Pirineo de Lleida

Tres días en la Val d'Aran

Esquí, rutas en coche y turismo gastronómico y cultural. Una Semana Santa en este precioso valle pirenaico

1 / 6

1 / 6

Val d'Aran

Val d'Aran

Turisme de la Val d'Aran

2 / 6

val d'aran. Val d'Aran

Val d'Aran

Turisme de la Val d'Aran

3 / 6

Val d'Aran

Val d'Aran

Pueblo de Gessa.

 

Francesc Tur / Turisme de la Val d'Aran

4 / 6

Val d'Aran

Val d'Aran

Turisme de la Val d'Aran

5 / 6

Val d'Aran

Val d'Aran

Turisme de la Val d'Aran

6 / 6

Val d'Aran

Val d'Aran

Pueblo de Arties.

Francesc Tur/Turisme de la Val d'Aran

27 de marzo de 2013

Las nevadas que este invierno han cubierto el Pirineo catalán convierten a la Val d’Aran en un destino ideal durante las fiestas de Semana Santa. Ahí va una propuesta para visitar esta comarca pirenaica practicar actividades de nieve y empaparse de una cultura con personalidad y tradición.

Jornada 1

Vielha, puerta de entrada y núcleo central del valle, es el mejor lugar donde informarse sobre las actividades deportivas, las fiestas y los itinerarios en coche más bonitos.

Las ganas de nieve nos llevarán el primer día a la estación de esquí de Baqueira Beret, en el extremo oriental del valle. Una alternativa muy atractiva al esquí de pistas es tomar el camino que lleva desde el Pla de Beret hasta el santuario de Montgarri con raquetas de nieve, esquís de fondo, moto de nieve o un trineo tirados por huskies o caballos. Los baños naturales de agua sulfurosa de Arties o el balneario de los Banhs de Tredòs, ambos accesibles desde el pueblo de Salardú, son una excelente forma de recuperarse del esfuerzo físico del día.

Otra opción es dedicar la tarde a conocer el patrimonio arquitectónico de este sector del Val d’Aran, que cuenta con multitud de ejemplos románicos, como las iglesias de Arties y Salardú. A poca distancia, la localidad de Unha alberga el Musèu dera Nhèu, un espacio que muestra la influencia del blanco elemento en la economía, las tradiciones y la historia aranesas. Para degustar quesos artesanales, nada mejor que remontar un poco más el valle del río Unhola hasta Bagergue (1490 m.), el pueblo más alto del valle, y dejarse seducir por los aromas de la quesería artesanal.

Jornada 2

Tras una mañana dedicada al esquí, la tarde podría dedicarse a Vielha, con una visita al Musèu dera Val d’Aran o Era fabrica dera Lan para descubrir el pasado del valle, y un paseo por sus comercios de ropa deportiva y de productos artesanales. En la plaza de la iglesia, la tienda Eth Galin Reiau ofrece miel, patés, mermeladas y licores de elaboración artesanal.

Otra manera de pasar la mañana sería cruzar el bosque de Baricauba en coche y alcanzar la cascada de los Uelhs deth Juèu (ojos del judío), donde reaparecen las aguas del Aneto que se cuelan bajo tierra en el forau d’Aigualluts. La carretera sigue subiendo hasta la Artiga de Lin, un prado situado bajo algunos de los picos más bonitos del Valle y lugar de partida de varios itinerarios de esquí de montaña y con raquetas para expertos. También es posible llegar desde el pueblo de Es Bòrdes, a 3 km de Vielha.

Si el almuerzo no ha sido contundente, la cena debería serlo. La gastronomía aranesa cuenta con varios platos especialmente ideados para resistir los días más fríos: la sopa barrejada (popularmente òlha aranesa), el civet de jabalí, postres delicados como las crespèths, y licores dulces como el cassis o el aigua de nòdes.

Jornada 3

El Baish Aran es el sector situado al norte de Vielha, siguiendo las aguas del río Garona y de la carretera nacional camino de la frontera francesa, a 19 km de Vielha. Para este día se podría dejar la ruta en coche hasta el Saut deth Pish, una cascada de 35 metros a la que se llega por una carretera sinuosa que desde el pueblo de Pònt d'Arròs remonta el valle de Varradòs. En verano, es posible cruzar con un vehículo todoterreno hasta el valle del Unhòla y Salardú por la pista de tierra que sigue más arriba. El balneario termal del pueblo de Les y las cabañas de pastores o bordas de los pequeños núcleos de Bausen y Canejan nos introducirán en la vida tradicional del valle.

Y para cerrar este recorrido de Semana Santa, la procesión teatralizada de Bossòst (a 3 km de Les) el Viernes Santo, con sesión matinal y nocturna, y el Domingo de Resurrección al mediodía. Se trata de una tradición heredada de padres a hijos desde 1879.

 

Datos prácticos

Cómo llegar: Desde Lleida (161 km) coger N-230 dirección Vielha con coche. Hay servicios de autobús directos desde el valle hasta Lleida y Barcelona. Desde Madrid se puede llegar a Lleida con el AVE.

Torisme Val d’Aran, oficinas de turismo en Vielha, Salardú y Arties.

Oficina de Turismo de Les

Oficina de turismo de Bossòst