estos herbívoros semiacuáticos están bien equipados para pasar horas en el agua: sus fosas nasales y ojos se encuentran tan altos en su cabeza que pueden respirar y ver mientras están mayormente sumergidos. También son nadadores elegantes, y pueden contener la respiración hasta cinco minutos. Pero incluso sus habilidades acuáticas y su impresionante peso no podían competir con el delta embarrado por la sequía el año pasado. Al menos 200 hipopótamos quedaron atrapados en el barro y lograron sobrevivir solo porque los funcionarios de vida silvestre de Botswana bombearon agua para ayudarlos a escapar. A medida que el clima se calienta, tales sequías pueden volverse más frecuentes en gran parte de África

 

Estas imágenes fueron originalmente publicadas en en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el patrocinador oficial de los medios para el concurso BigPicture: Natural World Photography Competition de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Talib Almarri / The Big Picture 2020

Speed and Strategy

3 / 648

Speed and Strategy

Fotografía ganadora en la categoría: Terrstrial Wildlife

Aunque son los animales terrestres más rápidos del mundo, la captura de presas no es tarea fácil para un guepardo, Acinonyx jubatus. El terreno en su mayoría sin árboles de la sabana africana les da a los antílopes, impalas y otros ungulados tiempo suficiente para detectar a los depredadores que se acercan, donde incluso una ligera ventaja puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Para evitar alertar a sus presas, los guepardos comienzan a moverse cerca del suelo, donde su pelaje manchado les ayuda a confundirse con el terreno. Cuando se acercan a unos 60 metros de su objetivo, los guepardos aceleran a un ritmo vertiginoso, alcanzando 95 kilómetros por hora en cuestión de segundos. Pero los depredadores felinos aún deben tener en cuenta la velocidad de su presa, en este caso un impala -Aepyceros melampus-, que puede zigzaguear a más de 80 kilómetros por hora.

 

Estas imágenes fueron originalmente publicadas en en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el patrocinador oficial de los medios para el concurso BigPicture: Natural World Photography Competition de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Yi Liu / The Big Picture 2020

Shelter in Place

4 / 648

Shelter in Place

Fotografía ganadora absoluta de la competición 

Para obtener esta íntima fotografía de una liebre de montaña -Lepus timidus- acurrucada durante una tormenta de invierno escocesa, Andy Parkinson soportó semanas de gélido frío y viento que le arrojaron fragmentos de hielo en la cara. Grupos de veinte o más liebres se reúnen cada invierno en las laderas de sotavento de Gran Bretaña, donde la nieve tiende a ser menos profunda. Y mientras algunas se resguardan de las tormentas en madrigueras o depresiones, esta hembra creó su propio refugio, corvirtiéndose en una bola para conservar el calor y minimizar la exposición a los elementos. Es una estrategia ingeniosa para sobrevivir al tipo de clima que impulsa a la mayoría de las criaturas hacia guaridas interiores o subterráneas.

A pesar de su fortaleza, las liebres de montaña son los mamíferos con la disminución más rápida de Gran Bretaña, debido a la caza no regulada y la pérdida de hábitat. Parkinson espera que llamar la atención sobre estos notables lepóridos convenza a los legisladores para protegerlos.

Estas imágenes fueron originalmente publicadas en en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el patrocinador oficial de los medios para el concurso BigPicture: Natural World Photography Competition de la Academia de Ciencias de California.

 

Foto: Andy Parkinson/ The Big Picture 2020

Guardians of the Giraffes

5 / 648

Guardians of the Giraffes

Fotografía de la serie de imágenes ganadoras en la categoría: Photo Story Winner

Con demasiada frecuencia, dice Ami Vitale, la fotografía de la naturaleza excluye a los humanos cuyas vidas están entrelazadas con el mundo natural. Su proyecto de una década de duración documenta los lazos entre los Samburu y la vida silvestre en el norte de Kenia y revierte este descuido, contando la historia de cómo los Samburu se convirtieron en defensores de los animales salvajes y su hábitat.

