Insectos

101 / 355

101 / 355

Vista aérea de los montículos

Se percibe claramente el patrón regular de los montículos, que no se debe a la agresión o competición entre las colonias de termitas, sino a la cooperación de las mismas.

Foto: Roy Funch and Stephen Martin

102 / 355

Ocultos en el bosque durante miles de años

Los montículos resultan visibles desde el aire cuando se limpian los bosques tropicales estacionalmente secos del noreste de Brasil.

Foto: Roy Funch and Stephen Martin

103 / 355

Hasta 4.000 años de antigüedad

La datación de los montículos, mediante la luminiscencia ópticamente estimulada, arroja una antigüedad de hasta 4.000 años.

Foto: Roy Funch and Stephen Martin

104 / 355

No son nidos

Estos montículos de tierra no son nidos, sino el resultado de la excavación minuciosa de una extensa red de túneles interconectados, a lo largo de miles de años.

Foto: Roy Funch and Stephen Martin

105 / 355

Blatella germanica

Foto: AgePhotostock

106 / 355

Relación de conveniencia

Las plantas han desarrollado características específicas para atraer a las hormigas, como el néctar que colma de sus flores y tallos, o espinas huecas para que estas se refugien. A cambio, las plantas usan a las hormigas para propagar sus semillas o incluso como guardaespaldas ante la amenaza de otros insectos.

Foto: Field Museum / Corrie Moreau

107 / 355

Hormigas arbóreas

Algunas especies de hormigas han evolucionado estrechamente con los árboles en los que viven, y mientras que algunas especies no dependen en gran medida las plantas por mucho tiempo, sin embargo otras se basan se basan ellas tanto para la consecución de alimento, refugio o lugar donde anidar.

Foto: Field Museum / Corrie Moreau

108 / 355

Defensa mutua

La espina hueca de esta planta evolucionó para que las hormigas se refugiaran; a cambio las hormigas protegen a la planta del ataque de otros insectos.

Foto: Field Museum / Corrie Moreau

109 / 355

Serbia, Reserva Natural Gornje Podunavlje

Foto: WildWonders

110 / 355

Ninfa de Hyalymenus sp. (imitadora de una hormiga); Ectatomma sp. (hormigas)

111 / 355

Varroa destructor

Varroa destructor -un ácaro- en la parte posterior de Apis mellifera, una abeja de la miel.

 

Apilamiento de enfoque

1X

Foto: Antoine Franck

112 / 355

Avispa asiática -Vespa velutina- con veneno en su aguijón

Luz reflejada; Apilamiento de enfoque

6.3X

Foto: Pierre Anquet

113 / 355

Embrión de araña

Parasteatoda tepidariorum teñida: la superficie del embrión corresponde al color rosa, los núcleos al azul y microtúbulos en verde.

Microscopio confocal
20x

Foto: Dra. Tessa Montague /

114 / 355

Gorgojo de la semilla del mango

Retrato de Sternochetus mangiferae

 

Estereomicroscopia; Apilamiento de enfoque

Foto: Pia Scanlon

115 / 355

Ojo de un gorgojo de Filipinas (Metapocyrtus subquadrulifer)

Luz reflejada 
20X

Foto: Yousef Al Habshi

116 / 355

Ninfa de un cercopoideo en su casa de burbujas

Apilamiento de enfoque
5X

Foto: Saulius Gugis

117 / 355

Mud-Rolling Mud-Dauber

Fotografía ganadora en la categoría Behaviours Invertebrates

Georgina acudió temprano al pozo de agua para fotografiar aves, pero su atención se desvió a estas laboriosas avispas. Estaban ocupadas en la orilla del agua, enrollando el suave lodo en bolas y llevándolos a sus nidos cercanos. Para tener un buen ángulo, se tendió en el lodo, luego se concentró en una posible ruta de vuelo y comenzó a disparar continuamente.

Las avispas hembra de barro utilizan las bolas de barro para construir sus nidos. Al juntarlas esculpen cámaras dentro de las bolas en las que las hembras ponen sus huevos. Antes de cerrar cada una, las avispas insertan los cuerpos paralizados de las arañas tejedoras de orbes como alimento para sus larvas cuando eclosionan.

