Anémonas

1 / 17
Fluorescent anemone

1 / 17

Fluorescent anemone

Fotografía ganadora en la categoría: Bajo el agua

 

Los flashes con filtro azul estimulan los pigmentos fluorescentes en los tentáculos claros de una anémona que habita en un tubo en Hood Canal, Washington.

Foto: Jim Obester / National Geographic Nature Photographer of the Year 2017

The insiders

2 / 17

The insiders

Las puntas bulbosas de los tentáculos de la anémona contienen unas células en forma de arpón dotadas de una neurotoxina paralizante. Sin embargo el pez payaso es inmune a la misma, de la cual se salva gracias a la secreción de mocos con la que engaña a la anémona. Ambas especies se benefician de esta relación. El pez se protege de sus depredadores alimentándose a su vez de los parásitos y restos entre los tentáculos de la anémona. Al mismo tiempo este mejora la circulación del agua ventilando con sus aletas el medio de la anémona. Con ello también asusta en ocasiones a los depredadores de la anémona y en otras o incluso atrae a sus presas.

Mientras buceaba en el estrecho de Lembeh en Sulawesi del Norte, Indonesia, Qing notó algo extraño. Cada pez payaso tenía un par adicional de ojos dentro de su boca, concretamente los de un crustáceo parásito. Se trata de un isópodo que penetra en los peces en forma de larva a través de sus branquias y adhiriéndose con sus piernas a la base de la lengua. A medida que el parásito chupa la sangre de su huésped, la lengua se marchita, quedando el isópodo en su lugar, donde puede permanecer durante varios años. Con gran paciencia y un poco de suerte los peces se orientaron impredeciblemente hacia Qing, quien capturó a estos tres curiosos seres momentáneamente alineados, con los ojos abiertos, las bocas abiertas y los parásitos asomándose.

Canon EOS 5D Mark III + 100mm f2.8 lens; 1/200 sec at f25; ISO 320; Sea & Sea housing; two Inon strobes.

Foto: Qing Lin - Wildlife Photographer of the Year

GettyImages-141808041. Pez payaso

3 / 17

Pez payaso

Vive en simbiosis con su anémona, a cuyo veneno es inmune. En todo el Índico y el Pacífico oriental, 29 especies de pez payaso viven en simbiosis con 10 especias de anémona, pero la degradación de algunos arrecifes amenaza su supervivencia.

Foto: Getty images

barreracoral10. Gran barrera de coral, Australia

4 / 17

Gran barrera de coral, Australia

fondodiciembre02. Bahía de Kimbe

5 / 17

Bahía de Kimbe

Wildwonders84. Urticina felina

6 / 17

Urticina felina

lagunasmareales20. Laguna intermareal

7 / 17

Laguna intermareal

"Clownfish Swirl"

8 / 17

"Clownfish Swirl"

"Hacia el final de aquella la inmersión observe de repente una hermosa anémona con peces payaso. Después de algunos minutos fotografiando la escena me centré en el pez. Saqué varias fotos a través de un tubo de aluminio consiguiendo un efecto de espejo redondo".

Foto: Luc Rooman / Underwater Photographer of the Year 2017

AWL AU01 DWA3022 M. Pez payaso

9 / 17

Pez payaso

Vive en simbiosis con las anémonas puesto que ha conseguido adaptarse a sus toxinas. De ellas obtiene protección frente a otros posibles depredadores y les aporta el acceso a nutrientes.

pezpayaso9. Amphiprion frenatus & Entacmaea quadricolor

10 / 17

Amphiprion frenatus & Entacmaea quadricolor

La anémona burbuja es la que hospeda más especies de peces payaso (14); en ésta, un pez payaso tomate flota entre tentáculos coloreados por las algas, un signo de buena salud.

Amphiprion frenatus (pez payaso tomate); Entacmaea quadricolor (anémona burbuja); Okinawa, Japón

Foto: David Doubilet

pezpayaso7. Amphiprion perideraion &  Heteractis magnifica

11 / 17

Amphiprion perideraion & Heteractis magnifica

Una hembra de pez payaso rosa afirma su posición dominante frente a un macho maduro (en primer término), que ahuyenta a un joven rival. Una anémona puede albergar muchos peces, pero sólo una pareja reproductora a la vez.

Amphiprion perideraion (pez payaso rosa); Heteractis magnifica (anémona magnífica); Papúa y Nueva Guinea.

Foto: David Doubilet

pezpayaso7. Amphiprion nigripes & Heteractis magnifica

12 / 17

Amphiprion nigripes & Heteractis magnifica

Unos ejemplares juveniles de peces payaso de las Maldivas mantienen la posición contra la corriente. Los dos más grandes se convertirán en la pareja reproductora.

Amphiprion nigripes (pez payaso de las Maldivas); Heteractis magnifica (anémona magnífica); Maldivas.

Foto: David Doubilet

pezpayaso6. Amphiprion polymnus & Stichodactyla haddoni

13 / 17

Amphiprion polymnus & Stichodactyla haddoni

Cuando se siente atacado, el pez payaso negro se mete a veces en la boca de su anémona huésped buscando protección. Dado que esta especie de anémona vive en la arena, el pez tiene que buscar algo duro para desovar, como un fragmento de concha.

Amphiprion polymnus (pez payaso negro); Stichodactyla haddoni (anémona de Haddon); Papúa y Nueva Guinea.

Foto: David Doubilet

pezpayaso4. Premnas biaculeatus & Entacmaea quadricolor

14 / 17

Premnas biaculeatus & Entacmaea quadricolor

Blanqueada por la elevada temperatura del agua, esta anémona burbuja carece de la mayor parte de las algas que le darían color y energía a través de la fotosíntesis. Pese a estar sometida a una situación de estrés medioambiental, lo más probable es que sobreviva y siga proporcionando refugio a su pez payaso.  


Premnas biaculeatus (pez payaso marrón); Entacmaea quadricolor (anémona burbuja); Papúa y Nueva Guinea.

Foto: David Doubilet

pezpayaso3. Amphiprion percula &  Heteractis magnifica

15 / 17

Amphiprion percula & Heteractis magnifica

Al anochecer, una anémona magnífica se contrae, adoptando el aspecto de una maceta de barro. Pero deja suficientes tentáculos al descubierto como para que puedan esconderse en ellos sus peces payaso naranjas, de hasta siete centímetros. El cuerpo de esta anémona puede ser naranja, rosa, azul, verde, rojo o blanco.

Amphiprion percula (pez payaso naranja); Heteractis magnifica (anémona magnífica); Gran Barrera de arrecifes, Australia.

Foto: David Doubilet

pezpayaso2. Amphiprion chrysopterus & Stichodactyla mertensii

16 / 17

Amphiprion chrysopterus & Stichodactyla mertensii

Preparados para pasar la noche entre los tentáculos urticantes de su anémona, dos peces payaso de aletas anaranjadas (el macho a la izquierda y la hembra a la derecha) encuentran refugio frente a los depredadores, como los meros.

Amphiprion chrysopterus (pez payaso de aletas anaranjadas); Stichodactyla mertensii (anémona de Mertens); Papúa y Nueva Guinea.

Foto: David Doubilet

pezpayaso1. Amphiprion akallopisos & Heteractis magnifica

17 / 17

Amphiprion akallopisos & Heteractis magnifica

Amphiprion akallopisos (pez payaso mofeta); Heteractis magnifica (anémona magnífica); fotografiados en Seychelles.

Foto: David Doubilet

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?