España

Tomar aguas termales

Con más de 120 balnearios, que ofrecen tradición e innovación, la oferta termal en España es una de las más reconocidas de Europa.

1 / 8

1 / 8

termas pallares. Termas Pallarés

Termas Pallarés

Este antiguo centro termal de Aragón dispone de uno de los lagos de aguas termales más grandes de Europa. Sus aguas gozan de una temperatura constante de 34ºC.

termaspallares.com

2 / 8

Villa de Olmedo

Villa de Olmedo

Fue construido sobre un antiguo convento mudéjar del siglo XII. Destacan las instalaciones balnearias ubicadas en los llamados Claustro Termal y Patio Mudéjar, en la imagen.

castillatermal.com

3 / 8

Termas Montbrió. Termes Montbrió

Termes Montbrió

A pocos kilómetros de la Costa Daurada, Tarragona, se halla este moderno balneario ubicado en una antigua casa colonial del siglo XVIII, rodeado por un magnífico jardín.

termesmontbrio.com

4 / 8

Arnedillo

Arnedillo

Las propiedades de los barros del fértil valle de Cidacos y de sus manantiales de aguas medicinales que manan a 52,5 ºC ya eran conocidas por los romanos.

balnearioarnedillo.com

5 / 8

Archena

Archena

Sus instalaciones se nutren de las aguas del manantial situado junto al cauce del río Segura, en el valle de Ricote. Archena fue un balneario muy frecuentado a finales del siglo XIX.

balneariodearchena.com

6 / 8

La Hermida

La Hermida

Su ubicación excepcional en el desfiladero de la Hermida, en la entrada de los Picos de Europa, es la carta de presentación de este balneario cuyas aguas ya eran conocidas a mediados del siglo XVII.

balneariolahermida.com

7 / 8

La Toja

La Toja

En una tranquila isla rodeada por las frías aguas del océano Atlántico, se halla este balneario de porte aristocrático y evocador que abrió sus puertas hace más de 100 años.

balneariolatoja.es

8 / 8

Alhama de Granada

Alhama de Granada

Este balneario ofrece sus aguas curativas desde tiempos de los romanos. Destaca la alberca donde se recoge el agua termal que data del siglo XII, época almohade.

balnearios.org

Con más de 120 balnearios, que ofrecen tradición e innovación, la oferta termal en España es una de las más reconocidas de Europa.

España posee una gran riqueza en aguas mineromedicinales, existen registrados más de 2.000 manantiales diseminados por toda la Península. El uso de las aguas y los baños terapéuticos en este territorio se remonta a los tiempos de griegos, romanos y árabes. En la actualidad, la gran mayoría de los balnearios españoles se han renovado y ofrecen unas instalaciones con las más avanzadas tecnologías. España cuenta en la actualidad con más de 120 estaciones termales, situadas en zonas geográficas dispares, desde la alta montaña hasta el litoral. Nosotros hemos seleccionado diez, cuéntanos tu experiencia y ayúdanos a completar la lista.

1. Termas Pallarés. Aragón. Este histórico balneario que data de 1863 está considerado como uno de los más peculiares de España gracias a su gran lago termal, cuyas aguas gozan de una temperatura constante de 34ºC, lo que permite bañarse en él todo el año. En sus renovadas instalaciones ofrece baños termales, duchas de chorro, inhalaciones, vaporizaciones, un circuito termal y duchas circulares. Sus aguas son bicarbonatadas, sulfatadas y cálcicomagnésicas. Se halla en la localidad de Alhama de Aragón, a 115 kilómetros de Zaragoza.

2. Villa de Olmedo. Castilla y León. Fue construido sobre un antiguo convento mudéjar del siglo XII. Destacan las instalaciones balnearias ubicadas en los llamados Claustro Termal y Patio Mudéjar. El primero alberga dos piscinas de aguas termales, una de ellas exterior y la otra situada en el antiguo claustro del convento. En ambas dependencias se hallan jacuzzis, camas y asientos de masajes con burbujas, chorros relajantes, cortinas y cañones de agua e hidromasajes. El Villa de Olmedo está en la provincia de Valladolid, a 144 km de Madrid.