Canon EOS-1D X + 600mm f4 lens + 1.4x extender; 1/4000 sec at f8; ISO 1000

Foto: Georgina Steytler / Wildlife Photographer of the Year 2018

118 / 355

Efímeras desorientadas

Fotografía ganadora de una mención de honor en la categoría: Urban Wildlife

A medida que caía el atardecer sobre el río Ebro, una espesa nube de efímeras caía sobre el puente. Desorientados por las luces deslumbrantes, los insectos lo habían confundido con agua, poniendo sus huevos en el asfalto oscuro. José solo tuvo unos minutos para documentar este fenómeno antes de que se aclarara el aire: una alfombra de huevos condenados y cuerpos desperdiciados habían quedado atrás.

Después de salir de sus cascos, las efímeras hembra solo disponen de unas horas para poner sus huevos antes de morir. Las luces del puente probablemente alteraron su navegación y, si bien el fenómeno puede ser un espectáculo para los turistas, para ellas el efecto de la luz artificial tiene consecuencias devastadoras.

Nikon D4 + 24–70mm f2.8 lens; 1/125 sec at f4; ISO 1600; Nikon SB-800 flash

Foto: Jose Manuel Grandío / Wildlife Photographer of the Year 2018

119 / 355

Azúcar en el grifo

Wildlife Photographer Portfolio Award

Javier tardó varios días en capturar este preciso momento. "Cuando la abeja tocó a una ninfa en la parte posterior del abdomen con sus antenas", explica, "la ninfa  liberó una gota de miel, que la abeja rápidamente absorbió". El comportamiento rara vez se ha observado con tanto detalle". 

Los membrácidos juveniles, se alimentan de la savia azucarada de las plantas y expulsan cualquier exceso por los extremos de su abdomen en forma de un líquido dulce. Esta secreción rica en carbohidratos atrae a las abejas sin aguijón, quienes a cambio de su sustento los protegen de los depredadores. También reducen el riesgo de ataque de hongos al limpiar el exceso de miel. 

Canon EOS 5D Mark II + 65mm f2.8 lens; 1/160 sec at f14; ISO 640; Yongnuo + Nikon flashes; Sirui tripod + Uniqball head

Foto: Javier Aznar González de Rueda / Wildlife Photographer of the Year 2018

120 / 355

Madre defensora

Wildlife Photographer Portfolio Award

Javier encontró a este membrácido en la cocina del albergue forestal donde se alojaba. Intentó capturar la escena durante varios días, pero la lluvia constante fue un desafío. Finalmente, logró crear este retrato conmovedor de una madre que custodiaba a sus crías en la parte inferior de un tallo realzado por el brillo azul del cielo de fondo. La proyección espinosa en la espalda del membrácido se llama casco, y se utiliza para disuadir a los depredadores. Esta pequeña hembra, de alrededor de un centímetro de largo, torcerá su cuerpo para orientar su espina dorsal hacia cualquier atacante. Una vez que sus huevos eclosionen, se desarrollaran a lo largo de 5 etapas de ninfa antes de convertirse en adultos, durante las cuales la devota madre cuidará de su descendencia en todo momento.

Nikon D810 + 60mm f2.8 lens; 1/5 sec at f32; ISO 500; Quadralite Reporter flash; Sirui tripod + Uniqball head

Foto: Javier Aznar González de Rueda / Wildlife Photographer of the Year 2018

121 / 355

Pequeña gran cabeza

Wildlife Photographer Portfolio Award

Javier encontró a tan solo dos ejemplares de esta especie de membrácido durante los tres meses que pasó buscándolos. El primero voló antes de que pudiera fotografiarlo. Teniendo mucho cuidado de no asustar a este pequeño insecto, capturó su retrato de frente. 

Casi todos los membrácidos tienen estructuras ampliadas conocidas como cascos, que se desarrollan de forma similar a alas en la parte frontal del tórax y luego se fusionan sobre el cuerpo. Estos a menudo los camuflan como espinas u hojas para que coincidan con sus plantas huésped. Esta quizá imita a una hormiga para disuadir a los depredadores; o quizá simplemente transmite el mensaje de que será difícil de tragar.

Canon EOS 70D + 65mm f2.8 lens; 1/200 sec at f7.1; ISO 100; Yongnuo + Quadralite Reporter flashes; Sirui tripod + Uniqball head

 

Foto: Javier Aznar González de Rueda / Wildlife Photographer of the Year 2018

122 / 355

Abeja en guardia

Wildlife Photographer Portfolio Award

Javier sabía que las hormigas que protegían a las ninfas de los membrácidos, pero nunca había visto a una abeja haciéndolo. Le tomó varios días regresar al mismo lugar para encontrar esta imagen, una abeja sin aguijón batiendo sus alas y las ninfas alineadas de manera segura debajo. Además de batir sus alas, las abejas sin aguijón vuelan sobre los juveniles membrácidos:  a cambio beben las gotas nutritivas gotas de miel producidas por las ninfas.

