Coral

10 / 52

1 / 52

Santuario de Peces del Río Blando, en Ocho Ríos, Jamaica

Foto: AP

2 / 52

Una estrategia de colonización desconocida

"Se ha demostrado que el pez león no tiende a desplazarse del habitat elegido durante el desarrollo de su vida, no obstante hemos podido comprobar que la composición de los otolitos de algunos individuos sugieren que se movieron una cierta distancia, al menos una vez a lo largo de su vida" explica la investigadora principal del estudio.

Foto: iStock

3 / 52

Ecsenius stictus

Un blénido de la gran barrera de coral -Ecsenius stictus- mira a la cámara con cautela. Son estos pequeños peces los que suministran más de la mitad de la carne de pescado consumida en los arrecifes de coral.

Foto: Tane Sinclair-Talylor

4 / 52

Eviota guttata

Los pequeños gobios, como este de la especie Eviota guttata se encuentran entre los vertebrados vivos más pequeños del mundo y sus ciclos de vida únicos los convierten en un grupo funcional crítico en los arrecifes de coral.

Foto: Tane Sinclair-Talylor

5 / 52

Peces grandes de arrecife

Los peces de arrecife grandes como estos pargos de bandas azules -Lutjanus kasmira- confían en los vertebrados más pequeños -gobios y otros peces diminutos- para su sustento diario, especialmente a medida que crecen.

Foto: Tane Sinclair-Talylor

6 / 52

Alloblennius pictus

La mayoría de los peces criptobentónicos tratan de evitar la depredación a través de la ocultación o el camuflaje. Este colorido Alloblennius pictus escruta sus alrededores con la cabeza sobresaliendo de su agujero.

Foto: Tane Sinclair-Talylor

7 / 52

Bryaninops natans

Los Gobios de ojos rojos -Bryaninops natans- flotan en pequeños grupos sobre los tallos del coral, en los que confían para refugiarse. Al vivir rápido y morir jóvenes, estos pequeños peces de menos de 2 centímetros alimentan la producción de biomasa en el arrecife.

Foto: Tane Sinclair-Talylor

8 / 52

Cirripectes stigmaticus

Los gobios y otros peces criptobentónicos como este blénido de la especie Cirripectes stigmaticus sustentan la productividad de los arrecifes de coral a un gran coste: la mayoría de ellos son depredados dentro sus primeras semanas o meses de vida, pero son sustituidos casi de inmediato por la siguiente generación.

Foto: Tane Sinclair-Talylor

9 / 52

Coral

Fotografía galardonada con el segundo premio en la categoría: Compact Wide Angle

Argentario, Argentarol. Italy

Octocoral - Eunicella singularis & Eunicella Cavolini

"Esta foto muestra un grupo de gorgonias amarillas y blancas. La foto fue tomada a unos 20 metros. profundidad. Escogí esta simple escena por el ambiente y las luces".

 

 

Foto: Andrea Falcomata / Ocean Underwater Photo Contest 2018

10 / 52

Un pólipo de coral engulle un trozo de plástico

Una nueva investigación encuentra que los alimentos no nutritivos como los microplásticos pueden simplemente 'saber bien' a los corales.

 

Foto: Alex Seymour / Duke University

11 / 52

Un equilibrio delicado

La estructura del coral está compuesta en gran parte por zooxantelas, organismos fotosintéticos unicelulares que, a cambio de su seguridad, proporcionan al coral azúcares y aminoácidos. A medida que aumenta la temperatura del mar, las zooxantelas abandonan sus corales y los dejan blancos en un proceso conocido como "blanqueamiento". Sin su principal fuente de alimento, los corales blanqueados se vuelven susceptibles a las enfermedades y luchan por sobrevivir. Solo en 2016, más del 90 % del coral de la Gran Barrera de Coral sufrió blanqueamiento y el 20 por ciento falleció.

En toda su historia, la Tierra ha visto varias extinciones masivas. Después de cada una de ellas, los arrecifes de coral tardaron millones de años en recuperarse, dejando "brechas de arrecife" en nuestra línea de tiempo geológica. Las causas principales de estas destrucciones prehistóricas, la última de las cuales acabó con los dinosaurios, fueron los cambios en el nivel del mar, la acidez y la temperatura, y todos están ocurriendo nuevamente hoy en día. Debemos observar cuidadosamente las "selvas tropicales del mar" si queremos frenar el sexto evento de extinción masiva de la Tierra.

Foto: Tim Flach

12 / 52

Ecosistemas en peligro

Los cambios en el medio marino afectan a los seres que viven en el agua, como los corales y a las especies de dependen de ellos. 

Foto: Gtres

13 / 52

Árboles de Coral

Más de 400 "árboles de coral" se desarrollan en este vivero frente a la costa de Tavernier, Florida. La puesta a punto tiene como objetivo alimentar a los corales que en la naturaleza están cada vez más amenazados por el calentamiento de las aguas y la acidificación de los océanos.

