Aves

1 / 442
Somormujo lavanco

1 / 442

Somormujo lavanco

Fotografía ganadora del certamen

José Luis Ruiz Jiménez ha congelado el instante en el que un somormujo lavanco -con su librea nupcial- intenta mantener atrapado el gran ejemplar de rana común que acaba de capturar. El ángulo de toma cerrado y los fondos desenfocados hacen que todo el peso de la imagen recaiga en la acción que sucede ante el fotógrafo, lo que podría ser representativo del valor de la fotografía de la naturaleza clásica libre de complejidades técnicas adicionales o de interpretaciones artísticas buscadas por el autor.

Foto: José Luis Ruiz Jiménez / SEO Birllife FotoAves 2019

Correlimos tridáctilo

2 / 442

Correlimos tridáctilo

Fotografía galardonada con el segundo premio

En esta imagen titulada Póker de Tridáctilos podemos observar a cuatro correlimos tridáctilos fotografiados en clave alta, técnica con la que el autor obtiene una imagen simplificada y minimalista, reforzada por su conversión a blanco y negro, y que conduce a un resultado casi pictórico.

Foto: Mario Suárez Porras / SEO Birllife FotoAves 2019

Mirlo acuático europeo

3 / 442

Mirlo acuático europeo

Fotografía galardonada con el tercer premio

Una imagen de un espejo acuático europeo de nuevo demuestra cómo el fotógrafo persigue y alcanza un resultado más interpretativo de la realidad observada. Una exposición relativamente larga convierte el flujo del agua de una cascada en trazos que se dibujan en torno a la figura de un mirlo acuático. La selección en cámara de un balance de blancos frío potencia de forma sutil esa atmósfera irreal mostrada.

Foto: Mario Suárez Porras / SEO Birllife FotoAves 2019

4 / 442

Parotia sefilata

Foto: Tim Lamman

5 / 442

Acryllium vulturinum

Las gallinas de Guinea se mueven en grupos altamente cohesionados. Esta cohesión les permite coordinar sus acciones a medida que avanzan juntos por el paisaje y, por lo tanto, mantener una membresía de grupo estable durante largos períodos de tiempo.

Foto: James Klarevas

6 / 442

Un ave tribal

Los grupos de gallinas de Guinea pueden volverse muy grandes, y cuando varios grupos entran en contacto, la cantidad de aves que se mueven juntas puede llegar a cientos. Sin embargo, cuando estos 'supergrupos' finalmente se separan, lo vuelven a hacer en sus unidades de grupo estable originales, lo que significa que los individuos saben quién es parte de su grupo y quién no.

Foto: James Klarevas

7 / 442

Un baile arriesgado

Las dos aves ascienden a gran altura, entrelazan las garras y luego se dejan caer, haciendo piruetas, hacia el suelo. Antes de tocar tierra se sueltan, aunque no siempre lo consiguen. En 2014 dos ejemplares adultos con las garras enredadas aparecieron entre las ramas de un árbol en Portland, Oregón. Al rato se liberaron y huyeron volando.

Foto: iStock

8 / 442

Una sólida relación de pareja

Las águilas calvas son ave monógamas por naturaleza y se emparejan para siempre, a no ser que la pareja muera demasiado pronto. Año tras año, la mayoría regresa al mismo nido. Otras aves también clasificadas como monógamas pueden tener otras parejas, pero no es el caso del pigargo americano.

Foto: iStock

9 / 442

Ritual de apareamienro de Haliaeetus leucocephalus

Sin embargo, en lo que se refiere al cortejo, esta ave rapaz bien merece el calificativo de salvaje. La maniobra que se intuye en esta fotografía, una especie de pirueta mortal en tirabuzón, es «el más espectacular de los rituales de cortejo», afirma el ecólogo David Buehler,

Foto: iStock

10 / 442

¡Que no me hagas espóilers!

Fotografía ganadora en la categoría: Spectrum Photo Creatures In the Air 

Foto: Vlado Pirsa / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

11 / 442

¡Taxi!

Foto: Andre Erlich / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

12 / 442

¿Y dónde está el enchufe?

Foto: Co Grift / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

13 / 442

Cool Drink

En una mañana muy fría en la isla japonesa de Hokkaido, Diana se encontró con una escena encantadora. Una bandada de mitos y carboneros se reunieron alrededor de un largo carámbano que colgaba de una rama, turnándose para mordisquear la punta. En esta imagen un mito de cola larga de Hokkaido se cierne durante una fracción de segundo sobre dicho tempano. Si salía el sol y se formaba una gota de agua, el carbonero siguiente en la cola sorbía en lugar de pellizcar. La rotación de la actividad era tan rápida que casi parecía coreografiada..