El sustento de los Samburu ha estado aparentemente reñido con la presencia de elefantes, rinocerontes, jirafas y otros grandes mamíferos con quienes comparten su tierra natal. Pero cuando los cazadores furtivos diezmaron las poblaciones de elefantes -Mammalia proboscidea- en las últimas décadas, los pastores Samburu se dieron cuenta de que su ganado también estaba sufriendo. Los elefantes promueven el crecimiento del pasto limpiando arbustos y árboles pequeños, por lo que a medida que su número se reduce, hay menos pasto para que las vacas puedan alimentarse. En respuesta, el pueblo Samburu creo un santuario para rehabilitar a los elefantes huérfanos y otros programas de conservación que benefician a especies amenazadas como la jirafa reticulada -Giraffa camelopardalis reticulata- la cual se muestra en esta imagen. Estos esfuerzos están cambiando las actitudes ancestrales de los Samburu hacia la vida silvestre, y muestran cómo la salud de las comunidades humanas y animales está conectada. "Las comunidades indígenas son la clave para salvar a los grandes animales de África", dice Vitale. "Donde estas comunidades están intactas, la caza furtiva ha disminuido dramáticamente"

Estas imágenes fueron originalmente publicadas en en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el patrocinador oficial de los medios para el concurso BigPicture: Natural World Photography Competition de la Academia de Ciencias de California.

 

Foto: Amy Vitale / The Big Picture 2020

¡Me ha entrado hipo!

6 / 648

¡Me ha entrado hipo!

Foto: Manoj Shah / Comedy Wildlife Photo Awards 2020

El truco de magia

7 / 648

El truco de magia

Foto: Yaron Schmid / Comedy Wildlife Photo Awards 2020

¿...la capital de Yibuti?

8 / 648

¿...la capital de Yibuti?

Foto: Johan Siggesson / Comedy Wildlife Photo Awards 2020

Mustela erminea

9 / 648

Mustela erminea

Foto: iStock

Lynx canadiensis

10 / 648

Lynx canadiensis

Foto: iStock

Lynx canadiensis

11 / 648

Lynx canadiensis

Foto: iStock

Breathing

12 / 648

Breathing

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: WildLife

Un oso pardo gruñe advirtiendo de su presencia a un intruso. Su aliento se desvanece lentamente en el bosque sin viento.

Foto: Bence Mate / Nature TTLPOY 2020

 Badger Blues

13 / 648

Badger Blues

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: WildLife

Pasé horas mirando escenarios en el área, pero decidí concentrarme en este en particular debido a la abundancia de campanillas. Me instalé cerca de una de las pistas del tejón, sabiendo que solo tendría una oportunidad y que necesitaría mucha suerte. Después de un par de horas, comencé a escuchar movimientos. La luz se desvanecía rápidamente y sabía que no tendría que pasar mucho tiempo antes de que fuera demasiado oscuro para tomar una foto. Primero un tejón adulto vino hacia el lugar, olisqueó el aire como lo hacen a menudo y se dirigió hacia mí. Se desvió del disparo de la cámara y entró en el campo de campanillas, pero para mi deleite detrás de él había un cachorro. Parecía lo suficientemente cómodo, así que hice clic en el obturador y obtuve un par de fotos.

Foto: Dave Hudson / Nature TTLPOY 2020

Above the Crabeater Seals

14 / 648

Above the Crabeater Seals

Fotografía ganadora absoluta de la competición y del primer premio en la categoría Wildlife

Esta vista aérea muestra a varias focas cangrejeras descansando en grupo sobre el hielo tras una noche de pesca.

Foto: Florian ledoux / Nature TTLPOY 2020

Lemur catta

15 / 648

Lemur catta

Foto: AP

Martes martes

16 / 648

Martes martes

Foto: CordonPress

Leopardus pardalis

17 / 648

Leopardus pardalis

Foto: CordonPress

Hungry

18 / 648

Hungry

Fotografía galardonada con el tercer premio en la categoría: Cold Water

Había planeado salir con un bote en las Islas Shetland para fotografiar alcatraces, pero el mar estaba demasiado agitado para los pájaros. Improvisando, logramos encontrar un par de focas grises grandes en un área protegida de las olas. Decidí usar una velocidad de obturación larga no solo para mostrar la velocidad de las focas, sino también para enfatizar los rasgos de su cara. Mucha  paciencia y suerte hicieron posible esta imagen.

