Ocho destinos para contemplar las estrellas

Unos cielos nítidos y unos paisajes espectaculares garantizan esta experiencia única que aúna ciencia y diversión.

1 / 7

1 / 7

La Palma

La Palma

Con una tradición astronómica reconocida – con el observatorio del Roque de los Muchachos como su gran emblema – ha apostado fuerte por la preservación de sus cielos nítidos y por atraer a un turismo sensible a sus valores naturales. El observatorio inaugurado en 1985 alberga telescopios pertenecientes a muchos países distintos y el Gran Telescopio Canarias, considerado el más grande del mundo. La Palma es uno de los enclaves privilegiados del planeta para la observación astronómica gracias a que se encuentra cerca del Ecuador y lejos de tormentas tropicales. En verano el cielo permanece despejado el 90% de las noches, lo que junto a la escasa urbanización de la isla, garantiza un cielo nocturno libre de contaminación atmosférica y lumínica. 

Foto: astrolapalma.com

2 / 7

Granadilla de Abona

Granadilla de Abona

La nitidez de los cielos de este municipio tinerfeño ya atrajo a astrónomos a principios del siglo XX.

granadilladeabona.org

3 / 7

Gredos Norte

Gredos Norte

El cielo en la sierra de Gredos tiene una condiciones magnificas para la observación astronómica y la astrofotografía. La imagen fue realizada desde Gredos Norte.

turismogredosnorte.com

4 / 7

Sierra Sur

Sierra Sur

Las montañas y barrancos de Sierra Sur y el aire limpio y transparente permiten la perfecta observación del firmamento.

adsur.es

5 / 7

El Teide

El Teide

“El Teide, un volcán bajo las estrellas” fue el lema utilizado para conseguir la certificación como Reserva Starlight.

Gtres

6 / 7

La Rioja

La Rioja

La Reserva de la Biosfera de los Valles de Leza, Jubera y Cidacos fue la primera de España en ser considerada destino Starlight.

lariojaturismo.com

7 / 7

Granadilla de Abona

Granadilla de Abona

Granadilla fue el primer municipio en recibir la certificación Starlight, por ser considerado uno de los mejores enclaves del mundo para la observación de los cielos nocturnos.

granadilladeabona.org

2 de julio de 2015

España ofrece unos cielos tan claros y limpios que permiten la excelente observación de las estrellas y atesora ocho lugares que han sido designados como destinos Starlight por su pureza y por fomentar el turismo astronómico. La fundación que otorga esta certificación está avalada por la Unesco y su objetivo principal es la preservación y restauración del espacio visual que permita acceder a la luz de las estrellas. Asimismo, esta designación supone un gran impulso turístico ya que, además de la trascendencia científica que supone, a su alrededor se articula un entramado de actividades de divulgación y lúdicas y alojamientos que programan actividades especializadas en astronomía y en el disfrute de la contemplación del cielo: paseos a la luz de la luna, noches de vivac, charlas nocturnas, cenas bajo las estrellas… y un montón de apetecibles propuestas.

1- En 2012, la Rioja fue la primera área española en recibir la certificación como Destino Turístico Starlight por la calidad del cielo nocturno y la adecuada explotación de sus recursos astronómicos para promover actividades ligadas al turismo de naturaleza. Los nítidos cielos de la Reserva de la Biosfera de los Valles de Leza, Jubera, Cidacos y Alhama permiten la perfecta observación de las estrellas, en una tierra rica en yacimientos prehistóricos donde no se debe dejar de visitar el dolmen del Collado del Mayo en Trevijano, las dolinas de Zenzano, las icnitas repartidas por todo el territorio, y especialmente en el valle del Cidacos, así como el Castillo de los Luna de Cornago y el yacimiento de Contrebia Leucade en Aguilar del Río Alhama.

2- La isla de La Palma tiene una tradición astronómica reconocida –con el observatorio del Roque de los Muchachos como su gran emblema–, y ha apostado fuerte por la preservación de sus cielos nítidos y por atraer a un turismo sensible a sus valores naturales. El observatorio inaugurado en 1985 alberga telescopios pertenecientes a muchos países distintos y el Gran Telescopio Canarias, considerado el más grande del mundo. La Palma es uno de los enclaves privilegiados del planeta para la observación astronómica gracias a que se encuentra cerca del Ecuador y lejos de tormentas tropicales. En verano el cielo permanece despejado el 90% de las noches, lo que junto a la escasa urbanización de la isla, garantiza un cielo nocturno libre de contaminación atmosférica y lumínica

3- Los límpidos cielos de este municipio tinerfeño de Granadilla de Abona ya atrajeron a principios del siglo XX a famosos astrónomos como Jean Mascart quien en 1910 instaló su telescopio en la montaña Guajara para observar el paso del cometa Halley. Granadilla fue el primer municipio del mundo en recibir la certificación Starlight, por ser considerado uno de los mejores enclaves para la observación de los cielos nocturnos.

4- La Serra del Montsec, situada en el prepirineo de Lleida a caballo de las comarcas de la Noguera y del Pallars Jussà, tiene uno de los cielos nocturnos más nítidos del mundo. El lugar, que posee excelentes cualidades para la contemplación de los cielos estrellados, ha puesto en marcha una amplia oferta de actividades turísticas basadas en la astrofísica. El área comprende un total de 24 municipios y tiene como núcleo principal el Observatorio Astronómico del Montsec.

5- El Parque Nacional de la Sierra de Gredos, ubicado al sur de la provincia de Ávila, presenta un espectacular conjunto tallado por la erosión glacial en la que destacan el Circo y la Laguna Grande de Gredos, presididos por el esbelto pico Almanzor, que con 2.592 metros es la máxima altura de todo el Sistema Central. Otro de sus grandes valores es su cielo prácticamente libre de contaminación lumínica, que lo ha hecho merecedor de la designación como Reserva Starlight. Se organizan visitas nocturnas por estos paisajes para contemplar las estrellas.

6- «El Teide, un volcán bajo las estrellas» fue el lema utilizado para conseguir la certificación como Destino Starlight, y convertirse así en el primer sitio Patrimonio de la Humanidad designado como tal. El reconocimiento de las excelentes cualidades para la contemplación de los cielos estrellados dio un gran impulso a la consolidación del turismo astronómico en la zona que abarca el Parque Nacional del Teide, el ámbito del Observatorio de Izaña y sus instalaciones científicas, así como la zona del Portillo. Durante el año pasado hubo hasta 200.000 visitas nocturnas.

7- Los cielos andaluces de Sierra Morena también tienen una excelente calidad y permiten la observación nítida de las estrellas. Con la designación como destino astronómico, esta área se convirtió en la mayor Reserva Starlight del planeta con una superficie superior a las 400.000 hectáreas.

8- Las montañas y barrancos de Sierra Sur (Jaén) y el aire limpio y transparente permiten que la observación del firmamento sea una experiencia gratificante y conmovedora. Esta comarca incluye desde zonas con relieves muy abruptos conformados por angostos barrancos, encajonados valles y escarpadas paredes de roca, hasta las sosegadas campiñas de olivar, un paisaje en el que es posible encontrar desniveles de más de 1870 metros de altura.