Nikon D500 + 300mm f2.8 lens + 1.7x teleconverter; 1/1600 sec at f8 (+0.3 e/v); ISO 1600; cable release; Gitzo tripod + Mongoose head.

Foto: Diana Rebman - Wildlife Photographer of the Year 2019

14 / 442

If Penguins Could Fly

Un pingüino juanito, el nadador más rápido de todos los pingüinos, “corre” por su vida cuando una foca leopardo emerge del agua. Eduardo lo estaba esperando: había visto al pingüino, descansando sobre un fragmento de hielo. Pero también había a visto la foca leopardo patrullando en la costa de la Península Antártica, cerca de la colonia pingüinos en la isla Cuverville. Cuando la barca de Eduardo se dirigió hacia el pingüino, la foca pasó directamente debajo del bote. Momentos después, surgió del agua, con la boca abierta. El pingüino logró escapar del hielo, pero la foca parecía haber convertido la caza en un juego. Las focas leopardo son depredadores formidables. Las hembras pueden medir 3.5 metros de largo y pesar más de 500 kilogramos; los machos son un poco más pequeños. Sus cuerpos delgados están diseñados para la velocidad, y poseen unas mandíbulas anchas con largos caninos y molares puntiagudos. Cazan casi cualquier cosa, desde peces hasta crías de otras especies de focas. Y también juegan con su presa. En este caso la foca leopardo anduvo persiguiendo al pingüino durante más de 15 minutos antes de atraparlo y comérselo.

Canon EOS 7D Mark II + 100–400mm f4.5–5.6 lens at 110mm; 1/2500 sec at f10; ISO 1000.

Foto: Eduardo Del Álamo / Wildlife Photographer of the Year 2019

15 / 442

Morus bassanus

Foto: WildWonders

16 / 442

Taking Center Stage

Fotografía ganadora del Gran Premio de la Competición

Tromsø, Noruega

La belleza de la espectacular costa norte de Noruega podría perderse en este urogallo macho negro (Tetrao tetrix). Para un ave que habita en el suelo, conocida por sus exuberantes exhibiciones territoriales durante la temporada de reproducción, qué mejor lugar para ver y ser visto que la rama de este árbol, la cual le proporciona una perspectiva de ojo de águila del paisaje. Lo que inicialmente atrajo al fotógrafo Audun Rikardsen a este lugar justo al mar fue, de hecho, un águila real -Aquila chrysaetos- que lo frecuentaba. Rikardsen pasó muchos días de invierno fotografiando el águila. Pero en primavera, su amigo había sido reemplazado por un nuevo visitante: un urogallo negro que se exhibía orgullosamente. No solo el urogallo se acostumbró rápidamente a Rikardsen y su flash, el fotógrafo comenta que “era casi como si el pájaro disfrutara estar en el centro de atención”.

Foto: Audun Rikardsen / BigPicture Competition/ Academia de las Ciencias de California

17 / 442

Flightless Cormorant Portrait

Fotografía galardonada con una Mención de Honor

Foto: Marek Jackowski / Galapagos Conservation Trust 2019

18 / 442

Between Earth and Sky

Fotografía galardonada con una Mención de Honor

Foto: Kevin Purohit / Galapagos Conservation Trust 2019

19 / 442

Circle of life

Fotografía galardonada con el tercer premio de la competición

Foto: Millie Kerr / Galapagos Conservation Trust 2019

20 / 442

Colourful Meal

Fotografía ganadora en la categoría: Animal Behaviour

Foto: Johan Van Wyk / Galapagos Conservation Trust 2019

21 / 442

Blue-Footed Booby Path

Fotografía ganadora en la categoría: Environmental Threats

Foto: Donna Johnson / Galapagos Conservation Trust 2019

22 / 442

City Bird

Fotografía ganadora en la categoría: Urban

Foto: Joseph J.Orsi Galapagos Conservation 2019

23 / 442

Un búho muy feliz

Foto: Kenneth Tinkham / Comedy Wildlife Photo Awards 2019

24 / 442

Espectáculo al amanecer

En algunas ocasiones, cuando la pleamar coincide con el amanecer, muchas garcillas permanecen apostadas toda la noche entre los astilleros, en las zonas más elevadas del litoral intermareal. Cada día miles de garcillas despiertan, revolotean y abandonan el dormidero en grupos, hacia las áreas de alimentación, ante la indiferencia de la incesante actividad industrial de los astilleros.

