Escapadas

Mercadillos muy "vintage"

Londres, París, Madrid, Berlín, Barcelona, Ámsterdam, Lisboa y Bruselas, en una escapada a cualquiera de ellas hay que reservar una mañana para visitar sus mercados siempre coloristas y animados.

1 / 8

1 / 8

Feira da Ladra. Feira da Ladra, Lisboa

Feira da Ladra, Lisboa

Un mercado de pulgas a la más antigua usanza es el de Feira da Ladra (el mercado de la ladrona) que ocupa el Parque de Santa Clara, en el barrio de Alfama de Lisboa. Abre los martes y los sábados y la mejor forma de llegar es en el histórico y traqueteante tranvía 28.

2 / 8

Els Encants. Els Encants, Barcelona

Els Encants, Barcelona

Desde que el histórico Mercat dels Encants se mudó a su nueva sede en la recién remozada plaza de Les Glòries, se ha convertido en una de las visitas ineludibles de Barcelona. Cubierto por una enorme pérgola dorada visible desde lo lejos, el mercado consta de tres plantas en las que se puede encontrar de todo, desde antigüedades, ropa, tecnología, objetos de decoración y un puñado de bares y restaurantes para amenizar la visita. Abre los lunes, miércoles, viernes y sábados.

3 / 8

Portobello. Portobello, Londres

Portobello, Londres

La capital británica hace gala de tener los mercados callejeros más diversos e históricos de Europa. Destino esencial de compras, Londres tiene en las calles de Brick Lane, en Portobello (data de 1740 y está situado en Notting Hill) y Camden tres de sus buques insignia en materia de ropa vintage y objetos de segunda mano.

4 / 8

Les Marolles. Les Marolles, Bruselas

Les Marolles, Bruselas

Todos los días de la semana, excepto el lunes, se monta el Antiguo Mercado en la Place du Jeu de Balle, en Les Marolles, conocido también por ser el barrio de los anticuarios de Bruselas. Es una grata experiencia deambular entre los puestos de antigüedades y objetos de segunda, tercera o cuarta mano y sentarse en una terraza alrededor de la plaza saboreando una cerveza.

5 / 8

El Rastro. El Rastro, Madrid

El Rastro, Madrid

El histórico mercado de Madrid, El Rastro, ubicado entre Lavapiés y La Latina, es uno de los más antiguos de Europa y sigue tan vivo y activo como en sus inicios. Abre los domingos y días festivos y en él se puede comprar todo lo imaginable, lo que hace que la visita se convierta en una auténtica aventura.

6 / 8

Mauerpark. Mauerpark, Berlín

Mauerpark, Berlín

La capital más joven y alternativa de Europa sorprende con su gran mercadillo al aire libre de los domingos. Situado en el enorme parque que ocupa uno de los tramos del antiguo Muro de Berlín, en el Mauerpark (en Prenzlauer Berg) se puede encontrar de todo, desde objetos de la antigua Alemania del Este y ropa vintage, a obras de arte de artistas noveles, fotografías y artesanía.

7 / 8

Waterlooplein, Ámsterdam

Waterlooplein, Ámsterdam

Entre los más de veinte mercados que se pueden encontrar en las calles de la capital holandesa, destaca el de Waterlooplein que abre todos los días de lunes a sábado y donde se puede comprar ropa militar, artesanía, música, piezas de anticuario, curiosidades y en general objetos de los años 70. Pero, sobre todo, merece la pena ir por su ambiente divertido.

Foto: Waterlooplein

8 / 8

Marché aux Puces de Saint Ouen, París

Marché aux Puces de Saint Ouen, París

El Marché aux Puces de Saint Ouen es uno de los mercados más populares del mundo y también uno de los más grandes, con seis hectáreas que se reparten en catorce pequeños mercados. Hay que consultar en la página web los distintos horarios y días de apertura de esta institución en materia de antigüedades y muebles y objetos de almoneda

Foto: Marc Bertrand/ Paris Tourist Office

14 de septiembre de 2015

Ahora que el término «vintage» parece haber hecho fortuna en todos los idiomas, los mercadillos en los que venden ropa usada, objetos antiguos y muebles de almoneda están más de moda que nunca. En las grandes ciudades europeas se organizan muchos y a menudo, pero hay unos cuantos que además cuentan con décadas e incluso siglos de existencia y que están viviendo un nuevo despertar. Te proponemos ocho mercadillos históricos de Europa que no te puedes perder.