3. Termes Montbrió. Cataluña. Está ubicado en una finca histórica que data de 1643. Inaugurado en1996 alberga un espectacular jardín botánico en el que incluso se pueden ver secuoyas. Entre sus servicios destacan la piscina termal activa, el hidromasaje, la ducha escocesa y circular o la estufa de vapor y el circuito Aquatónic con sesenta efectos distintos de agua. Está en Montbrió del Camp, a pocos minutos de la Costa Daurada y de ciudades como Tarragona y Reus.

4. Arnedillo. La Rioja. Situado en el valle del río Cidacos, es otro de los balnearios históricos, con la curiosidad de que desde el año 1170 es un sitio real por concesión del rey Alfonso VII. La historia del balneario se remonta a la época de los romanos, tal como lo demuestran algunos vestigios encontrados. Destaca por la riqueza de sus barros, muy indicados para las dolencias musculares, y por la composición de sus aguas que brotan a 52,5ºC. Se halla a 61 kilómetros de Logroño.

5. Archena. Murcia. Quizás sea una de las instalaciones termales más antiguas de la Península pues se han hallado restos íberos en el lugar. Sus instalaciones se nutren de las aguas del manantial situado junto al cauce del río Segura, en el valle de Ricote. Sus aguas están especialmente indicadas para problemas respiratorios. Archena fue un balneario muy frecuentado a finales del siglo XIX. Está situado a 25 kilómetros de la ciudad de Murcia.

6. Cestona. País Vasco. Rodeado de montañas y de exuberante vegetación, el balneario se ubica en un bello edificio renacentista con un magnífico jardín poblado de árboles centenarios. Sus aguas proceden de dos manantiales distintos, el de San Ignacio y el de Nuestra Señora de la Natividad, ambos con aguas de distintas composiciones, muy indicadas para tratamientos diuréticos. Fueron declaradas de utilidad pública en el año 1792. El balneario abrió sus puertas en 1804. Está a 35 kilómetros de San Sebastián y a 75 de Bilbao.

7. Solán de Cabras. Castilla-La Mancha. Al fondo de la hoz del río Cuervo, en el municipio de Beteta, Cuenca, se halla el edificio histórico que alberga el balneario y que fue mandado construir por el Rey Carlos III en el siglo XVIII. Existen testimonios escritos que recuerdan la curación de la artritis de Julio Graco, en el año 182 a.C. Fue uno de los balnearios más populares en el siglo XIX y las propiedades de sus aguas atrajeron hasta la serranía de Cuenca a ilustres visitantes. Hoy, totalmente renovado, conserva su encanto decimonónico.

8. La Hermida. Cantabria. Con una ubicación impresionante en mitad del desfiladero de La Hermida, a la entrada del Parque Nacional de Picos de Europa, es uno de los grandes balnearios históricos. A mediados del siglo XVII ya se utilizaban con fines terapéuticos las aguas de los tres manantiales de La Hermida y en 1840 era una referencia en el mundo del termalismo. Abandonado tras la Guerra Civil, fue totalmente reconstruido entre 2003 y 2006. 

9. La Toja. Galicia. En una tranquila isla rodeada por las frías aguas del océano Atlántico, se halla este balneario de porte aristocrático y evocador. Abrió sus puertas hace más de 100 años y fue renovado en 2005. Gracias a su cercanía al mar tiene una completa oferta de tratamientos de talasoterapia. Esta situado frente a la localidad de O Grove, a 30 kilómetros de Pontevedra.

10. Alhama de Granada. Andalucía. Enclavado en un paisaje fantástico, a 3 kilómetros de Alhama de Granada y 45 de la ciudad de Granada, el balneario ofrece sus aguas curativas desde la época de los romanos. Destaca la alberca donde se recoge el agua termal que data del siglo XII, época almohade. 

Más información:

Balnearios de España