Escapadas

Nueva York ya tiene su árbol de Navidad

Todo está a punto para que el próximo día 2 de diciembre se enciendan las 45.000 luces del gran árbol del Rockefeller Center que marca el inicio de la Navidad en la Gran Manzana.

1 / 5

1 / 5

Rockefeller Center . La Navidad en el Rockefeller Center

La Navidad en el Rockefeller Center

Desde 1931 en la plaza del Rockefeller Center de Nueva York, en el corazón de Manhattan, cada año se instala un gran árbol de Navidad de más de veinte metros de altura y se monta una gran pista de patinaje sobre hielo. 

Foto: GTRES

2 / 5

Rockefeller Center. Una apretada agenda

Una apretada agenda

La Navidad en Manhattan no sería lo mismo sin las decoraciones y las actividades que se ofrecen en el Rockefeller Center, una de las visitas imprescindibles si vas a Nueva York en estas fechas.

Foto: GTRES

3 / 5

Rockefeller Center . Prometeo y la mayor pista de patinaje

Prometeo y la mayor pista de patinaje

La dorada estatua de Prometeo preside la plaza soterrada donde cada año se alza el gigantesco árbol de Navidad y la famosa pista de patinaje sobre hielo.

Foto: GTRES

4 / 5

Top of The Rock

Top of The Rock

No te pierdas las vistas desde la planta 70 de este gran rascacielos, son simplemente impresionantes con el Central Park y el Empire Building como referencias. El observatorio se abrió al público por primera vez en 1933. 

Foto: GTRES

5 / 5

Rockefeller Center . Un paraíso de compras y ocio

Un paraíso de compras y ocio

Más de cuarenta restaurantes, multitud de tiendas, estudios de televisión y el mítico Radio City Hall, todo ello en el interior del Rockefeller Center, joya de la arquitectura y decoración art decó. 

Foto: GTRES

26 de noviembre de 2015

En Nueva York la Navidad comienza oficialmente tras el Día de Acción de Gracias y del encendido del árbol del Rockefeller Center. Como cada 2 de diciembre en una ceremonia a la que asisten multitudes se prenden las luces del árbol de Navidad más famoso del mundo. Para esta ocasión se van a iluminar nada menos que 45.000 luces led unidas por 8 kilómetros de cable eléctrico, y en la cúspide del árbol se va a colocar una estrella de tres metros de altura con 25.000 cristales de Swarovski incrustados. A pesar de lo superlativo de estas cifras, lo más destacable es cómo se elige el árbol y su impresionante ubicación, la plaza del complejo comercial y de entretenimiento más grande de Estados Unidos. El árbol debe tener al menos 19,8 metros de altura y 10,6 metros de anchura y debe estar en los últimos años de su ciclo de vida. El de este año cubre sobradamente estos requisitos, pues mide de 23,7 metros y pesa de 9.000 kilos. 
La tradición de plantar un árbol de Navidad en este lugar en se remonta al año 1931, cuando el Rockefeller Center justo estaba en sus albores. A lo largo de décadas aquel gesto se ha convertido en un momento crucial en el calendario festivo de la ciudad que pone en el punto de mira uno de los complejos arquitectónicos más deslumbrantes del mundo. La magnificencia del árbol va acorde con el impresionante grupo de diecinueve rascacielos que lo componen, entre los que destaca el gran mirador de la ciudad, el Top of the Rock. Maravillosa su decoración art decó y los murales de Josep Lluís Sert y Diego Rivera en los vestíbulos. Ocupa tres manzanas entre la Quinta y la Sexta Avenida, en el Midtown de Manhattan y, sin duda, sea o no sea Navidad, es una visita imperdible en Nueva York.