Foto: Rober González García / WildLight Cantabria

25 / 442

Protección social

Las garcillas bueyeras se reproducen, alimentan e invernan en amplios grupos sociales. La formación de grandes bandos, tanto en dormideros invernales como en colonias reproductoras, les protege de potenciales depredadores y otras amenazas.
 

Foto: Rober González García / WildLight Cantabria

26 / 442

Colonia entre turistas

En contrapartida al invierno, en época reproductora sobrevuelan diariamente una de las playas con más ocupación turística del norte de España, donde mantienen una actividad incesante de entradas y salidas a la colonia de cría.

Foto: Rober González García / WildLight Cantabria

27 / 442

Una enorme colonia de garcillas

La mayor colonia nidificante del norte peninsular se encuentra en Cantabria, en el islote de San Pedruco, frente a los arenales de Noja. Este municipio costero ve cómo su población en época estival se multiplica por 30 gracias a su atractivo turístico, algo que no parece preocupar a las garcillas, ya que es en estas fechas cuando la colonia de cría presenta su máximo apogeo.

Foto: Rober González García / WildLight Cantabria

28 / 442

Ganso del Nilo

Foto: AP

29 / 442

Sin título

Fotografía finalista en la categoría: Natural World & Wildlife 

Bob camina por el pasillo, pasa al baño y regresa a su habitación. Durante la rehabilitación del animal Odette Doest descubrió que Bob había sido criado por humanos y, por lo tanto, no podía volver a introducirse de nuevo en la naturaleza. Así que ahora pasa su tiempo en su casa, donde comparte una habitación con otros amigos rescatados.

Foto: Jasper Doest / Sony World Photography Awards 2019

30 / 442

Sin título

Fotografía finalista en la categoría: Natural World & Wildlife 

Al final de un largo día como veterinaria, Odette prepara la cena, acompañada por Bob y, en su hombro, Willy, un guacamayo castaño con frente de castaño volador que rescató de niña. Odette y su hijo también comparten su hogar con nueve gatos y diez perros.

Foto: Jasper Doest / Sony World Photography Awards 2019

31 / 442

Fósil de un ave extinta

El fósil de Avimaia schweitzerae es un esqueleto parcial semiarticulado que incluye fragmentos pélvicos y las patas casi completas. El espécimen está aplastado y por eso no se distingue claramente el huevo: la región marrón-anaranjada del centro.

Foto: Gao Wei

32 / 442

Muerte de una enantiornita

La enantiornita hembra del Cretácico aparece muerte en el agua con un huevo retenido en el interior de su abdomen, en una ilustración de Michael Rothman.

Ilustración: Michael Rothman

33 / 442

Garceta voraz

Las grandes garcetas parecen animales tranquilos cuando las vemos en los humedales. Pero también son cazadores viciosos, que comen todo lo que pueden atrapar, incluida esta rana toro, que parece estar luchando duramente por sobrevivir.

Respecto la captura de  @fshaluska el fotógrafo National Geographic Cory Richards explica: este momento es tan extraño y confuso que tuve que acercarme para asegurarme de que el pie de otro animal no sobresaliese del agua para terminar  con la angustia de la rana.

Foto: @fshaluska

34 / 442

Aves australianas

La cacatúa Galah vuela en busca de agua los cielos de la parte occidental de Australia, donde los pozos de agua son la fuente vital de biodiversidad.

Respecto la captura de  @obryan.wildlife el fotógrafo National Geographic Wayne Lawrence comenta: De todas las imágenes de la vida silvestre, esta parece menos cliché y se destacó por el uso magistral del color y la composición.

