Holanda

Qué hacer en Ámsterdam: diez buenas ideas

Lo que nadie debe perderse en una escapada a la capital holandesa.

1 / 10

1 / 10

HEMIS 0583701. Ciudad de canales

Ciudad de canales

Con 165 canales construidos a lo largo de los siglos, Ámsterdam es una ciudad de reflejos y de agua.

Gtres

2 / 10

HEMIS 0164352. Acogedores cafés

Acogedores cafés

La capital holandesa tiene una amplia oferta de locales pequeños y agradables para compartir un café.

Gtres

3 / 10

HEMIS 0225058. Museo Van Gogh

Museo Van Gogh

El museo atesora la mayor colección de pinturas y dibujos de Van Gogh y este 2015 se suma a la conmemoración del 125 aniversario de su muerte.

Gtres

4 / 10

HEMIS 0365573. Narcisos y tulipanes

Narcisos y tulipanes

En el céntrico canal Singel se halla el mercado flotante de flores, establecido aquí desde el año 1862.

Gtres

5 / 10

HEMIS 0365566. El barrio de los museos

El barrio de los museos

Junto al Rijksmuseum se extiende el parque de Volendam, una inmensa zona verde, pulmón de la ciudad. 

Gtres

6 / 10

455 fullimage amsterdam heineken experience 2.jpg 560x350. Heineken Experience

Heineken Experience

La antigua fábrica de cerveza de Heineken está equipada con los últimos recursos multimedia para dar a conocer la elaboración de su producto. 

Heineken Experience

7 / 10

HEMIS 0064067. Arquhttps://www.e-nemo.nl/en/itectura de vanguardia

Arquhttps://www.e-nemo.nl/en/itectura de vanguardia

El New Metropolis Museum (Nemo), dedicado a la ciencia y la tecnología, es una de las aportaciones arquitectónicas a la ciudad. El edificio es obra del arquitecto italiano Renzo Piano. 

Gtres

8 / 10

Rembrandt Tardio. Exposición «Rembrandt tardío»

Exposición «Rembrandt tardío»

El Rijskmuseum alberga hasta el próximo 17 de mayo una espléndida muestra del trabajo de Rembrandt en la última etapa de su vida.

Rijksmuseum ©Erik Smits

9 / 10

HEMIS 1819489. Bicicletas y bicicletas

Bicicletas y bicicletas

La capital holandesa es la ciudad con un mayor tráfico de bicicletas de Europa, el medio de transporte que define el día a día de la ciudad.

Gtres

10 / 10

Crucero por los canales

Crucero por los canales

Hay un montón de posibilidades, desde las motoras que hacen recorridos completos por la red de canales, pequeñas embarcaciones que ejercen de taxis acuáticos o alquilar una embarcación para deleitarse de la vista de la ciudad desde el agua.

Gtres

6 de marzo de 2015

Ámsterdam es un destino adecuado para cualquier época del año. Siempre acogedora y atractiva, ofrece de todo en su justa medida. Unos pocos museos cuya visita no desborda, un centro asequible y muchos lugares para sentirse bien. ¡Qué gran escapada!

Visitar el Rijksmuseum. Hasta el próximo 17 de mayo se puede contemplar en el gran museo holandés la mayor muestra del trabajo de Rembrandt en la última etapa de su vida. «Rembrandt tardío», con más de cien obras, es una aliciente más para visitar el Rijksmuseum dedicado al arte y la historia de Holanda. Recientemente remodelado, es una visita imprescindible. 

Unirte al 125 aniversario de Van Gogh. Este año en el que se conmemora el 125 aniversario de la muerte de Van Gogh, el museo dedicado al artista hace un esfuerzo especial para difundir su obra y su persona. Conferencias, actos oficiales y exposiciones copan la agenda del museo en 2015. Una de ellas, «Munch: Van Gogh», tendrá lugar en septiembre y pondrá en común la obra del noruego Edvard Munch (1863-1944) con la del genial pintor holandés. 

Hacer un crucero por los canales. Con 165 canales construidos a lo largo de siglos, Ámsterdam es una ciudad de reflejos y de agua. Para conocerla bien desde todos los puntos de vista, hay que embarcarse y contemplar como se desarrolla la vida en ellos. Hay un montón de posibilidades, desde las motoras que hacen recorridos completos por la red de canales que fue considerada Patrimonio de la Humanidad en 2010, pequeñas embarcaciones que ejercen de taxis acuáticos o alquilar una embarcación para deleitarse de la vista de la ciudad desde el agua.

Pedalear. La capital holandesa es la ciudad con mayor tráfico de bicicletas de Europa. Aunque a priori puede parecer un poco complicado moverse por esta ciudad sobre dos ruedas, el sistema de tranvías, canales, coches y autobuses rueda de forma excelente. Así que merece la pena emular a los habitantes de Ámsterdam y montarse en la bici para recorrer la ciudad.

Disfrutar de los tulipanes y los narcisos. Con la inminente llegada de la primavera, el mercado de flores flotante que desde 1862 se halla en el canal Singel está radiante. Aquí se pueden comprar bulbos de tulipanes y narcisos y todo tipo de flor. También merece la pena hacer una escapada a Lisse, a media hora de Ámsterdam, con sus inmensos campos de colores, y visitar el jardín de Keukenhof en el que cada año se plantan más de siete millones de bulbos

Visitar el Hermitage de Ámsterdam. El Hermitage de Ámsterdam es el mayor museo satélite del Hermitage de San Petersburgo. Se encuentra en un edificio precioso, el Amstelhof, a orillas del río Amstel. La exposición principal es itinerante y cambia cada seis meses. Cuenta también con dos exposiciones permanentes. Una narra la historia de la dilatada relación entre Rusia y los Países Bajos, mientras que la otra se centra en la historia del edificio Amstelhof, que durante 324 años fue una residencia de ancianos.

Disfrutar de los barrios del centro de Ámsterdam. El gran arco que traza la ciudad alrededor de la Central Station depara muchas sorpresas. No perderse el paseo por las Nueve Calles, con tiendas vintage y de diseño y encantadoras cafeterías. O por el Joordan, el antiguo barrio obrero, hoy convertido en un agradable rincón, con mercados y restaurantes de comida orgánica. Tampoco el clásico Barrio Rojo, ni el el Nieuwmarkt, el más antiguo de la ciudad que alberga el barrio chino de Ámsterdam. Quienes gusten de las antigüedades y de las piezas de arte deben visitar Spiegelkwartier (barrio de los espejos).   

Perderse por el Plantage. El Este de la ciudad es un lugar sorprendentemente verde y espacioso. Además de albergar el barrio judío y su famoso mercadillo Waterlooplein, y la antigua casa de Rembrandt, también tiene una gran oferta para ir de compras, comer y beber.

Dar un paseo pausado por el Noordt y el Waterfront. La zona más actual de la ciudad está en el norte. Está cuajada de edificios de arquitectura vanguardista y se respira arte por todos lados, lo que contrasta con algunos núcleos rurales muy vivos que comparten este mismo espacio. Para acceder a este rincón de la ciudad, hay que tomar un ferri (son gratuitos) detrás de la Central Station y surcar el río Ij hasta la zona Noordt.

Tomar una Heineken. La antigua fábrica de cerveza de Heineken está equipada con los últimos recursos multimedia para poder ver, oír, oler, probar y disfrutar de Heineken. Se trata de la Heineken Experience, una forma distinta de conocer el mundo de esta popular bebida.

Más información:

Turismo de Ámsterdam

Turismo de Holanda