Elefantes

1 / 86
Snack Atack

1 / 86

Snack Atack

Fotografía finalista en la categoría: Human/Nature

Después de un intento fallido de tomar un aperitivo, este elefante africano de sabana -Loxodonta africana- se desquitó de sus frustraciones en la encimera de una cocina al aire libre en el Parque Nacional Kasungu de Malawi. El fotógrafo y biólogo Gunther De Bruyne dice que el comportamiento fue bastante común durante su estancia en una estación de investigación en el país. No obstante De Bruyne que hay una razón por la cual los elefantes de Kasungu son inusualmente peligrosos: él y otros científicos han descubierto que los elefantes de regiones con pocos recursos tienden a ser más agresivos.

En 1977, más de 1,000 elefantes deambularon por Kasungu. Para 2015, la caza furtiva había reducido la población a solo 50. Si bien las recientes prohibiciones de marfil podrían estar cambiando la situación y ahora hay más de 80 elefantes en el parque, la recuperación lleva tiempo, especialmente entre animales tan inteligentes y longevos como los elefantes. Quizás en la próxima visita de De Bruyne, el techo de la cocina permanecerá en pie

 

Estas imágenes fueron originalmente publicadas en en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el patrocinador oficial de los medios para el concurso BigPicture: Natural World Photography Competition de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Gunther De Bruyne / The Big Picture 2020

2 / 86

Reunión en la charca

Foto: iStock

3 / 86

Elefantes

Foto: iStock

4 / 86

Elefantes

Las medidas propuestas para combatir y reducir el tráfico ilegal de elefantes no han conseguido modificar el estatus quo de los probóscidos. Algunos gobiernos se negaron a ejecutar propuestas destinadas a poner coto al tráfico de marfil, aunque otros países adoptaron medidas para restringir las exportaciones de elefantes a zoos. La última reunión de la convención restringe sobremanera la captura y exportación de elefantes a zoológicos.

foto: iStock

5 / 86

Manada de elefantes en el bosque de baobabs

“Bioparc es una razón para la esperanza…Nunca he visto elefantes en un zoo jugando en el agua como los vi esta mañana. Es absolutamente mágico. Le doy la máxima calificación a Bioparc”.

Jane Godall

Foto: BIOPARC Valencia

6 / 86

Manada de elefantes cruzando un río

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

7 / 86

La mirada de un elefante

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

8 / 86

Libro de fotografías

Land of Giants es el libro que reúne las increíbles fotografías de los elefantes de Tsavo, realizadas en Kenia.

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

9 / 86

Fotos tomadas con una cámara con ruedas

"La elefanta siempre reaccionó muy tranquila ante la cámara [BeetleCam, una cámara-buggy a control remoto, desarrollada por el fotógrafo británico Will Burrard-Lucas], nunca la tocó ni parecía perturbada por ella. Siempre tengo mucho cuidado de usarla y evito moverla si está cerca de los elefantes para no asustarlos", explica Burrard-Lucas a National Geographic España.

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

10 / 86

El bello perfil de la Reina de los Elefantes

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

11 / 86

Sus largos colmillos rozaban el suelo

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

12 / 86

Con una cría de elefante

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

13 / 86

Murió por causas naturales, pero durante un periodo de sequía

"La falta de alimentos nutritivos durante la sequía habría contribuido a su muerte", asegura Burrard-Lucas a National Geographic España.

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

14 / 86

¿Un mamut?

"Cuando la miraba me recordaba a un mamut", recuerda el fotógrafo británico.

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

15 / 86

Refrescándose en una charca

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

16 / 86

Pisada impetuosa

"La BeetleCam fue pateada inadvertidamente unas cuantas veces, pero afortunadamente siempre salió ilesa", dice Burrard-Lucas.

Foto: Will Burrard-Lucas en colaboración con Tsavo Trust

17 / 86

Elefantes africanos en el Parque Nacional Ethosa

En las sabanas africanas, donde con una estación seca prolongada las condiciones ambientales son a menudo impredecibles, el conocimiento sobre de la disponibilidad de recursos a largo plazo es una cualidad altamente ventajosa. Los elefantes africanos -Loxodonta africana- son ideales para este estudio: tienen excelentes capacidades cognitivas y de memoria espacial a largo plazo

Foto: Miriam Tsalyuk

18 / 86

Loxodonta africana

Usando collares GPS, los investigadores rastrearon los movimientos y las rutas migratorias de 15 grupos de elefantes africanos durante períodos comprendidos entre los 2 meses, hasta algo más de 4 años y medio.

Foto: Miriam Tsalyuk

19 / 86

Parque Nacional Mikumi, en Tanzania

Foto: AP

20 / 86

Jugando en la arena

Foto: Anup Deodhar / CWPA / Barcroft Images

21 / 86

Envenenado y descolmillado

Una chica masái salta sobre el cadáver de una elefanta de 52 años cerca de Amboseli, un parque nacional rodeado de granjas. Los guardas piensan que el animal fue envenenado por saquear graneros y, luego, descolmillado.

