Hipopótamo

1 / 14
¡Máma, cómprame eso!

1 / 14

¡Máma, cómprame eso!

"Un bebé hipopótamo quería la atención de su madre, pero parece que no estaba recibiendo ninguna ..."

Foto: Rohin Bakshi / Comedy Wildlife Photography Awards 2021.

Eye of the drought

2 / 14

Eye of the drought

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: Animal Portraits

Un ojo se abre en un charco de barro cuando un hipopótamo emerge para respirar de cada tres a cinco minutos. El desafío para José, observante desde su vehículo, fue captar el momento en que se abría. Durante varios años,José ha estado observando hipopótamos en la Reserva Nacional Maasai Mara de Kenia, en un remanente del río Mara golpeado por la sequía. Los hipopótamos pasan el día sumergidos para mantener su temperatura constante y su piel sensible a salvo del sol, y por la noche salen a pastar en las llanuras aluviales. En toda su área de distribución de África subsahariana, los hipopótamos son vulnerables a los efectos combinados del aumento de la extracción de agua y el cambio climático. Son ingenieros vitales de pastizales y ecosistemas acuáticos, y su estiércol proporciona nutrientes importantes para peces, algas e insectos. Pero cuando los ríos se secan, una concentración de estiércol agota el oxígeno y acaba con la vida acuática.

Canon EOS-1D X Mark II + 200–400mm f4 lens at 300mm; 1/1000 sec at f11; ISO 2000

Foto: José Fragoso / Wildlife Photographer of the Year 2020 / Natural History Museum, London

Hippo Huddle

3 / 14

Hippo Huddle

Fotografía finalista en la categoría: Terrestrial Wildlife

Cada invierno, a medida que las aguas del río Okavango de Botsuana se extienden por su vasto delta, una gran variedad de vida salvaje africana se congrega para comer, beber, salpicar y sumergirse en sus aguas. Este humedal estacional fue especialmente importante en 2019, cuando la sequía severa dejó a las poblaciones humanas y animales desesperadas por líquido de la vida, lo que provocó que el ganado, los elefantes, los cocodrilos y otras criaturas compitieran por cualquier agua que pudieran encontrar en las menguantes charcas del delta.

Entre los que buscaban refugio se encontraban manadas de hipopótamos, Hippopotamus anfibio. Estos herbívoros semiacuáticos están bien equipados para pasar horas en el agua: sus fosas nasales y ojos se encuentran tan altos en su cabeza que pueden respirar y ver mientras están mayormente sumergidos. También son nadadores elegantes, y pueden contener la respiración hasta cinco minutos. Pero incluso sus habilidades acuáticas y su impresionante peso no podían competir con el delta embarrado por la sequía el año pasado. Al menos 200 hipopótamos quedaron atrapados en el barro y lograron sobrevivir solo porque los funcionarios de vida silvestre de Botswana bombearon agua para ayudarlos a escapar. A medida que el clima se calienta, tales sequías pueden volverse más frecuentes en gran parte de África

 

Estas imágenes fueron originalmente publicadas en en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el patrocinador oficial de los medios para el concurso BigPicture: Natural World Photography Competition de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Talib Almarri / The Big Picture 2020

¡Me ha entrado hipo!

4 / 14

¡Me ha entrado hipo!

Foto: Manoj Shah / Comedy Wildlife Photo Awards 2020

Hippopotamus amphibius

5 / 14

Hippopotamus amphibius

Foto: Slashme / CC 4.0

6 / 14

Last Gasp

Un hipopótamo recién nacido, de solo unos días de edad, se mantenía cerca de su madre en las aguas poco profundas del lago Kariba, Zimbabwe, cuando gran macho se cruzó con ellos de repente; persiguió a la madre y luego agarró al ternero con su enorme boca abierta con la clara intención de matarlo. Tras tratar de ahogarlo, trató de aplastarlo hasta la muerte. Durante todo ese tiempo, la madre angustiada no pudo hacer más que mirar. La rápida reacción de Adrian pudo inmortaliza el impactante drama.

El infanticidio entre los hipopótamos es raro, pero puede ser el resultado del estrés causado por el hacinamiento cuando se secan los humedales en los que descansan durante el día. Un macho también puede aumentar sus posibilidades de reproducción al matar a crías que no son suyas, lo que provoca que las hembras entren en celo, listas para aparearse con él. Los hipopótamos machos también son agresivamente territoriales, y las brutales peleas entre ellos no son infrecuentes. De hecho, si se sienten amenazados por un encuentro accidental, los hipopótamos también atacarán y matarán humanos.

Objetivo Nikon D750 + 400 mm f2.8; 1/2000 seg a f6.3 (-0.7 e / v); ISO 640; Monopod Gitzo.

Foto: Adrian Hirschi / Wildlife Photographer of the Year 2019

7 / 14

Uy, perdón, quería besarte en la boca

Foto: Mike Lane / CWPA / Barcroft Images

8 / 14

Hipopótamo (Hippopotamus amphibius)

Apodado “caballo de río” por los griegos, este gigante semiacuático puede permanecer bajo el agua hasta 6 minutos. Presenta los ojos y la nariz elevados, lo que le permite tomar aire y ver lo que ocurre en la superficie manteniendo sumergida la mayor parte de su cuerpo.

El hipopótamo común pasa gran parte de su vida bajo el agua y aumenta su actividad por la noche, cuando se adentra en tierra para pastar. Por su naturaleza anfibia, los machos no defienden una porción de tierra, sino unos cientos de metros de las orillas de los lagos y ríos donde habitan. Gregarios pero no sociales, los machos compiten entre ellos por dominar la manada, utilizando sus largos colmillos inferiores a modo de armas.

Considerado uno de los animales más peligrosos de África y a pesar de su dieta herbívora, el hipopótamo del Nilo es el que más muertes humanas produce en este continente. Este es uno de los motivos por los que se encuentra amenazado, además de la caza por su carne y sus dientes de marfil. Su población se ha reducido dramáticamente en los últimos 15 años.

Foto: BIOPARC Valencia

9 / 14

Una charca muy pequeña

Guille, el hipopótamo, se da un baño en su piscina. 

Foto: AP / Natacha Pisarenko

10 / 14

El rey de las charcas

El hipopótamo, el gran mamífero de las zonas inundadas, es fácil de observar durante las salidas en barca por el delta del Okavango.

Foto: Buena Vista Images / Getty Images

11 / 14

Excavator

Primer premio en la categoría: Animales en movimiento

 

Especie: Hippopotamus amphibius

Foto: Carles Just Robles / Zoológico de Barcelona

12 / 14

Hippopotamus amphibius

Foto: AP /John Minchillo

13 / 14

Un río de vida

De abril a octubre, durante la estación seca, el río Luangwa acoge la mayor población de hipopótamos de África. La carraca lila y los elefantes también hallan refugio en sus orillas.

JUAN CARLOS MUÑOZ ROBREDO

14 / 14

Trofeos fotográficos

Los safaris son la mayor fuente de ingresos de Kenia desde que en 1977 la caza fuera prohibida. Las piezas más valoradas por los cazadores se transformaron en el objetivo de viajeros armados con cámaras. Son los Big Five: león, elefante, búfalo, rinoceronte y leopardo. Sin embargo, Kenia ofrece un abanico de fauna mucho más amplio gracias a sus diversos ecosistemas: hipopótamos, cocodrilos y aves habitan los ríos y lagos, mientras que en las llanuras pueden verse guepardos, jirafas y varias especies de antílopes.

AGE FOTOSTOCK