Zermatt, la esencia de los Alpes con un toque suizo

Los Alpes suizos más espectaculares

Zermatt

Zermatt

© ST / SWISSIMAGE

13 de noviembre de 2012

Ruta alpina hasta la medieval Lucerna

Más información

Ruta alpina hasta la medieval Lucerna

La silueta piramidal del Matterhorn (Monte Cervino en la vertiente italiana) se alza protectora sobre el recogido núcleo de Zermatt. Ubicado en el cantón del Valais, en el sur del país y fronterizo con Italia, Zermatt es uno de los destinos de montaña más famosos de los Alpes suizos, gracias a la abundancia de nieve en invierno y a los numerosos senderos que recorren sus prados de altura y sus cimas en verano. A finales de noviembre, el ambiente de esquí domina sus calles peatonales. Esquiadores de toda Europa llegan hasta aquí atraídos por los largos descensos entre bosques, por las magníficas vistas, por los glaciares de sus cumbres, y por la calidez de sus restaurantes y hoteles.

La visita al pueblo empieza en la estación de tren –el único acceso además de un autobús de línea– y continúa por calles transitadas por automóviles eléctricos, calesas y trineos tirados por caballos. Casas de madera, con balcones de barandillas talladas y tiendas de recuerdos o agradables cafés en la planta baja, flanquean el paseo hasta la iglesia. A poca distancia del templo, el Museo Matterhorn muestra la historia y las tradiciones del pueblo, que aparece documentado por primera vez a finales del siglo XIII. En agosto de 1878 lo visitó el escritor Mark Twain (1835-1910) y escribió lo siguiente: "El esplendor del sol en la nieve alpina era inimaginable. En ningún sitio hay semejante exposición de tamaño y belleza como la que se puede contemplar desde la cima del Gornergrat". El ascenso hasta este monte de 3.089 metros en el ferrocarril de cremallera -el primero eléctrico en Suiza y el segundo en el mundo- regala las mejores vistas del Matterhorn, del glaciar Gorner y del macizo del Monte Rosa. Tiene salidas cada 20-30 minutos desde el centro de la población y efectúa cinco paradas a lo largo del trayecto, desde las que se puede bajar esquiando al pueblo.

Gornergrat es uno de los tres dominios esquiables de Zermatt. Los otros dos son Sunnegga-Rothorn y Matterhorn-Schwarzsee. En este último se localiza el Matterhorn Glacier Paradise, el mirador panorámico más alto de Europa, a 3.883 metros, accesible a través del teleférico que sube a mayor altitud del continente. Aquí destaca la visita al Palacio Glaciar, situado a 15 metros bajo la superficie y decorado con esculturas de hielo, un restaurante y una tienda. Desde Zermatt también se puede acceder a la estación de Cervinia, ya en territorio italiano.

Comer y dormir

Kitchen Around es la propuesta gastronómica de esta temporada. Grupos de un máximo de cuatro personas visitan las cocinas de cuatro restaurantes gourmet de Zermatt para probar las exquisiteces culinarias locales en una mesa improvisada en las cocinas de los restaurantes. También se puede acabar la jornada en la idílica aldea de Findeln, degustando una fondue en uno de sus restaurantes.

Zermatt cuenta, sobre todo, con hoteles de alta categoría, pero también se puede optar por un apartamento o un hostal. El Kulmhotel Gonergrat, por ejemplo, a 3.100 metros de altitud, es el hotel más alto de los Alpes; el Iglu-Dorf, otra propuesta original, consiste en pasar la noche en un iglú con todas las comodidades.

Cómo llegar

Varios aeropuertos españoles ofertan vuelos directos a los aeropuertos suizos de Zúrich, Ginebra, Berna y Basilea, desde donde se pueden tomar trenes directos hasta Zermatt (entre tres y cuatro horas de duración). La compañía Air Zermatt ofrece vuelos turísticos en helicóptero.

El tren-hotel Pau Casals permite viajar de noche en un compartimento con cama desde Barcelona hasta Berna (los martes, jueves y domingos a las 19:25). Al llegar a la estación de Berna a primeras horas de la mañana, hay que apearse y tomar un tren de la SBB-CFF-FFS, la compañía ferroviaria nacional, hasta Zermatt, a poco más de dos horas de distancia.