Foto: @obryan.wildlife

35 / 442

Face to Face / Cara a cara

Premio Nacional de España

Foto: Manuel Enrique González Carmona / Sony World Photography Awards 2019

36 / 442

Underwater Gannets / Alcatraces submarinos

Premio Nacional de Reino Unido

Foto: Tracey Lund / Sony World Photography Awards 2019

37 / 442

Underwater Gannets / Alcatraces submarinos

Fotografía ganadora en la categoría: Naturaleza y vida Salvaje (Open Competition)

Foto: Tracey Lund / Sony World Photography Awards 2019

38 / 442

Between Two Worlds / Entre dos mundos

Fotografía ganadora en la categoría: Blanco y Negro

"10 metros más abajo, me encontré flotando entre dos mundos. Abajo, un enorme banco de peces cubría el fondo hasta donde podía ver. Arriba, un solo cormorán patrullaba la superficie, recuperando el aliento y observando un potencial banquete submarino. El cormorán, mejor diseñado para nadar que para volar, se zambulliría a toda velocidad, persiguiendo agresivamente a los peces. La escuela se movería al unísono para escapar del pico afilado del ave. La mayoría de las veces, el ave regresó a la superficie con las manos vacías y la paz se restablecería momentáneamente. Yo entrecerraría los ojos en la superficie soleada, tratando de hacer un seguimiento del depredador y anticipar la próxima incursión bajo el agua. Esta imagen captura la silueta hostil y negra del cormorán mientras se sumerge en busca de su presa, que por un breve momento, permanece inconsciente del peligro que se encuentra arriba".

Foto: Henley Spiers

39 / 442

Calcetines de flamenco

Fotografía finalista en la categoría: Nature

Un flamenco caribeño inspecciona los calcetines improvisados ​​creados para ayudarle a curar sus graves lesiones en los pies, en el Fundashon Dier en Onderwijs Cariben, Curazao. El ave fue traída en avión desde la isla vecina de Bonaire, tras pasar unas semanas en un centro de rehabilitación local. Tales lesiones son comunes entre los flamencos cautivos, ya que tienen pies muy sensibles y están acostumbrados a caminar sobre un suelo blando. Después de unas pocas semanas de cuidado, el ave fue transportada de regreso a Bonaire. Hay alrededor de 3.000 parejas reproductoras de flamencos caribeños en Bonaire, y otras 200 a 300 aves en Curazao.

Foto: Jasper Doest / World Press Photo 2019

40 / 442

Aptenodytes forsteri

Foto: Vincent Munier

41 / 442

Elleanthus sp.; Eugenes fulgens (Colibrí)

42 / 442

Central Park, Nueva York

Foto: AP

43 / 442

No fue un día de playa

Esta parece una foto serena Sin embargo hay que darse cuenta de que el búho de la imagen había huido del fuego más destructivo que el condado de Los Ángeles jamás haya experimentado, para aterrizadar en un lugar seguro en una playa en Malibú. Probablemente, su hábitat ha sido destruido; se puede apreciar como el fuego se desata con violencia al fondo de la imagen. A menudo hablamos de desastres climáticos en términos de pérdidas financieras para los humanos, pero esto nos recuerda que la vida silvestre también puede perderlo todo.

Foto: Wally Skalij / Los Angeles Times/ Getty

44 / 442

Buceo profundo

Alcatraces en aguas escocesas se zambullen para cazar caballa y otros peces. Las aves se lanzan desde desde una altura de 30 metros, alcanzando velocidades de 100 kilómetros por hora.

Foto: Greg Lecoeur / UPY2018

45 / 442

Amazona vittata

Foto: AP

46 / 442

Gallo Lira - Tretrao tetrix

Foto: Wild Wonders

47 / 442

Reserva Natural de Cherniye Zemlye

Foto: WildWonders

48 / 442

Gypaetus barbatus

Foto: WildWonders

49 / 442

Pelecanus crispus

Foto: WildWonders

50 / 442

Pato de los sueños

Jóven Fotógrafo de Fauna Salvaje del Año: 11–14 Years Old

Una mañana temprano, durante sus vacaciones de Semana Santa, Carlos se bajó de un costado del bote y se instaló en una escondite flotante; era el lugar perfecto para observar especies de aves del Ártico. Cuando amanecía, decenas de patos havelda emergieron, y cuando la luz se reflejó en el agua, Carlos capturó este retrato de uno dormitando. El mar de Barents alberga una de las mayores concentraciones de aves marinas del mundo, incluido el pato de cola larga. Este macho aún tiene su plumaje de invierno, una versión menos vibrante de sus colores veraniegos. Se piensa que su apariencia principalmente blanca podría ayudar a reducir la agresión entre los machos, que tienden a vivir juntos en grandes bandadas durante el invierno.

Nikon D7100 + 200–400mm f4 lens at 400mm; 1/320 sec at f4; ISO 1000

Foto: Carlos Perez Naval / Wildlife Photographer of the Year 2018

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?