Canon EOS 5D Mark II + 65mm f2.8 lens; 1/160 sec at f13; ISO 800; Yongnuo + Nikon flashes; Sirui tripod + Uniqball head

Foto: Javier Aznar González de Rueda / Wildlife Photographer of the Year 2018

123 / 355

Una extraña pareja

Wildlife Photographer Portfolio Award

Mientras observaba la relación entre los membráceos y las hormigas, Javier notó que "una hormiga individual cuidaría de un membráceo en particular". "Me tomó días capturar la cabeza de la hormiga y el 'treehopper' alineados en el mismo plano", dice.

El membráceo está a la derecha de esta imagen, y la hormiga a la izquierda. Con solo tres milímetros de largo, con un casco distintivo a lo largo de su tórax, el membráceo recluta la ayuda de la hormiga y sus mandíbulas para descartar cualquier amenaza. Para mayor protección, el membráceo pone una fuerte secreción sobre su preciosa nidada de huevos.

Canon EOS 5D Mark II + 65mm f2.8 lens; 1/100 sec at f10; ISO 640; Yongnuo + Nikon flashes; Sirui tripod + Uniqball head

 

Foto: Javier Aznar González de Rueda / Wildlife Photographer of the Year 2018

124 / 355

Visión nocturna

Fotografía ganadora de una mención de honor en la categoría: Behaviours Invertebrates

A pesar de una noche larga y agotadora en el bosque, Javier no pudo resistirse a detenerse para fotografiar "un comportamiento que nunca había visto antes", explica. Utilizando una pequeña apertura y un flash para maximizar la cantidad de luz enfocada, y difusores para suavizar la luz, capturó a este atento opilión que vigilaba su preciada puesta. Protegiendo sus huevos, este opilión forma parte de un grupo amplio y diverso estrechamente relacionado con las arañas, que cuenta con más de 6. 500 especies en todo el mundo. Algunas especies como esta invierten en el cuidado parental, protegiendo sus huevos y crías contra los depredadores. Un ácaro rojo que hace autostop se aferra a una de las piernas de este padre.

 

Foto: Javier Aznar González de Rueda / Wildlife Photographer of the Year 2018

125 / 355

Relaciones en el bosque

Wildlife Photographer Portfolio Award

Javier estaba fascinado por el comportamiento de los insectos que vio aquí. Las hembras de los membrácidos cuidaban sus huevos, mientras que a su vez estaban protegidas por hormigas. Fue un desafío capturar la acción de estos pequeños animales en medio de un bosque denso, por lo que Javier eligió un ángulo amplio para revelar a estos seres en miniatura absortos en los deberes de su pequeño mundo.Las hembras de los membrácidos escudan físicamente sus huevos, mientras que las hormigas las protegen desde la distancia. Las hormigas protegen a los jóvenes a cambio de poder beber la savia dulce que excretan. No es inusual encontrar hembras que cuidan los huevos cerca unas de otras, quizás porque las ninfas más jóvenes producen más savia, lo que atrae a más hormigas guardianas.

Nikon D810 + Tokina 10–17mm f3.5–4.5 lens at 16mm; 1/15 sec at f32; ISO 800; Yongnuo flash; Sirui tripod + Uniqball head

Foto: Javier Aznar González de Rueda / Wildlife Photographer of the Year 2018

126 / 355

Capa de seda

Fotografía ganadora de una mención de honor en la categoría: Behaviours Invertebrates

Envuelta como una cortina en una casa encantada, la amplia tela de seda cubría un gran arbusto de escoba. Espolvoreado con polen amarillo de alcornoques estaba lleno de las diminutas formas que lo crearon: las arañas rojas. "Nunca había visto tantas en un solo lugar, posiblemente millones", comenta el autor de la imagen.

Canon EOS 5D Mark III + 100mm f2.8 lens; 1/250 sec at f16; ISO 1250; Tripod

Foto: Andrés Miguel Domínguez / Wildlife Photographer of the Year 2018

127 / 355

Mundo pequeño

Fotografía ganadora de una mención de honor en la categoría: 11–14 Years Old

Al crecer en el bajo muro de piedra de una casa, este mineral de pirolusita lucía "como dibujos orientales sobre papel de arroz", dice Carlos. Algunos parecían árboles, otros montañas. Agachándose para capturar la escena, esperó media hora a que esta mariquita se acercara. Para Carlos, la imagen "muestra la belleza de lugares pequeños y comunes cuando te paras a mirar de cerca".

