Viajes y escapadas

Ocho destinos trogloditas

Desde las cuevas de Capadocia a las de Guadix, un fascinante recorrido por el mundo subterráneo.

1 / 8

1 / 8

Matmata

Matmata

En Túnez, fueron construidas por los beréberes. Las cavidades están formadas por un patio excavado a unos 6 metros de profundidad y habitaciones en túneles abiertos a los lados.

Gtres

2 / 8

País Dogón

País Dogón

A lo largo de la falla de Bandiagara, en Mali, se asienta este pueblo de creencias mágicas. 

Gtres

3 / 8

Guadix

Guadix

La zona granadina de Guadix consta de varios asentamientos trogloditas. En la imagen, el de Purullena.

Gtres

4 / 8

Capdocia. Capadocia

Capadocia

Una de las zonas más ricas en asentamientos trogloditas es la región de Antolia, en Turquía. En la imagen, la ciudad de Uchisar.

Gtres

5 / 8

Lalibela

Lalibela

Ciudad Santa de Etiopía, consta de once iglesias excavadas en el interior de la roca que fueron construidas en el siglo XIII.

Gtres

6 / 8

Matera

Matera

Los sassi tienen su origen en el siglo VII, cuando unos monjes llegaron huyendo de Asia Menor y se escondieron construyendo habitáculos y capillas en esta región del sur de Italia.

Gtres

7 / 8

Turquant

Turquant

En pleno valle del Loira, las cuevas de Turquant han sido reconvertidas en un poblado para artistas con lo que se asegura su preservación.

redenzvousenfrance.fr

8 / 8

Mustang

Mustang

En el norte del Nepal, sorprende el increíble número de cuevas excavadas en la roca, algunas solitarias, otras en grupo, con miles de años de antigüedad.

Gtres

Desde las cuevas de Capadocia a las de Guadix, un fascinante recorrido por el mundo subterráneo.

Excavadas en la roca, estas ciudades protegieron y ocultaron a lo largo de la Historia a distintos pueblos en su éxodo. Hoy se conservan como testimonios del pasado y también como ejemplos de lo que el hombre es capaz de hacer cuando se alía con la naturaleza.

Lalibela. Etiopia. Importante centro de peregrinación, esta ciudad monástica, Patrimonio de la Humanidad, consta de once iglesias excavadas en el interior de la roca que fueron construidas en el siglo XIII durante el reinado de Gebra Maskal Lalibela. La más emblemática es la de Beta Girorgios (La casa de San Jorge) con planta de cruz griega y quince metros de altura.

Mustang. Nepal. Mustang, antiguo reino del norte de Nepal, en el corazón del Himalaya, alberga un número extraordinario de cuevas excavadas por el hombre. Algunas están aisladas, una cavidad solitaria en la pared de roca erosionada. Otras aparecen en grupo formando hasta ocho o nueve hileras superpuestas. Algunas se excavaron directamente en el risco; otras se abrieron desde arriba. La mayoría tienen miles de años de antigüedad. El número total de cuevas en Mustang ronda las 10.000.

País Dogón. Mali. En la abrupta falla de Bandiagara, de más de 150 kilómetros de longitud y 300 metros de altura, se asienta este pueblo de creencias mágicas. Sus viviendas situadas en las oquedades de las paredes puntiagudas y rojizas del acantilado están comunicadas por vertiginosos senderos que unen pueblos y descubren un maravilloso entorno natural con vistas al inmenso Sahel.

Matera. Italia. Situada en la región de Basilicata en el sur de Italia, esta ciudad parece haberse anclado en el tiempo. Sus casas excavadas en la piedra hablan de los primeros asentamientos trogloditas en Italia, de los inicios del cristianismo, de monjes ocultos bajo la roca. Las sassi, tienen su origen en el siglo VII, cuando unos monjes llegaron huyendo de Asia Menor y se escondieron construyendo habitáculos y capillas que, más tarde y una vez abandonadas, fueron utilizadas por los habitantes del lugar como viviendas. En Matera se rodó la película de Mel Gibson, La Pasión de Cristo.

Capadocia. Turquía. Si existe una región en el mundo que pueda jactarse de tener ciudades, iglesias, viviendas trogloditas, ésta es Capadocia. Neveshir es la capital y puerta de entrada a esta zona de Anatolia rica en fantasías pétreas como el Bosque de las Hadas. Algunas de las paradas ineludibles son el Museo al Aire Libre de Goreme que reúne los ejemplos más notables de iglesias rupestres; así como Üçhisar con su castillo y el cercano volcán Erciyes; las ciudades bizantinas de Ürgup y Derinkuyu, ésta última la mayor de las 37 ciudades subterráneas de la región. Antes de abandonar Capadocia conviene detenerse en Zelve para visitar las cuevas donde se alojaron los primeros ascetas cristianos.

Turquant. Francia. En el corazón del valle del Loira, en medio de suntuosos castillos, se halla el encantador pueblo de Turquant y sus casas trogloditas. Hoy éstas acogen talleres de artesanos que trabajan y exponen sus obras en un marco bellíssimo de paredes de piedra. La visita a las cuevas se convierte en una parada ineludible en las distintas rutas que se pueden realizar por la región. Desde la que discurre por los famosos castillos –Turquant se halla a diez kilómetros de Saumur- o la del vino. Con la adecuación de las cuevas como «pueblo de oficios del arte», se ha conseguido la preservación y puesta en valor de este patrimonio excepcional. 

Matmata. Túnez. Otro destino de cine, éste para llevarnos hasta uno de los escenarios de la Guerra de las Galaxias de George Lucas. Construidas por los bereberes de la zona hace más de mil años para protegerse del calor y del frío y esconderse de cualquier posible invasión, estas cavidades están formadas por un patio excavado a unos 6 metros de profundidad y habitaciones en túneles abiertos a los lados.

Guadix. España. Unas dos mil viviendas subterráneas, la mayoría de ellas habitadas por unas 4.500 personas, forman esta peculiar ciudad de cuevas que ofrecen las comodidades de cualquier vivienda moderna y muchos beneficios naturales. Los habitáculos tienen una temperatura constante entre 18º C y 20ºC y cuando se entra, uno tiene una agradable sensación de bienestar. Tras la toma de Granada por los Reyes Católicos (1492), miles de moriscos fueron expulsados, muchos de ellos recalaron en este paraje de Guadix y se instalaron en sus cavidades.