Montenegro en 8 visitas imprescindibles

El pequeño país de los Balcanes está de moda con sus playas bañadas por el Adriático, su abrupto relieve y un apasionante patrimonio histórico.

1 / 10

1 / 10

Bahía de Kotor

Bahía de Kotor

A 82 kilómetros de la capital se halla una de las bahía más bellas del mundo, Boka Kotorska, a la que se llega atravesando altas cumbres y rodeando el montañoso Parque Nacional de Lovćen. Al contemplar este fiordo, el más extenso del Mediterráneo con treinta kilómetros de longitud, impresionan los grandes acantilados y montañas que lo rodean en cuya base descansa la bellísima población de Kotor. 

Gtres

2 / 10

Kotor

Kotor

Un laberinto de callejuelas empedradas rodeado de gruesas murallas medievales que guardan joyas, como la plaza de Armas y su torre del Reloj, la catedral de San Triphon, del siglo XII, o la iglesia de San Lucas, un templo ortodoxo del XIII.

Gtres

3 / 10

Perast

Perast

Otra de las destacadas poblaciones medievales situadas en la bahía de Kotor.

Gtres

4 / 10

Sveti Stefan

Sveti Stefan

Se la conoce como la isla mágica y ya estuvo en boca de algunos privilegiados como Kirk Douglas, Marilyn Monroe y Sofía Loren quienes la descubrieron como su particular paraíso. Hoy guarda intactos sus encantos, con sus dos apetecibles y exclusivos hoteles, ubicados en edificios históricos, y sus playas de arena rosada casi privadas. Además la isla es una importante reserva ornitológica en la que viven especies raras como el pelícano dálmata y el ibis negro

Gtres

5 / 10

Monasterio de Ostrog

Monasterio de Ostrog

Sólo veinticinco kilómetros separan Kotor de este increíble santuario construido sobre una pared de roca maciza. Situado en el valle de Bjelopavlic, se cree que fue erigido en el siglo XVII por San Basilio y consta de dos iglesias, la superior, considerada la más bonita, y la inferior.

Gtres

6 / 10

Podgorica

Podgorica

La capital de Montenegro, en la que vive un tercio de la población del país,  está totalmente rodeada de montañas. Pequeña y dispersa, el paseo por sus calles depara grandes sorpresas como la catedral ortodoxa de la Resurrección de Cristo, con un interior profusamente decorado. Rodeada y atravesada por varios ríos, Podgorica está situada a pocos kilómetros de importantes centros de esquí y de la costa adriática.

discover-montenegro.com

7 / 10

Žabljak

Žabljak

Enclavada en el Parque Nacional de Durmitor, es la base perfecta de operaciones para recorrerlo.

Gtres

8 / 10

Lago Crno

Lago Crno

Justo al otro lado del país, a unos cien kilómetros de Podgorica, se extiende este parque nacional, Patrimonio de la Humanidad desde 1980, que atesora el pico más alto de Montenegro, el Durmitor con 2.522 metros de altitud, y formaciones rocosas como el cañón del río Tara con paredes que alcanzan los 1300 metros de altura, el más profundo del mundo tras Cañón del Colorado americano. La población de Žabljak es la base perfecta para recorrer el parque con dieciocho lagos glaciares, entre los que destaca el de Crno.

Foto: Srdjiv

9 / 10

Ulcinj

Ulcinj

Casi en la frontera con Albania, esta ciudad de mar con una importante población musulmana tiene un bonito centro histórico con varias mezquitas y una amplia playa. 

Gtres

10 / 10

Parque Nacional de Lovće. Parque Nacional de Lovćen

Parque Nacional de Lovćen

Desde Boka Kotorska se toma una carretera que se contornea por las laderas de estas cumbres y tras treinta y dos empinadas y cerradas curvas alcanza la cima del monte Lovćen. Esta montaña, culminada por dos picos, Stirnovik de 1749 metros, y Jezerski, de 1657 metros, tiene una gran carga simbólica para los montenegrinos ya que en lo alto se halla el mausoleo de Petar Petrović Njegoš, el poeta y filósofo más importante de Montenegro. De vuelta, no perderse la parada en el lago Skadar.

17 de julio de 2015

Se afirma que es como una Croacia en miniatura y que en sus apenas 14.000 kilómetros cuadrados atesora mucho de todo. Desde la bahía de Kotor, una de las más bellas de la costa mediterránea, hasta el monasterio de Ostrog prodigiosamente enclavado en la roca, Montenegro causa sorpresa y admiración a partes iguales. Su ubicación no es desdeñable, en el corazón de la compleja y tumultuosa península balcánica, junto al Adriático y rodeado de países pertenecientes a la antigua Yugoslavia, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Croacia, además de Kosovo y Albania. Montenegro, país independiente desde 2006, guarda celoso muchos secretos. Su elocuente denominación que hace referencia a las oscuras montañas de los Alpes Dináricos que lo forman es sin duda uno de sus atractivos y hay muchos más. Te mostramos ocho lugares para descubrir este país casi minúsculo y encantador.