El dióxido de manganeso, también conocido como pirolusita, es un mineral que se forma comúnmente cuando el agua se filtra a través de las grietas de las rocas sedimentarias. Una mirada más cercana revela las diminutas fisuras de las que emana el mineral, extendiéndose en un patrón que se repite múltiples veces. 

Nikon D700 + 105mm f2.8 lens; 1/60 sec at f20; ISO 1600

Foto: Carlos Perez Naval / Wildlife Photographer of the Year 2018

128 / 355

Los grillos son termómetros

El metabolismo de los grillos es muy sensible a los cambios de temperatura ya que, a diferencia de los mamíferos, estos no son capaces de autorregular su temperatura corporal. Cuando la temperatura ambiente es alta, los chirridos de los grillos aumentan su frecuencia de tal modo que a través de una sencilla formula es posible calcular la temperatura exterior. Simplemente hay que contar el número de cantos por minuto, dividirlo por cinco y restarle nueve. Y ahí esta ¡los grillos son termómetros naturales!

Foto: Gtres

129 / 355

Escena del Cretácico

Reconstrucción de una escena de mediados del Cretácico: unos escarabajos de la especie Cretoparacucujus cycadophilus sobre unas cícadas.

Imagen: Chenyang Cai

130 / 355

Especie extinta y especie existente

Fotomicrografías de la especie de escarabajo extinta Cretoparacucujus cycadophilus y partes bucales de la especie existente Paracucujus rostratus (C y E).

Imagen: Chenyang Cai

131 / 355

Escarabajo y granos de polen

Escarabajo Cretoparacucujus cycadophilus atrapado en ámbar de Birmania y asociado a numerosos granos de polen de cícadas.

Imagen: Chenyang Cai

132 / 355

Escarabajo extinto y escarabajos actuales

La especie Cretoparacucujus cycadophilus está emparentada a unos escarabajos actuales, distribuidos desigualmente por el sureste de África y por el suroeste de Australia, que son una reliquia del pasado.

Imagen: Chenyang Cai

133 / 355

Un arma feroz

"Hace tiempo que estudio las avispas parasitoides tropicales, pero nunca había visto algo así. El aguijón parece un arma feroz", explica Ilari E. Sääksjärvi, de la Universidad de Turku en Finlandia y coautor del estudio de la nueva especie.

Foto: Kari Kaunisto

134 / 355

Cabeza de la nueva especie

La nueva especie, Clistopyga crassicaudata, habita en la parte occidental de la Amazonia.

 

Foto: Kari Kaunisto

135 / 355

La estrategia de la araña

Foto: AP

136 / 355

´Xuedytes bellus´

Este pequeño escarabajo de unos 9 milímetros de largo habita en Duan, al sur de China, en un área llena de las cuevas características que forman el paisaje kárstico. Los escarabajos que se adaptan a la vida en el interior oscuro y húmedo de las cuevas comparten a menudo muchas de sus de características: un cuerpo compacto, muy alargado, apéndices en forma de araña, y pérdida de alas funcionales, ojos y pigmentación.

Estos seres vivos son un excelente ejemplo de evolución convergente, es decir, especies no relacionadas entre sí con atributos similares, resultado de su adaptación a medios parecidos. Ya se han descrito más de 130 especies, que representan casi 50 géneros, desde China. Xuedytes bellus es una adición espectacular a la fauna que habita las cuevas.

Foto: Sunbin Huang and Mingyi

137 / 355

´Nymphister kronaueri´

El orden más numeroso en número de especies, el de los coleópteros, cuenta con un nuevo miembro: Nymphister kronaueri. Este diminuto animal de menos de dos milímetros de longitud, vive camuflado entre las hormigas de la especie Eciton mexicanum. Se trata de una especie nómada que pasa dos o tres semanas capturando presas y otras dos o tres en un solo lugar. N. kronaueri se agarra al abdomen de una hormiga obrera cuando la colonia necesita trasladarse.

El tamaño, forma y color del cuerpo del escarabajo es igual al del abdomen la hormiga obrera. A simple vista, una hormiga cargada con el escarabajo parece tener dos abdómenes. No se sabe cómo funciona exactamente pero parece que estos escarabajos utilizan señales químicas y otras adaptaciones para evitar convertirse en presas.