Foto: Spencer Lowell / Trunk Archive

14 / 52

Arrecife de coral 'Lobophyllia hemprichii'

Los pigmentos proteínicos fluorescentes naranjas y rojos del arrecife de coral Lobophyllia hemprichii

Imagen: J. Wiedenmann

15 / 52

Fluorescencia de un arrecife de coral

Fluorescencia del arrecife de coral Echinophyllia sp

Imagen: E. Smith

16 / 52

Fluorescencia de la región bucal

Fluorescencia de la región bucal del arrecife de coral Lobophyllia hemprichii

Imagen: J. Wiedenmann

17 / 52

Fluorescencia de la especie 'Montastrea cavernosa'

Fluorescencia de un pólipo de un arrecife de coral de la especie Montastrea cavernosa

Imagen: J. Wiedenmann

18 / 52

Coral del género 'Platygyra'

Los corales de las aguas someras del mar Rojo son principalmente de color verde fluorescente como este coral del género Platygyra.

Imagen: University of Southampton

19 / 52

Arrecifes coralinos del mar Rojo

Fluorescencia de corales que se encuentran frecuentemente en los arrecifes mesofóticos del mar Rojo. 

Imagen: J. Wiedenmann

20 / 52

Gran Barrera de Coral australiana

Foto: ESA / Copernicus Sentinel 2A

21 / 52

Isla de Jarvis, en el océano Pacífico

Esta foto proporcionada por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos - NOAA- muestra los efectos del blanqueamiento de los arrecifes de coral de alrededor de la isla de Jarvis, en el océano Pacífico. Los científicos descubrieron en 2016 que, en lo que había sido una de las reservas marinas tropicales más exuberantes y aisladas del mundo, el 95 % del coral había muerto.

Foto: NOAA / Bernardo Vargas-Angel / AP

22 / 52

Sekiseishoko, Okinawa. Japón

Esta foto tomada el 12 de septiembre de 2016 muestra el Sekiseishoko, que entre las islas de Ishigaki e Iriomote, en la prefectura de Okinawa, se establece como el arrecife de coral más grande de Japón, y el cual viene sufriendo desde hace tiempo una muerte lenta debido al continuo aumento de la temperatura del agua.

Foto: Kyodo / AP

23 / 52

Ankao, Madagascar. Océano Índico

En este primer plano de unos pequeños pólipos de coral del género Galaxea, podemos apreciar como estos pierden su coloración. Con el aumento de la temperatura oceánica los corales expulsan las zooxantelas, unos organismos endosimbiontes los cuales proporcionan a los corales, a cambio de soporte, algunos de los nutrientes esenciales para su supervivencia.

Foto: AP/Keith A. Ellenbogen

24 / 52

Bahía de Loke, Madagascar. Océano Índico

Esta fotografía en primer plano del coral duro del genero Acropora, muestra como progresivamente, desde la puntas hacia la base, los corales pierden su coloración. El blanqueamiento del coral puede ser causado por una serie de condiciones ambientales estresantes entre las que se incluyen el aumento de la temperatura y la acidificación del océano. El resultado directo de este cambio puede resultar en una disminución del crecimiento del coral y en extremo, en la muerte de arrecifes completos.

En este caso el blanqueo es debido a la expulsión de las algas dinoflageladas del género Symbiodinium, también conocido como zooxanthellas.

Foto: AP/Keith A. Ellenbogen

25 / 52

Gran barrera de coral, Australia

26 / 52

Cairns, Gran Barrera de Arrecife, Australia

27 / 52

Látigo de mar

28 / 52

Favites abdita

29 / 52

Primeras imágenes del arrecife de coral

Las primeras imágenes vistas de este fenómeno se han conseguido con un robot acuático de Greenpeace.

Foto: Greenpeace

30 / 52

Saber para conservar

El arrecife de la desembocadura del río fue descubierto por los investigadores hace unos meses y ahora la Greenpeace ha acudido a la zona con su barco Esperanza para fotografiar el coral y recopilar datos sobre el hábitat y su importancia medioambiental.

Foto: Greenpeace

31 / 52

Conflictos de intereses

La exploración petrolífera amenaza la supervivencia de este bioma único en el mundo. Desde la asociación ecologista se muestran rotundos: "Debemos defender el arrecife y toda la región de la boca de la cuenca del  Amazonas de la avaricia de las empresas que anteponen los beneficios económicos al medio ambiente y a las personas" explica Elvira Jiménez, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace.

Foto: Greenpeace

32 / 52

Arrecife Bait

Vista aérea del arrecife Bait, cerca de las islas Whitsunday, en la costa noreste del continente australiano. Se trata de un conjunto de 70 islas situadas en la costa de Queensland que albergan un Parque Nacional.