Nikon D850 Camera, Nikon 8-15mm Lens, Sea & Sea Housing, Dual Sea & Sea YS-D2 Strobes;  1/10 sec, F19, ISO 64

 

Foto: Johan Sundelin / Ocean Art Photo Competition 2019

Crab-Eater Seal

19 / 648

Crab-Eater Seal

Fotografía ganadora absoluta de la competición y galardonada con el primer premio en la categoría: Cold Water

Durante una expedición en un pequeño velero, exploramos la Península Antártica buceando bajo el hielo. Aunque las condiciones eran extremas con una temperatura de -1 °C, pudimos documentar la extraordinaria fauna marina de este frágil ecosistema. En esta imagen podemos apreciar a una foca cangrejera. También vimos focas leopardo, pingüinos juanito y lobos marinos antárticos. Todos estos animales se ven afectados por el calentamiento global y por la fusión del hielo. A pesar de su nombre, las focas cangrejeras no comen cangrejos. El krill representa hasta el 95% de su dieta. De hecho, las focas cangrejeras han desarrollado una estructura dental en forma de tamiz que filtra el krill del mismo modo en que lo hacen las barbas de una ballena.

Nikon D500 Camera, Tokina 10-17mm Lens, Nauticam NA-D500 Housing, Dual Ikelite DS-161 Strobes; 1/250 sec, F9, ISO 250

 

Foto: Greg Lecoeur / Ocean Art Photo Competition 2019

The humpback calf

20 / 648

The humpback calf

Wayne vio a esta cría de ballena jorobada macho y a su madre mientras se zambullía en la isla Vava’u en el Reino de Tonga. El  pequeño mantuvo un ojo curioso sobre Wayne mientras giraba y giraba antes de regresar periódicamente a su madre para amamantar. Estaba relajada e inmóvil  a unos 20 metros por debajo.

Foto: Wayne Osborn / Wildlife Photographer of the Year 2019

Tender play

21 / 648

Tender play

Fue a principios de marzo y Steve vio a esta madre oso polar y sus dos cachorros después de 10 días sin verlos. Recientemente habían salido de su guarida de parto en el Parque Nacional Wapusk, en Canadá, para comenzar el largo viaje hacia el hielo marino para que su madre pudiera alimentarse. Después de una siesta, los cachorros estaban de buen humor.

Foto: Steve Leviv / Wildlife Photographer of the Year 2019

Winter’s tale

22 / 648

Winter’s tale

Valeriy se encontró con este manul mientras cazaba en los pastizales de Mongolia: la temperatura era de -42 °C pero la escena de cuento de hadas que capturó hizo que el frío desapareciera. Lo manules no son más grandes que un gato doméstico y acechan a pequeños roedores, pájaros y ocasionalmente insectos.

Foto: Valeriy Maleev / Wildlife Photographer of the Year 2019

Family get together

23 / 648

Family get together

Las marmotas se han acostumbrado a la presencia de humanos en el Parque Nacional Hohe Tauern, en Austria, y permiten a las personas observarlas y fotografiarlas a corta distancia. Este comportamiento es beneficioso para las marmotas, ya que la compañía humana disuade a los depredadores como las águilas reales.

Foto: Michael Schober / Wildlife Photographer of the Year 2019

Spot the reindeer

24 / 648

Spot the reindeer

Las condiciones para fotografiar en el archipiélago noruego de Svalbard son extremas, pero la vida silvestre se ha adaptado al medio ambiente y a sus temperaturas heladas. Francis encontró esta composición de renos árticos blancos, que lo observaban, curiosos y encantadores.

Foto: Francis De Andres / Wildlife Photographer of the Year 2019

Ursus maritimus

25 / 648

Ursus maritimus

Foto: IStock

Tragulus versicolor

26 / 648

Tragulus versicolor

Foto:Andrew Tilker

27 / 648

Parque Nacional de los Volcanes, Ruanda

Foto: AP

28 / 648

El momento

Fotografía ganadora del primer premio absoluto

Esta marmota del Himalaya no hacía mucho tiempo que había salido de la hibernación, cuando fue sorprendida por un zorro hambriento de la meseta del Tíbet. Yonqing Bao capturó, en palabras del jurado: "el momento del ataque, la impactante imagen del depredador enseñando los dientes, el terror de la víctima y la intensidad de la vida y la muerte escrita en sus miradas". La marmota del Himalaya es uno de los mamíferos que viven a mayores altitudes del planeta, por lo que dependen de su grueso pelaje para mantener el frío extremo. En el corazón del invierno pasa hasta seis meses en el interior de una cueva con el resto de la colonia, de la que no sale hasta la primavera, una oportunidad que no pierden los depredadores hambrientos.