Foto: C. von Beeren

138 / 355

Nueva especie de insecto crisópido

Nuevo género y especie de insecto crisópido (Phyllochrysa huangi), encerrado en ámbar del norte de Birmania. 

Foto: Xingyue Liu et al. / Current Biology

139 / 355

Insecto mimetizado

La nueva especie de insecto Phyllochrysa huangi y modelos potenciales de plantas del Cretácico Superior del norte de Birmania. A, D y F, por ejemplo, son plantas hepáticas con sus hojas. B, E y G es la nueva especie de insecto Phyllochrysa huangi, completamente mimetizada.

Foto: Xingyue Liu et al. / Current Biology

140 / 355

Dos larvas sobre plantas hepáticas

Reconstrucción del nuevo género y especie de insecto crisópido Phyllochrysa huangi. Dos larvas descansan sobre unas plantas hepáticas a las que imitan.

Ilustración: Dinghua / Xingyue Liu et al. / Current Biology

141 / 355

Mariposas monarca

Perdida entre la multitud

Las mariposas monarca se alimentan de algodoncillo, una planta tóxica que las hace venenosas ante posibles depredadores. Sin embargo los herbicidas están destruyendo millones de hectáreas de esta fuente de alimento esencial para las mariposas cada año. Estos inmensos y majestuosos enjambres están compuestos por individuos frágiles, que se enfrentan un entorno cambiante y un futuro profundamente incierto.

Foto: Tim Flach

142 / 355

Perdida entre la multitud

Cada invierno, cientos de millones de insectos realizan un viaje de varios miles de kilómetros, a pesar de que cada uno pesa menos que un billete de euro. En uno de los fenómenos más espectaculares del mundo natural, las mariposas monarca migran desde Canadá y el norte de los Estados Unidos a México y California, donde cubren los bosques de pinos en naranja, blanco y negro.

Foto: Tim Flach

143 / 355

Morning Dream of a Butterfly

Fotografía ganadora en la categoría Macro & Details

Foto: Natalya Peshkova / Mobile Photography Awards 2018

144 / 355

Una abeja melífera se aproxima a un cerezo en flor

"Las abejas, de las que hay más de 20.000 especies, tienen un papel clave para el ecosistema y para nosotros, ya que median la polinización de las plantas con flor, incluyendo la producción de las frutas y verduras que nos comemos”

Foto: Gtres

145 / 355

Un abejorro sobre una flor de Gaillardia

De las 100 especies de abejas que se evaluaron en la investigación, los científicos encontraron que más de 50 especies eran necesarias para asegurar la polinización de los cultivos en el área de estudio.

Foto: Gtres

146 / 355

Bombus griseocollis

Polinizando esta flor de arándano podemos ver a esta abejorro de la especie Bombus griseocollis, también conocido como abejorro de cinturón marrón.

Foto: Jason Gibbs

147 / 355

La lengua del abejorro

Una imagen del microscopio electrónico de barrido revela una imagen de primer plano de la lengua peluda de un abejorro, diseñada para arrastrar y extraer un néctar espeso y viscoso.

Foto: Wonjung Kim, Tristan Gilet and John Bush

148 / 355

Un abejorro bebiendo sacarosa

Foto: Wonjung Kim, Tristan Gilet and John Bush

149 / 355

Bioluminiscencia

Foto: Marcio Cabral / MontPhoto 2017

150 / 355

Aedes albopictus - Mosquito Tigre

Los mosquitos hembra se alimentan de sangre a través de una trompa delgada que perfora la piel de su víctima en busca de un vaso sanguíneo para luego inyectar saliva en la herida. Llena de anticoagulantes, esta saliva evita que la herida se cierre, permitiendo que el insecto se alimente. Como sustancia inyectable, la saliva de mosquito puede considerarse un tipo de veneno. Sin embargo, el enrojecimiento que se produce tras la picadura del mosquito tigre no es causado por el veneno sino por la respuesta del cuerpo humano ante este. Para combatir la saliva, el cuerpo produce histaminas que hacen que los vasos sanguíneos en el área afectada se hinchen. El veneno de mosquito puede no ser particularmente peligroso, pero las enfermedades que estos insectos pueden albergar a menudo son algo más serio. La malaria por ejemplo, mata a 600.000 personas cada año. Otras 12.000 muertes adicionales son producidas por la fiebre amarilla. A parte, los mosquitos también pueden transmitir otras enfermedades como dengue y encefalitis japonesa entre muchas otras. Se trata de animales pequeños, pero en ocasiones mortíferos.

Foto: James Gathany, CDC/ Wikimedia Commons