Foto: Charlie Hamilton James

22 / 86

Elefante huérfano

Este pequeño elefante, cuidado con todo el cariño en un refugio de Nairobi, quedó huérfano en Masái Mara cuando su madre fue abatida por una flecha envenenada.

Foto: Charlie Hamilton James

23 / 86

Defensa de mamut lanudo

Es, sin duda, el animal más icónico de las glaciaciones cuaternarias. Su tamaño, semejante al del actual elefante asiático, rara vez debió de superar los 3,5 metros de altura. Sus defensas, fuertemente curvadas, podían medir más de 4 metros. Las momias congeladas halladas en Siberia revelan que el mamut lanudo tenía el cuerpo cubierto por una espesa capa de pelo y lana. El ejemplar infantil recuperado en el yacimiento de Jou Puerta ha proporcionado esta pequeña defensa además de tres fragmentos de un molar.

 

Foto: Pau Fabregat

24 / 86

Hallado en una propiedad agrícola

Excavación del cráneo de Gomphotherium en una propiedad agrícola cerca de L'Isle-en-Dodon, en el sur de Francia.

Foto: Muséum de Toulouse

25 / 86

Cráneo del Mioceno

El fósil ha sido ofrecido al Museo de Historia Natural de Toulouse, donde está siendo limpiado y preparado en el laboratorio.

Foto: Muséum de Toulouse

26 / 86

Colmillos de 'Gomphoterium'

El Gomphotherium poseía una trompa más corta que la de los elefantes actuales y cuatro colmillos, con los que podían cavar o recoger la vegetación acuática.

Foto: Muséum de Toulouse

27 / 86

Elefante africano (Loxodonta africana)

Consumiendo el 5% de su peso corporal en 24 horas, el elefante africano de sabana es el mamífero terrestre más grande que existe. Los machos adultos pueden llegar a pesar unas 7 toneladas, medir 4 m de altura y 6-7 m de longitud (incluyendo la trompa). Es famoso su asombrosa inteligencia, pues posee un gran cerebro. La cabeza es de gran tamaño y la musculosa trompa compensa su peso. Esta tiene una sensibilidad tan fina como para coger una hoja con suma delicadeza y, a la vez, es tremendamente fuerte, como para derribar un árbol.

Las manadas de elefantes son matriarcales. Están formadas por hembras emparentadas y sus crías de diferentes edades. La hembra de mayor edad es la que dirige al grupo. Los machos adultos son solitarios, salvo en época de apareamiento, pero no se alejan demasiado de su familia y son capaces de reconocerla.

Los elefantes presentan almohadillas en las plantas de los pies a través de las cuales son capaces de percibir vibraciones realizadas por miembros del grupo como medio de comunicación, por las hembras como llamada para el apareamiento e incluso pueden detectar terremotos.

Foto: BIOPARC Valencia

28 / 86

Especie extinta de elefante

Una paleontóloga mira el esqueleto fosilizado de una especie extinta de elefante, excavado en Dolni Disan, en Macedonia central. La fotografía es del 24 de abril de 2018.

Foto: Boris Grdanoski / AP Photo / Gtres

29 / 86

Hallazgo accidental

Los huesos del elefante prehistórico fueron descubiertos accidentalmente por un hombre que trabajaba en un campo de Dolni Disan, en la República de Macedonia.

Foto: Boris Grdanoski / AP Photo / Gtres

30 / 86

Anterior al mamut

La paleontóloga aplica un líquido para proteger el esqueleto fosilizado de una especie extinta de elefante, anterior al mamut.

Foto: Boris Grdanoski / AP Photo / Gtres

31 / 86

Conservación del fósil

Conservación del fósil de elefante prehistórico, que vivió hace unos 8 millones de años.

Foto: Boris Grdanoski / AP Photo / Gtres

32 / 86

Antepasado del elefante

El fósil es de uno de los antepasados del elefante, que deambulaba por la región en una época en que estaba cubierta por una sabana de tipo africano.

Foto: Boris Grdanoski / AP Photo / Gtres

33 / 86

Excavación de un colmillo

Excavación de un colmillo de la especie extinta de elefante Palaeoloxodon antiquus.