Características técnicas

Canon EOS-1D X + 800mm. Objetivo f5.6 ; 1/2500 seg a f5.6 (+0.67 e/v); ISO 640; Trípode de fibra de carbono + cabezal 509HD

 

 

Foto: Yongqing Bao

29 / 648

Las cebras y las úlceras

Dado que vivimos en un entorno sometido a una creciente presión, estamos adquiriendo cada vez más conciencia de nuestra salud mental. Pero a menudo pasamos por alto cómo puede afectar esa presión a nuestra salud física. Como seres humanos, los centros de proceso superiores de nuestro cerebro a menudo establecen vínculos con las situaciones difíciles que atravesamos en nuestra vida. Esto significa que experimentamos estrés crónico durante períodos prolongados. Con el tiempo, esta circunstancia puede ocasionar úlceras de estómago.

Normalmente, los animales –por ejemplo, la cebra– padecen estrés durante períodos más cortos, como cuando buscan comida o huyen de los depredadores. Pero no suelen experimentar períodos de estrés crónicos más duraderos. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que exponer a animales como, por ejemplo, las ratas a períodos de estrés prolongados y persistentes puede inducir úlceras similares a las que se observan en los seres humanos. Esto sirve para recordarnos que nuestros estilos de vida modernos, caracterizados por un estrés constante, son nocivos para todos los aspectos de nuestra salud.

La relación entre los animales y las enfermedades no es unidireccional. Hay abundantes casos en los que estamos usando el conocimiento humano de una enfermedad para ayudar a los animales; por ejemplo, aplicamos nuestro conocimiento de la clamidia a los koalas, en los que la enfermedad puede causar esterilidad, ceguera e incluso la muerte.

Foto: iStock

30 / 648

Un pene cuadruplicado

Para el apareamiento, el macho pone a funcionar su pene retráctil de cuatro cabezas: dos de ellas se acoplan a los orificios vaginales de la hembra.

Foto: iStock

31 / 648

Unos de los cortejos más largos del mundo animal

Todas las maniobras de cortejo del equidna pueden prolongarse durante semanas. Algunos machos pierden una cuarta parte de su peso corporal en el proceso.

Foto: iStock

32 / 648

Ursus americanus kermodei

33 / 648

Si en un combate de boxeo los boxeadores son de Zaragoza, ¿la pelea está... 'amañada'?

Foto: Txema García Laseca / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

34 / 648

-¿Cuál es la comida favorita de una cebra? -El queso 'rayado'

Foto: Peter Haygarth / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

35 / 648

¡Pero qué me estás contando!

Fotografía ganadora en las categorías Olympus Creatures Under the Water & Affinity Photo People's Choice

Foto: Harry Walker / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

36 / 648

Algo me huele mal

Foto: Geert Weggen / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

37 / 648

¡Ya era hora, llevo todo el día esperando el paquete!

Foto: Ryan Jefferds / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

38 / 648

Ducha rápida

Foto: Tilakraj Nagaraj / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

39 / 648

¿Me acercas la toalla?

Foto: Roie Galitz / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

40 / 648

Y ahora dice que me pasa con otro comercial...

Foto: Eric Fisher / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

41 / 648

Oryx gazella

Foto: Cordon Press

42 / 648

Reunión en la charca

Foto: iStock

43 / 648

Elefantes

Foto: iStock

44 / 648

Lucky Break

Un mapache asoma su rostro enmascarado de bandido sobre un Ford de la década de 1970 en una granja desierta en Saskatchewan, Canadá. Sus cinco juguetones retoños se entretenían excitados en el asiento trasero. Era un sentimiento compartido por Jason, que se mantenía a la espera y en silencio en un escondite cercano, ya que había estado aguardando esta oportunidad cada verano durante varios años. El único acceso al automóvil era a través del pequeño orificio en el vidrio de seguridad agrietado del parabrisas. La brecha era de bordes romos pero demasiado estrecha para un coyote -el principal depredador de mapaches en el área- lo que lo convertía en un lugar ideal para que una madre mapache criara a su familia. Esa noche la madre mapache se detuvo a la salida de su improvisada guarida para revisar los alrededores el tiempo suficiente para que Jason hiciera su fotografía de larga exposición durante el crepúsculo. Luego se escabulló para pasar la noche buscando comida para sus retoños, desde frutas y frutos secos, hasta huevos de invertebrados e incluso algunos pequeños vertebrados.

