Gran Bretaña

San Andrés, el gran día de Escocia

Al son de la música de gaitas y ataviados con los kilts tradicionales, los escoceses celebran por todo lo alto una de sus fiestas más importantes.

1 / 3

1 / 3

HEMIS 0307684. Indumentaria tradicional

Indumentaria tradicional

Para festejar día de San Andrés, los escoceses se atavían con el kilt, la chaqueta de tweet y todos los complementos tradicionales.

Gtres

2 / 3

HEMIS 0625816. Catedral de St. Andrews

Catedral de St. Andrews

Los restos del apóstol san Andrés llegaron a las costas escocesas en el siglo IV procedentes de Grecia. Hoy se visitan las ruinas de la catedral que se erigió en aquel lugar.

Gtres

3 / 3

HEMIS 0625821. Edimburgo

Edimburgo

La capital escocesa, como el resto del país, celebra con encuentros de música y danzas tradicionales -cèilidh- el día nacional de Escocia. 

Gtres

Al son de la música de gaitas y ataviados con los kilts tradicionales, los escoceses celebran por todo lo alto una de sus fiestas más importantes.

El próximo 30 de noviembre se celebra en todo el mundo el día de St Andrew, el día nacional de Escocia. La música de gaitas llena los más remotos rincones del país; los escoceses lucen sus vestimentas tradicionales ataviados con el kilt, su chaqueta de tweed y el tartán; es habitual ver sus caras pintadas con la cruz en diagonal y cómo la mujeres decoran su indumentaria con este mismo símbolo.

De Grecia a Escocia

No se sabe mucho sobre la vida de san Andrés, ni cómo llegó a ser el patrón de Escocia. Quien fuera uno de los apóstoles de Jesucristo, fue sentenciado por los romanos a morir crucificado en Grecia. San Andrés rechazó la cruz latina y pidió ser ejecutado en una cruz en forma de X para evitar cualquier comparación con la muerte de Jesús. La leyenda asegura que sus restos fueron llevados desde Patras hasta Kinrymont in Fife en el siglo IV, por lo que la iglesia de esta ciudad pronto se convirtió en catedral y en un importante centro de peregrinación. La catedral de St Andrews se halla a unos 80 kilómetros al noreste de Edimburgo. En un emplazamiento maravilloso frente al mar, se visitan sus ruinas, muy significativas para el pueblo escocés.

Día nacional

La festividad de San Andrés se celebra en toda Escocia como un día de exaltación patriótica. La bandera nacional luce una gran X, en honor al santo y patrón, símbolo del reino de Escocia desde el año 1180. Este día, muchos de los monumentos históricos del país permiten la entrada libre y las dos principales ciudades de Escocia lo celebran por todo lo alto: Glasgow con un festival de música tradicional repleto de actos y Edimburgo con diversas actividades que se concentran en la plaza de su famoso castillo y en el centro de la ciudad. Éste se ve invadido de danzas y música tradicionales, conocidas como ceilidh.

El resto del país también vive intensamente la fiesta y en todas las regiones se organizan bailes, conciertos y desfiles. Como manda la tradición, el St Andrew's Day se debe celebrar con un menú festivo y tradicional en el que no falta el haggis (asaduras de oveja o cordero cocinadas con cebolla, hierbas y especias) con neeps and tatties (puré de colinabo y patatas), todo ello acompañado de la bebida más genuinamente escocesa, el whisky.

El St Andrews Day es un preludio de las esperadas fiestas navideñas que en la capital de Escocia tienen su zénit el día de fin de año con el Hogmanay. Otras ciudades del mundo, entre las que destacan Chicago, Nueva York, Boston y Toronto, también festejan a San Andrés con desfiles y conciertos de música tradicional.