Valencia

Las joyas: originales obras de arte

Una muestra en el IVAM reúne más de 220 joyas diseñadas por algunos de los artistas modernos y contemporáneos más relevantes

1 / 4

1 / 4

«De Picasso a Jeff Koons. El artista como joyero»

«De Picasso a Jeff Koons. El artista como joyero»

Broche de Fernand Léger (1881-1955), pintor cubista francés.

© DIANE VENET / IVAM

2 / 4

«De Picasso a Jeff Koons. El artista como joyero»

«De Picasso a Jeff Koons. El artista como joyero»

Máscara del artista norteamericano Man Ray (1890-1976), impulsor de los movimientos dadá y surrealismo en los Estados Unidos.

© DIANE VENET / IVAM

3 / 4

«De Picasso a Jeff Koons. El artista como joyero»

«De Picasso a Jeff Koons. El artista como joyero»

Araña de la artista y escultora Louise Bourgeois (1911-2010), autora también de la araña monumental (Maman) en el Museo Guggenheim de Bilbao.

© DIANE VENET / IVAM

4 / 4

«De Picasso a Jeff Koons. El artista como joyero»

«De Picasso a Jeff Koons. El artista como joyero»

Collar de Jeff Koons (York, Pennsylvania, 1955), autor también de Puppy, el cachorro monumental elaborado con flores en el Museo Guggenheim de Bilbao.

© DIANE VENET / IVAM

17 de diciembre de 2012

El Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), el museo de arte moderno y contemporáneo más importante de la Comunidad Valenciana, acoge hasta el 17 de febrero de 2013 la exposición De Picasso a Jeff Koons. El artista como joyero, que plantea la conexión entre la orfebrería y la creación artística a través de una selección de más de 220 joyas diseñadas por algunos de los más relevantes artistas de la segunda mitad del siglo XX y del XXI. Entre ellos figuran Miquel Barceló, Georges Braque, Alexander Calder, Giorgio de Chirico, Max Ernst, Alberto Giacometti, Keith Haring, Jeff Koons, Roy Lichtenstein, Yoko Ono o Pablo Picasso. Las joyas proceden, en su gran mayoría, de la colección privada de la comisaria de la muestra, Diane Venet, y de diversos artistas y coleccionistas europeos.

Muy pocos artistas plásticos hicieron joyas antes del siglo XX. El escultor renacentista florentino Benvenuto Cellini fue una de las excepciones. Fabergé convirtió definitivamente las joyas en arte, pero él no era escultor ni pintor. La coincidencia entre la escultura y la joyería de piezas individuales hechas a mano, puede decirse que comienza con el modernismo catalán, un estilo que abarca todas las manifestaciones artísticas incluyendo la arquitectura, y cuyo máximo exponente fue el arquitecto Antoni Gaudí. En Alemania, la Bauhaus amplió la gama de materiales empleados por los artistas para fabricar joyas. Esta escuela consideró la artesanía, por primera vez, casi en igualdad con las artes mayores. Alberto Giacometti hizo sus primeras joyas en 1935, como resultado de un intento fallido al diseñar botones para la diseñadora italiana Elsa Schiaparelli. Fundidos en bronce, fueron rechazados al ser demasiado pesados, por lo que los convirtió en colgantes y broches para sus amigos. En los años 20, Alexander Calder fue el primer artista que alcanzó el éxito al hacer joyas a partir de la escultura moderna. Incluso diseñó piezas móviles que se activaban con los movimientos del cuerpo del usuario.

"En un momento en que los trabajos hechos a medida constituyen una rareza, las joyas de artistas parecen ser una excepción. Incluso aunque la mayoría de las piezas se crean en ediciones de varios ejemplares (por lo general entre cinco y diez), a menudo se realizan para una persona en particular o para una ocasión especial", explica Diane Venet, comisaria de la exposición.