 

Nikon D810 + 70–200mm f2.8 lens at 145mm + polarizing filter; 0.4 sec at f2.8 (-0.7 e/v); ISO 800; cable release; Gitzo tripod + Wimberley head; hide.

Foto: Jason Bantle / Wildlife Photographer of the Year 2019

45 / 648

Sleeping Like a Weddell

Abrazando sus aletas contra su cuerpo, esta foca de Weddell cerró los ojos y pareció caer en un sueño profundo. Acostada en el hielo del puerto Larsen, Georgia del Sur, estaba relativamente a salvo de sus depredadores -orcas y focas leopardo- y por lo tanto podía relajarse y hacer la digestión. Las focas de Weddell son los mamíferos reproductores más australes del mundo y pueblan hábitats costeros en todo el continente antártico. Alcanzando longitudes de hasta 3.5 metros, siendo las hembras algo más grandes que los machos, sus grandes cuerpos están cubiertos de una gruesa capa de grasa para mantenerlos calientes tanto por encima como por debajo de las aguas heladas del Océano Austral. Al alimentarse principalmente de peces grandes, las focas de Weddell son impresionantes buceadores capaces de descender a más de 500 metros y poseen altas reservas de la proteína mioglobina que se une al oxígeno en sus músculos. Esto les ayuda a cazar bajo el agua durante largos períodos, a veces de más de una hora.

Canon EOS 7D Mark II + 100–400mm f4.5–5.6 lens at 400mm; 1/500 sec at f8; ISO 400. 

Canon EOS 7D Mark II + 100–400mm f4.5–5.6 lens at 400mm; 1/500 sec at f8; ISO 400.

Foto: Ralf Schneider / Wildlife Photographer of the Year 2019

46 / 648

Touching Trust

Una curiosa joven ballena gris se acerca a un par de manos que se sumergen desde un barco turístico. En la laguna de San Ignacio, en la costa de Baja California, México, las ballenas grises y sus madres buscan activamente el contacto con la gente para rascarse la cabeza o frotarse la espalda. La laguna es una de las tres que comprenden un santuario de ballenas grises clave para esta población reproductora del Pacífico Norte. La caza de ballenas dejó a la población occidental cerca de la extinción y aniquiló a la del Atlántico Norte. Pero en la década de 1970, una joven ballena se acercó a un pescador que se atrevió a tocarla. La confianza entre las ballenas y los humanos aumentó, y hoy en día muchas hembras alientan activamente a sus crías a interactuar con las personas. Los pescadores también obtuvieron un ingreso extra por la observación de ballenas en invierno, ahora vital a medida que disminuyen las poblaciones de peces y por lo tanto las capturas. Ahora en la laguna de San Ignacio, Patrimonio de la Humanidad, el avistamiento de ballenas es gestionado muy cuidadosamente por la comunidad: botes limitados, sin pesca de invierno e interacción solo si las ballenas lo eligen. Hace solo unos años la comunidad también ganó una larga batalla por evitar que una corporación global construyera una planta de sal en la laguna.

Nikon D3S + 16mm f2.8 lens; 1/400 sec at f9; ISO 1250; Subal housing.

Foto: Thomas P. Peschak / Wildlife Photographer of the Year 2019

47 / 648

Canopy Hangout

Cuando la familia de Carlos planeó un viaje al Parque Nacional Soberanía de Panamá, los perezosos ocupaban un lugar destacado en su agenda. No quedaron decepcionados. Durante varios días, desde la plataforma de observación de la torre del dosel del parque, Carlos pudo fotografiar no solo pájaros sino también a este perezoso bayo, Bradypus variegatus, cuyo pelaje anaranjado y la franja oscura de su espalda que lo identifican como un macho adulto. Colgaba en un árbol de cecropia, descansando pero ocasionalmente moviéndose lentamente a lo largo de una rama para alcanzar nuevas hojas. Aquella mañana, con el bosque cubierto de niebla y el perezoso en movimiento, Carlos disparó desde un nivel más bajo pero en un ángulo que aún mostraría las características clave del perezoso: sus tres garras enganchadas a la rama, su característica raya en forma de máscara y su pelaje largo y áspero. Pero al colocarlo deliberadamente en una parte del marco, también capturó la atmósfera del bosque, "el perezoso en su entorno".