Foto: PNAS

34 / 86

The power of the matriarch

Al atardecer, en la Reserva Nacional Maasai Mara de Kenia, David esperó a la manada de elefantes en su caminata nocturna hacia un pozo de agua. A medida que se acercaban a su vehículo, podía ver que la suave luz del sol ponía de relieve todas sus arrugas y cabellos. Para un fotógrafo que disfruta trabajando con las texturas, esto era un regalo. Cuando estaban a pocos metros de distancia, pudo distinguir entre las peculiaridades de cada uno de sus cuerpos: las crestas profundas de sus troncos, las orejas cubiertas de barro y la pátina de suciedad seca en sus colmillos. Los elefantes se movían en silencio, tranquilos y relajados. La hembra que conducía la manada de 12 elefantes, probablemente la matriarca, miró hacia él.  Su ojo era un punto ambarino que brillaba intensamente entre los pliegues pesados de la piel de su cara. Su mirada estaba - dice David, llena de respeto e inteligencia: la esencia de la sensibilidad.

Nikon D800E + 400mm f2.8 lens; 1/500 sec at f13 (–0.3 e/v); ISO 1000.

Foto: David Lloyd - Wildlife Photographer of the Year

35 / 86

El pequeño Pupy

Pupy, un elefante africano, se encuentra en la entrada de su recinto en el antiguo zoológico de la ciudad, ahora conocido como Eco Parque de Buenos Aires. 

12 de mayo de 2017.

Foto: AP / Natacha Pisarenko

36 / 86

Pequeños "lujos"

Pupy durante un baño de barro.  Los tres elefantes que residen en el Eco Parque, Mara, Pupy y Cucy, tienen un abogado que los representa para exigir mejores condiciones.

12 de mayo de 2017

Foto: AP / Natacha Pisarenko

37 / 86

Santuario de Vida Silvestre de Amchang, Gauhati. India

Foto: AP /Anupam Nath

38 / 86

Animales a corta distancia

Las barcazas turísticas que se desplazan por el río permiten avistar diferentes animales en sus actividades cotidianas.

Foto: Shutterstock

39 / 86

"Look Me In The Eye"

Categoría: Natural World

 

Siempre estoy buscando maneras únicas de mostrar la belleza de los elefantes con la esperanza de un día cambiar la forma en que son vistos y apreciados. Esta imagen fue tomada cuando una manada de elefantes bajaba a las orillas del río de Chobe en Botswana para tomar un sorbo vespertino de agua.

Foto: Prelena Soma Owen / Smithsonian Photo Contest

40 / 86

Parque Nacional del Serengeti, Tanzania

41 / 86

Caminar solo

Al alcanzar la madurez sexual, los machos ya no son bienvenidos entre sus parientes femeninos y son expulsados de la manada. Este joven caminará solitario por el paisaje hasta que encuentre a otros machos jóvenes con los que aliarse. Las lecciones aprendidas durante su educación con su anterior manada le servirán de guía. Con 17 años, se está adaptando lentamente. Aun regresa de vez en cuando con su anterior familia para, como en mejores tiempos, jugar con sus hermanos más pequeños.

Foto: Michael Nichols

42 / 86

Hora del baño

Varios elefantes disfrutan de una sesión de baño y limpieza de mediodía en el Parque Nacional de Tsavo, Kenia.

Foto: Michael Nichols

43 / 86

Buena memoria, mejor olfato

Un joven elefante macho del bosque, en Gabón, detecta el olor de Nichols.

Foto: Michael Nichols

44 / 86

Dotes de líder

Wendi, una elefante huérfana, se acerca al auto de Nichols en el Parque Nacional Tsavo Este, en Kenia. Fue encontrada nada más nacer en 2002. Probablemente abandonada por su madre, ahora lidera un grupo de catorce elefantes huérfanos que han sido independientes desde 2009.

Foto: Michael Nichols

45 / 86

Amigos de la infancia

Dos jóvenes machos se saludan aferrándose el uno al otro de manera amistosa.

Foto: Michael Nichols

46 / 86

Los beneficios del barro

Aunque en ocasiones se trate solamente de simple diversión, un baño de lodo tiene una gran utilidad para los elefantes. Con ello se protegen del calor, a la vez que resulta un efectivo tratamiento desparasitante.

Foto: Michael Nichols

47 / 86

El benjamin de la manada

Un elefante de ocho meses de edad.

Foto: Michael Nichols

48 / 86

Cuidados familiares

La seguridad y el aprendizaje son cruciales en la sociedad de los elefantes. En las sabanas de la Reserva Nacional de Samburu en Kenia, las crías obtienen la protección de las hembras adultas de la manada, que funcionan a modo de un un consejo de madres. Los adolescentes se pelean amablemente, desarrollando habilidades sociales, así como confianza y fuerza.

Foto: Michael Nichols

49 / 86

Un animal complejo

Un grupo de elefantes en la Reserva Nacional de Samburu, Kenia. Las relaciones familiares de los elefantes son complejas, variadas y fascinantes.

Foto: Michael Nichols

50 / 86

Tsavo National Park, Kenia,

Restos de huesos de elefantes africanos sacrificados por el marfil de sus colmillos.

Foto: Naturepl.com / Bruce Davidson / WWF-Canon