Holanda

Ruta entre tulipanes

Descubre los bellos y coloristas campos de flores y el parque de Keukenhof en esta ruta en bicicleta entre Leiden y Haarlem.

1 / 6

1 / 6

HEMIS 0312661. Bollenstreek, la región de los bulbos

Bollenstreek, la región de los bulbos

Desde mediados de marzo los campos de flores ofrecen un maravilloso espectáculo de color. El cultivo de tulipanes en Holanda es una importante actividad económica del país y un símbolo de identidad. 

Gtres

2 / 6

31625 fullimage koornbrug 560x350 560x350. Leiden

Leiden

Es la ciudad más importante de la zona, típicamente holandesa, con sus puentes sobre canales, sus casas de madera y sus ventanas abiertas que muestran sus cálidos y acogedores interiores

Turismo de Holanda

3 / 6

HEMIS 0260932. Parque de Keukenhof

Parque de Keukenhof

Cada año, la segunda semana de marzo, este bello jardín abre sus puertas para mostrar más de siete millones de flores bulbosas. Permanecerá abierto hasta mediados de mayo. 

Gtres

4 / 6

HEMIS 0312644. Antiguo bosque de caza

Antiguo bosque de caza

En el siglo XV Keukenhof también se utilizaba para recolectar hierbas para la cocina del castillo de Teylingen, propiedad de Jacqueline de Baviera; de ahí el nombre de Keukenhof, o jardín de la cocina. 

Gtres

5 / 6

HEMIS 0060868. Haarlem

Haarlem

Ciudad natal de Franz Hals, es una de las etapas de esta ruta en bicicleta para conocer los campos de flores holandeses. Se trata de una bella ciudad medieval que, entre otras maravillas, alberga uno de los museos más importantes de pintura holandesa.

Gtres

6 / 6

1634 fullimage tulpen rood lisse keukenhof.jpg 560x350. Tulipanes

Tulipanes

Cultivados originariamente en el Imperio Otomano, los tulipanes se importaron a Holanda en el siglo XVI, donde alcanzaron tal importancia que se utilzaban como moneda de cambio.

Gtres

Descubre los bellos y coloristas campos de flores y el parque de Keukenhof en esta ruta en bicicleta entre Leiden y Haarlem.

Lisse en una de las zonas donde más flores se cultivan de Holanda. A las puertas de la primavera toda la región va viendo cómo aparecen millones de tulipanes, narcisos, jacintos y todo tipo de bulbosas. Hileras larguísimas, composiciones perfectas, cada una de un color, convierten esta àrea situada a 30 kilómetros al suroeste de Ámsterdam en uno de los paisajes más delicados y bellos del mundo. Leiden es la ciudad más importante de la zona, típicamente holandesa, con sus puentes sobre canales, sus casas de madera y sus ventanas abiertas que muestran sus cálidos y acogedores interiores. Es además la ciudad de Rembrandt, aquí nació el genial pintor en 1606; posee un centro histórico con magníficas casas señoriales y cada sábado celebra un colorista mercado al aire libre con deliciosas propuestas gastronómicas.

Camino de Keukenhof

Una de las excusiones más recomendables que se puede hacer desde Leiden en esta época del año es al parque de Keukenhof, a una hora de viaje en bicicleta a través de los preciosos campos de flores del Bollenstreek, la región de los bulbos, un estupendo paseo rodeados de colores y aspirando un fragante perfume.

Keukenhof abre sus puertas el próximo día 20 de marzo. Una explosión de color con más de 7 millones de flores que hace que este parque histórico se convierta cada año en la gran atracción de la primavera holandesa, que recibirá más de 800.000 visitantes antes de que cierre a finales de mayo. Con una superficie de 32 hectáreas totalmente cubiertas de tulipanes, jacintos y narcisos, dispone de quince kilómetros de senderos, varios grandes estanques, más de 2.700 árboles, exposiciones de esculturas al aire libre, además de diversos lugares donde comer o tomar algo.

En el siglo XV,  Keukenhof era  un terreno de caza que se utilizaba para recolectar  hierbas para la cocina del castillo de Teylingen, propiedad de Jacqueline de Baviera; de ahí el nombre de Keukenhof, o jardín de la cocina. Éste se halla en una àrea de bosques y dunas vírgenes que fue ajardinada por los arquitectos paisajísticos J.D. y L.P. Zocher, creadores también del Vondelpark en Ámsterdam, Su diseño, al estilo de los jardines paisajísticos ingleses, sigue siendo la esencia de Keukenhof.

Haarlem, ciudad medieval

Tras deleitarse con este magnífica exposición de flores, la ruta en bicicleta sigue hasta Haarlem, a 15 kilómetros, una distancia que se hace corta gracias a que se recorre por un agradable paseo flanqueado de campos de bulbosas e hileras de árboles. Haarlem es una de la maravillas de Holanda. Justo en la entrada hay que franquear el puente con torres almenadas del siglo XV, luego visitar la catedral gótica de St. Bavo y la Grotte Mark rodeada de casas con hastiales; pero, sobre todo, Haarlem es la ciudad de otro genial pintor holandés, Franz Hals. En el museo que lleva su nombre, situado en su casa natal, se puede contemplar una de las mejores colecciones de pintura holandesa de los siglos XV, XVI y XVII.