Nikon D700 + 28–300mm f3.5–5.6 lens at 45mm; 1/125 sec at f10; ISO 1600.

Carlos Perez Naval / Wildlife Photographer of the Year 2019

48 / 648

Big Cat and Dog Spat By

En un raro encuentro, un grupo de perros salvajes africanos ataca a un guepardo macho solitario. Ambas especies han desaparecido de gran parte de sus rangos habituales de distribución, y en la actualidad quedan menos de 7.000 ejemplares de cada una de las especies, principalmente debido a la pérdida y fragmentación de sus hábitats. Peter había estado siguiendo a los perros en coche mientras cazaban en la Reserva Privada de Zimanga, cerca de KwaZulu-Natal, Sudáfrica. Un jabalí acababa de escapar de la manada cuando los perros se encontraron con el gran felino. Al principio, estos se mostraban cautelosos, pero a medida que el resto de la manada –unos 12 cánidos- llegó, su confianza creció y comenzaron a rodear al guepardo, rugiendo de emoción. El anciano guepardo siseó y se lanzó hacia la manada, mientras el polvo se alzaba en el aire a la luz de la mañana. Peter mantuvo su atención en la cara del felino. En unos minutos la disputa terminó cuando el guepardo huyó.

Nikon D4S + 400mm f2.8 lens; 1/640 sec at f5; ISO 800.

Foto: Peter Haygarth / Wildlife Photographer of the Year 2019

49 / 648

If Penguins Could Fly

Un pingüino juanito, el nadador más rápido de todos los pingüinos, “corre” por su vida cuando una foca leopardo emerge del agua. Eduardo lo estaba esperando: había visto al pingüino, descansando sobre un fragmento de hielo. Pero también había a visto la foca leopardo patrullando en la costa de la Península Antártica, cerca de la colonia pingüinos en la isla Cuverville. Cuando la barca de Eduardo se dirigió hacia el pingüino, la foca pasó directamente debajo del bote. Momentos después, surgió del agua, con la boca abierta. El pingüino logró escapar del hielo, pero la foca parecía haber convertido la caza en un juego. Las focas leopardo son depredadores formidables. Las hembras pueden medir 3.5 metros de largo y pesar más de 500 kilogramos; los machos son un poco más pequeños. Sus cuerpos delgados están diseñados para la velocidad, y poseen unas mandíbulas anchas con largos caninos y molares puntiagudos. Cazan casi cualquier cosa, desde peces hasta crías de otras especies de focas. Y también juegan con su presa. En este caso la foca leopardo anduvo persiguiendo al pingüino durante más de 15 minutos antes de atraparlo y comérselo.

Canon EOS 7D Mark II + 100–400mm f4.5–5.6 lens at 110mm; 1/2500 sec at f10; ISO 1000.

Foto: Eduardo Del Álamo / Wildlife Photographer of the Year 2019

50 / 648

Last Gasp

Un hipopótamo recién nacido, de solo unos días de edad, se mantenía cerca de su madre en las aguas poco profundas del lago Kariba, Zimbabwe, cuando gran macho se cruzó con ellos de repente; persiguió a la madre y luego agarró al ternero con su enorme boca abierta con la clara intención de matarlo. Tras tratar de ahogarlo, trató de aplastarlo hasta la muerte. Durante todo ese tiempo, la madre angustiada no pudo hacer más que mirar. La rápida reacción de Adrian pudo inmortaliza el impactante drama.

El infanticidio entre los hipopótamos es raro, pero puede ser el resultado del estrés causado por el hacinamiento cuando se secan los humedales en los que descansan durante el día. Un macho también puede aumentar sus posibilidades de reproducción al matar a crías que no son suyas, lo que provoca que las hembras entren en celo, listas para aparearse con él. Los hipopótamos machos también son agresivamente territoriales, y las brutales peleas entre ellos no son infrecuentes. De hecho, si se sienten amenazados por un encuentro accidental, los hipopótamos también atacarán y matarán humanos.

Objetivo Nikon D750 + 400 mm f2.8; 1/2000 seg a f6.3 (-0.7 e / v); ISO 640; Monopod Gitzo.

Foto: Adrian Hirschi / Wildlife Photographer of the Year 2019