 

33 / 52

Tortuga verde

De sus 20 enclaves de anidación destaca la isla de Raine. Pueden llegar a vivir unos 80 años y suelen pesar alrededor de los 200 kilos.

34 / 52

Corales

Estos animales coloniales se alimentan ante todo de las algas unicelulares inmersas en sus tejidos. A lo largo de miles de años se crean grandes estructuras que es lo que llamamos arrecifes de coral.

35 / 52

Almeja gigante

Puede superar los 300 kilogramos y es el mayor molusco bivalvo de la tierra, llegando a medir más de un metro y medio y pesar casi 230 kilos.

36 / 52

Gorgonia

Las gorgonias, un tipo de octocoral, crean espectaculares ramificaciones. Algunas especies pueden llegar a alcanzar los 2 metros de altura.

37 / 52

Arrecife coralino mesofótico

Fotografía de 2009 que muestra un ecosistema coralino mesofótico a unos setenta metros de profundidad en el canal de Auau, en la isla de Maui, en Hawái. En la zona crepuscular, donde la luz entra a duras penas y se realiza la fotosíntesis, abundan especies únicas de peces. En el archipiélago hawaiano se encuentran los arrecifes coralinos mesofóticos más extensos que se han descubierto hasta ahora.

Foto: NOAA and Hawaii Undersea Research Laboratory via AP / Gtres

38 / 52

Especies únicas

Un 43% de las especies documentadas en los arrecifes coralinos mesofóticos son únicas del archipiélago de Hawái, mientras que en los arrecifes coralinos poco profundos de Hawái sólo hay un 17% de especies únicas.

Foto: NOAA and Hawaii Undersea Research Laboratory via AP / Gtres

39 / 52

Esponja marina

Fotografía de agosto de 2015 que muestra una esponja enorme, la más grande que ha sido documentada hasta la fecha. El animal se encontraba a unos 2.000 metros de profundidad, mucho más allá de la zona crepuscular, en el Monumento Nacional Marino Papahanaumokuakea, la mayor área marina protegida del mundo.

Foto: NOAA Office of Exploration and Research / Hohonu Moana 2015 via AP / Gtres

40 / 52

Esponja marina

Primer plano de la gigantesca esponja detectada en las profundidades de Hawái.

Foto: NOAA Office of Exploration and Research / Hohonu Moana 2015 via AP / Gtres

41 / 52

Isla de Tongatapu

Foto: Sentinel 2A / ESA

42 / 52

Arrecifes de coral en el océano Índico

Foto: NASA

43 / 52

Vida en el arrecife

Sus 600 tipos de coral son el hábitat de 1.600 especies de peces, 30 de cetáceos y 100 de medusas.

123 RF

44 / 52

La Gran Barrera de Coral

Hasta 400 tipos de coral aportan los nutrientes necesarios para concentrar una biodiversidad asombrosa. En 1981 fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

DAVID DOUBILET / GETTY IMAGES

45 / 52

Corallium rubrum

En la reserva marina de Scandola, en el oeste de Córcega, las medidas de protección han redundado en unas abundantes y saludables colonias de coral rojo (Corallium rubrum), una especie explotada desde la antigüedad que cuenta aquí con una población excepcional.

Foto: Enric Sala

46 / 52

Látigo de mar

En la bahía de Suruga, una ramificación de un tipo de coral llamado de látigo de mar proporciona un lugar donde vivir a dos camarones, camuflados entre los pólipos. En fila india, el macho, más pequeño, marcha por delante de la hembra.

Foto: Brian Skerry

47 / 52

chinijo07

El coral amarillo de copa (Dendrophillia ramea) es otro cnidario presente en el Bajo de las Gerardias.
 

Jordi Chías y Rogelio Herrera

48 / 52

chinijo06

Los fondeos y las artes de pesca son la causa de que algunas gerardias mueran tras ser arrancadas de cuajo. Para limitar las actividades en la zona es esencial incrementar la protección en el Bajo de las Gerardias.

Jordi Chías y Rogelio Herrera

49 / 52

chinijo05

En este singular enclave submarino, las gerardias, que en los puntos de máxima profundidad de este bajo pueden llegar a medir hasta dos metros de envergadura, muestran todo su esplendor mediante distintas formas y coloraciones. Los corales conforman ricos ecosistemas que albergan y sustentan a una gran variedad de especies.

Jordi Chías y Rogelio Herrera

50 / 52

chinijo04

A poco menos de 70 metros de profundidad, un abade (Mycteroperca fusca) nada por encima de una espectacular gorgonia roja (Paramuricea grayi), que a su vez sirve de soporte a una ofiura cesta (Astropartus mediterraneus) en la que constituye una de las pocas citas de este equinodermo a cotas tan someras en las islas Canarias.

Jordi Chías y Rogelio Herrera

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?