Los escenarios donde se grabó Star Wars

La séptima entrega nos lleva a Islandia, Irlanda y a los Emiratos Árabes

1 / 8

1 / 8

starwars tailandia. Krabi, Tailandia

Krabi, Tailandia

La provincia de Krabi, conocida por contar con las playas más paradisíacas de Tailandia, sirvió para ambientar Kashyyyk (el mundo de los wookiees) en Star Wars III: La venganza de los Sith. No se llegó a rodar en ella, pero las fotografías que se tomaron aparecen de fondo en las diferentes escenas. 

2 / 8

starwars abudabi. Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos

Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos

El desierto de Abu Dabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos, es uno de los escenarios de la nueva película Star Wars VII: El despertar de la fuerza

3 / 8

starwars islandia. El glaciar de Langjökull, Islandia

El glaciar de Langjökull, Islandia

En Islandia, el glaciar de Langjökull, el segundo más grande del país, ha sido el elegido para rodar algunas de las escenas de Star Wars VII: El despertar de la fuerza. No es la primera vez que su aspecto apocalíptico llama la atención de directores de cine. 

4 / 8

starwars sevilla. Plaza de España, Sevilla

Plaza de España, Sevilla

La plaza de España de Sevilla sirvió como los exteriores de la residencia de Amidala en Naboo en El ataque de los clones. Aunque fue modificada por ordenador, se identifica perfectamente en la película. 

5 / 8

starwars irlanda. Roca de San Miguel, Irlanda

Roca de San Miguel, Irlanda

Esta isla rocosa, conocida también como Great Skellig, aparece por primera vez en la última película Star Wars VII: El despertar de la fuerza. Se encuentra al suroeste de Irlanda, en el condado de Kerry. 

6 / 8

starwars italia. Lago de Como, Italia

Lago de Como, Italia

En el lago de Como es donde se encuentra la villa del Balbianello, donde se rodaron algunas de las escenas de Star Wars II: El ataque de los clones. Corresponde a la residencia de la reina Amidala en Naboo.

7 / 8

starwars tunez. Desierto de Tozeur, Túnez

Desierto de Tozeur, Túnez

Túnez es el país que más veces ha aparecido a lo largo de la saga. En el desierto de Tozeur es donde se ubica Tatooine, el planeta donde viven los Jawas. Cerca de Chott el Jerid, en la gran planicie salina, se encuentra la granja de los Lars; en Medenine está la casa de Anakin; y en la isla de Djerba, la cantina de Mos Eisley.

8 / 8

starwars noruega. Finse, Noruega

Finse, Noruega

Finse es una estación de tren situada entre Oslo y Bergen. Es la más alta del país, por lo que su paisaje nevado y las vistas son impresionantes. Este lugar fue la inspiración del planeta de Hoth en Star Wars V: El imperio contraataca.

La séptima entrega nos lleva a Islandia, Irlanda y a los Emiratos Árabes

La Galaxia muy muy lejana vuelve a no estar tan lejana. El próximo 18 de diciembre llega al cine la última película de la saga Star Wars VII: El despertar de la fuerza, uno de los estrenos más esperados de este 2015 que trae consigo nuevas localizaciones de culto para los seguidores de la saga. Buenos tiempos para el turismo en Reino Unido, Islandia o los Emiratos Árabes.

Star Wars es una de las producciones que más ha contribuido al llamado turismo cinematográfico, que se basa en visitar aquellos emplazamientos en donde se han rodado escenas de sus películas y en los que, en algunos de ellos, se han dejado incluso parte de sus decorados. Este es el caso de Túnez, donde han sabido exprimir muy bien el boom de Tatooine y han mantenido este "planeta" prácticamente intacto. Los turistas aún pueden acceder a la granja de los Lars, al astropuerto Mos Espa (donde además puedes alquilar una túnica y una espada) o a la casa de Anakin. Con un simple paseo por el pueblo de Tozeur o por la isla de Djerba sentiremos la cercanía de los jedi, pues George Lucas se inspiró en la tradicional vestimenta de los tunecinos para las vestimentas de sus personajes.

Sevilla es otro de los ejemplos míticos de turismo cinematográfico. Esta ciudad, que presume de haber sido elegida para el rodaje de Lawrence de Arabia, El Dictador, Ocho apellidos vascos y Star Wars, ha visto como el turismo cinematográfico ha ido creando nuevas rutas. Hasta ahora, su Plaza de España era la que había captado todas las miradas gracias al reino de Naboo en La guerra de los clones. Pero en el último año ha tenido que repartirse el protagonismo con el Real Alcázar, o el nuevo Dorne (de Juego de Tronos).

Otros lugares que también se han aprovechado del aumento del turismo gracias a la saga han sido Italia, y su lago de Como o el Palacio Real de Caserta; California, con Buttercup Valley; o Noruega, donde en Finse tuvieron problemas con la nieve pero que sirvió para recrear Hoth. Algunos otros países como Suiza, China o Tailandia, sirvieron como imagen de algunas escenas pero sin llegar a rodar en ellos. El hecho de que sean fácilmente identificables en las películas seguro que les ha beneficiado.

A partir de esta semana, a la numerosa lista de países por donde han desfilado las tropas imperiales, se le suman Islandia, con el glaciar de Langjökull y en volcán de Krafla; los Emiratos Árabes, con Abu Dabi; Irlanda, con la Roca de San Miguel; y Reino Unido, que vuelve a ser un decorado de la saga. Según la Film Commision, presente en 40 países para encargarse de gestionar los emplazamientos de las películas, el llamado turismo cinematográfico es capaz de aumentar las visitas en un país hasta en un 30%, tal y como le ha pasado a Nueva Zelanda con El señor de los anillos.