Los escenarios de Los Juegos del Hambre

De Estados Unidos a Europa

Los Juegos del Hambre han llegado a su fin. El pasado mes de noviembre se estrenó en la gran pantalla la cuarta y última película de la saga literaria de la escritora americana Suzanne Collins: Los Juegos del Hambre, Sinsajo II. Un final de lo más esperado que parece haber sido bien aceptado por las críticas y en el que (no hay spoilers, tranquilos) Katniss Everdeen vuelve a mostrarnos su carácter revolucionario para sobrevivir y salvar el mundo al que han sido condenados.

Hablamos de Panem, el país ficticio que correspondería a América del Norte 100 años en el futuro y tras haber sufrido una guerra civil; y de sus 13 distritos, las partes en las que fue dividido y donde son obligados a luchar entre ellos en combates a muerte. Para su rodaje, Los Juegos del Hambre ha tirado de los increíbles paisajes de los montes Apalaches, la popular ruta que pasa por estados como Carolina del Norte o Georgia. También ha aprovechado las paradisíacas playas de Oahu (Hawai) y, en la última entrega se incluye París, aunque cueste identificarlo.

Principales escenarios 

La mayoría de las escenas fueron grabadas en estudios y platós creados especialmente para la película. No obstante, hay algunos exteriores que, no sólo han sido identificados por los seguidores de la saga sino que, se han popularizado de tal manera, que hasta han sido puestos a la venta. Este es el caso del Distrito 12, la zona más humilde de Panem que se ubica en el pequeño pueblo de Henry River Mill Village, en Carolina del Norte. En este estado también nos encontramos con el bosque del Distrito 12, el Pisgah National Forest; o el Dupont State Forest, donde tuvieron lugar algunos de los combates a muerte en el agua. La arena también aprovechó los paisajes de película de Oahu para recrear estos duelos.

Otras localizaciones como la casa del Presidente Snow ha sido ubicada en Atlanta y, al contrario que la mayoría de los escenarios, como los creados en Clayton County International Park, sí que existe en la realidad y hasta se puede visitar. Para su ambientación sólo ha sufrido algunos pequeños cambios. No obstante, la sorpresa nos llega con la última película: Sinsajo II, que abandonan Estados Unidos para venirse a rodar a Europa. La afortunada es París, o más bien el palacio de Rambouillet y sus jardines.

Con motivo del fin de la guerra (o no, si aún no la has visto), en nuestra galería puedes encontrar dónde se encuentran exactamente cada uno de esos escenarios. Una ruta cinematográfica que, por suerte, no cuenta con grandes distancias. A excepción de Hawai y París, claro.