Razones para visitar el Vaticano en Año Santo 2016

La Puerta Santa del Vaticano se abre para recibir a los peregrinos

1 / 6

1 / 6

vaticano año santo. Basílica de San Pedro del Vaticano

Basílica de San Pedro del Vaticano

Es uno de los lugares más sagrados del catolicismo y principal centro de peregrinaje durante el Año Santo. Fue construida sobre varias iglesias y en ella participaron artistas como Bramante, Miguel Ángel o Bernini. La Capilla Sixtina es la zona más famosa y visitada de la basílica. 

2 / 6

vaticano año santo puerta santa. Puerta Santa de la basílica de San Pedro

Puerta Santa de la basílica de San Pedro

La Puerta Santa sólo se abre para el Año Santo, el resto del tiempo permanece cerrada. Esta imagen es del pasado 8 de diciembre, cuando el papa Francisco la abrió dando comienzo al Año de la Misericordia. 

3 / 6

Vaticano año santo San Paolo fuori le mura. Basílica de San Pablo Extramuros

Basílica de San Pablo Extramuros

Es una de las cinco iglesias más antiguas de Roma. Aquí es donde fue enterrado San Pedro, por lo que es la segunda basílica mayor del Vaticano y está dentro de la ruta de peregrinación de las siete iglesias que hay que visitar para conseguir la indulgencia en Año Santo. 

Berthold Werner

4 / 6

Archbasilica of St. John Lateran. Basílica de San Juan de Letrán

Basílica de San Juan de Letrán

Esta basílica está dedicada a San Juan y es donde se encuentra actualmente la sede episcopal del obispo de Roma, el papa. Desde 1980 es Patrimonio de la Humanidad. 

 

 

Livioandronico2013

5 / 6

Vaticano año santo Santa maria mayor. Basílica Santa Maria la Mayor

Basílica Santa Maria la Mayor

Es una de las iglesias mayores, de las siete en las que se puede alcanzar la indulgencia en el Año Santo. En ella están enterrados algunos papas como Clemente VIII, Paulo V y san Pío V. Es la más grande de Roma dedicada a la Virgen María. 

Lalupa

6 / 6

vaticano año santo mapping. Mapping en San Pedro del Vaticano

Mapping en San Pedro del Vaticano

Con la apertura de la Puerta Santa, el Vaticano organizó un espectáculos de luces en la fachada de la basílica de San Pedro. Algunas de las imágenes estaban relacionadas con la fauna y naturaleza del planeta, como la que se aprecia en la fotografía. 

10 de diciembre de 2015

Ya lo había anunciado el papa Francisco en marzo de este año: habemus Año Jubilar Extraordinario. De ahí a que durante estos días, Roma comenzara a llenarse de peregrinos, más incluso de los habituales. Visitar la Ciudad Eterna en el próximo 2016 puede parecer una locura. Sin embargo, la ventaja es que se puede acceder a la basílica de San Pedro por su Puerta Santa (que normalmente está blindada) y a las tres basílicas vaticanas que sólo se abren durante un Jubileo. Pero, ¿por qué? ¿Qué significa todo esto?

El Año Santo es un año de perdón y de reconciliación. Normalmente, éste se celebra cada 25 años con el fin de que todas las generaciones puedan vivir al menos uno. El último lo convocó Juan Pablo II en el año 2000, pero el papa tiene potestad para nombrar un Año Santo Extraordinario cuando él lo considere oportuno y, en este caso, acabamos de comenzar el de la Misericordia. Todos los creyentes, tanto si son católicos como ortodoxos, podrán obtener hasta noviembre de 2016 la remisión de sus pecados.

Para ello, deben de cruzar la Puerta Santa, abierta en la basílica de San Pedro desde el pasado 8 de diciembre coincidiendo con la Inmaculada Concepción. Como curiosidad, es la primera vez que se abre con dos pontífices, que no se trata del día de Navidad y que su apertura ha ido acompañada de un mapping en su fachada, el espectáculo de luces que está tan de moda. El Vaticano se está modernizando. Aunque no es la primera puerta que se abre en este Año Santo. El papa Francisco empezó por la catedral de Notre Dame en Bangui, África, el pasado noviembre.

A la pequeña ciudad-estado del Vaticano le sobran los motivos para acabar visitándola. Si la Capilla Sixtina y la plaza de San Pedro siempre han sido sus principales reclamos, en este Año Santo se le suman tres alicientes más: la apertura de las basílicas vaticanas de San Juan de Letrán, donde se encuentra la sede episcopal; San Pablo Extramuros, donde fue enterrado San Pedro; y Santa María la Mayor, la más grande dedicada a la Virgen.