Motivos para visitar Frankfurt y quedarte

Cuenta con algunos de los edificios más altos de Europa

1 / 9

1 / 9

frankfurt Romerberg. Plaza de Römerberg

Plaza de Römerberg

Es el centro de la ciudad vieja y una de las imágenes más conocidas de Frankfurt. Durante la Segunda Guerra Mundial quedó totalmente devastada, así que la mayoría de los edificios que la rodean han sido reconstruidos. Aquí se encuentra el ayuntamiento, la oficina de turismo y la famosa iglesia de San Nicolás.

2 / 9

Frankfurt bolsa. Bolsa de Frankfurt

Bolsa de Frankfurt

Es la tercera bolsa más importante del mundo. Justo a la entrada de la Bolsa de Frankfurt se encuentran el popular oso, que hace referencia a los movimientos bursátiles que van a la baja; y el toro, que simboliza los movimientos alcistas.  

3 / 9

Frankfurt catedral San Bartolomé. Catedral San Bartolomé

Catedral San Bartolomé

Este edificio gótico fue, en los años 50, la construcción más alta de Frankfurt. Se levantó durante los siglos XIV y XV, aunque posteriormente sufrió varios incendios y algunos desperfectos durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy la catedral está totalmente reformada y desde su torre las vistas de la ciudad son impresionantes.  

rupp.de

4 / 9

frankfurt goethe museum. Casa de Goethe

Casa de Goethe

Es la casa donde nació y vivió parte de su vida Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832). En sus interiores se puede ver una recreación de cómo era la vivienda en aquella época, con algunos retratos de la familia. En otro edificio adyacente se pueden visitar las obras de estilo barroco y del Romanticismo que coleccionó el artista alemán.

5 / 9

Frankfurt mercadillos. Mercadillos

Mercadillos

Frankfurt cuenta con unos 20 mercadillos localizados por los diferentes puntos de la ciudad y de distintos tipos: gastronomía, antigüedades, ropa y complementos, etc. El que más fama tiene es el de Navidad, considerado como uno de los mejores de Europa.

6 / 9

Franfurt eurotower. Eurotower

Eurotower

Esta enorme torre es la sede del Banco Central Europeo, y donde se encuentra el popular símbolo del euro. Este rascacielos mide 148 metros y es uno de los lugares más famosos de Frankfurt y del viejo continente.

7 / 9

Frankfurt opera. Teatro ópera de Frankfurt

Teatro ópera de Frankfurt

Es uno de los edificios más bonitos de la ciudad. Se encuentra en Operplatz y su edificio, al igual que el resto del casco antiguo, fue reconstruido tras la Segunda Guerra Mundial.

Chabo

8 / 9

Vistas desde el río Main

Vistas desde el río Main

El nombre original de Frankfurt am Main lo adquiere del río Main que cruza la ciudad. De hecho para muchos alemanes la ciudad se conoce cariñosamente como Mainhattan. Al atardecer, las vistas del skyline son impresionantes.  

9 / 9

Main Tower

Main Tower

Es uno de los rascacielos más populares del distrito financiero de Frankfurt. Tiene 200 metros de altura. En el piso 55 y 56 cuenta con una cafetería a la que se puede subir y desde donde hay unas increíbles vistas de toda la ciudad.  

Cuenta con algunos de los edificios más altos de Europa

Llamada por sus locales cariñosamente como Mainhattan, por el río que la recorre, Frankfurt es la gran sorpresa de Alemania. Esta ciudad europea, conocida principalmente por su aeropuerto o la banca, es capaz de engatusar al viajero mostrando sus dos caras: una parte moderna, llena de altos rascacielos, y un rico casco histórico. Su barrio financiero, donde se encuentra el Banco Central Europeo (Eurotower), le ha otorgado esa fama más seria que le ha hecho ganarse el nombre de Bankfurt. A pocos metros está la bolsa, con el típico toro y el oso y, a su alrededor, grandes avenidas llenas de tiendas de marca y centros comerciales. Los altos edificios que rodean esta parte son algunos de los más altos de Europa. Desde ellos se obtienen algunas de las mejores vistas de la ciudad, aunque al anochecer no hay que perderse la estampa que nos regalan cualquiera de los puentes que cruzan el río Main. 

En el centro lo que encontramos es su cara más clásica. Un casco antiguo que gira entorno a la plaza de Römerberg, donde se encuentra la oficina de turismo. Esta parte es la que más sufrió durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que la mayoría de los edificios de la zona tuvieron que ser reconstruidos. Lo más sobresaliente es la catedral de San Bartolomé, que hasta los años 50 fue el edificio más alto de la ciudad y, desde entonces, sigue siendo uno de los símbolos de Frankfurt. Igual que su ópera, cuyo edificio no pasa desapercibido para el viajero. 

Frankfurt también cuenta con una fuerte identidad cultural. En ella se encuentra la Biblioteca Nacional más importante de Alemania, por lo que no resulta sorprendente que, cada año, organicen la mejor feria del libro. Entre sus personajes ilustres, aquí nació y vivió Goethe: poeta, novelista y dramaturgo alemán. Su casa actualmente está abierta como museo, mientras que la universidad de la ciudad lleva su nombre. En la galería os dejamos algunos de los motivos por los que viajar a Frankfurt, o bajarte a visitarla si se cuenta con una escala larga. El aeropuerto solo está a 15 minutos en tren.