Las 10 plazas más seductoras de Roma

La capital de Italia se conoce a través de estos grandes espacios que reúnen arte, tipismo, buena gastronomía y mucho ambiente.

1 / 10

1 / 10

Plaza del Quirinale

Plaza del Quirinale

La más alta de las siete colinas de Roma está ocupada por esta plaza desde la que se obtienen unas espléndidas vistas de la ciudad. En su centro se erige un obelisco y las estatuas de Cástor y Pólux domando a unos caballos. Su edificio más destacado es el Palazzo del Quirinale, construido en siglo XVI como residencia de verano de los Papas; desde 1947 es la sede del presidente de la República. Todos los días a las 15:00 horas tiene lugar frente al palacio la ceremonia del cambio de guardia. 

2 / 10

Plaza de la Colonna

Plaza de la Colonna

Esta plaza rectangular, situada sobre la Vía del Corso, debe su nombre a la impresionante columna de mármol que se encuentra en este enclave desde el año 193. En la parte superior se encuentra una estatua de bronce de San Pablo que fue colocada allí en el siglo XVI. A su alrededor se hallan imponente edificos el Palazzo Chigi (sede del gobierno italiano), la iglesia de Santi Bartolomeo, el Palazzo Wedekind y el Palazzo Ferraioli. 

3 / 10

Plaza del Campidoglio

Plaza del Campidoglio

El diseño de esta plaza corrió a cargo de Miguel Ángel Buonarroti, quien la orientó hacia la basílica de San Pedro. En ella se encuentran los Museos Capitolinos.

4 / 10

Plaza della Rotonda

Plaza della Rotonda

El espléndido Panteón de Agripa es el gran protagonista de esta plaza encantadora, llena de restaurantes a la que uno vuelve una y otra vez en su visita a Roma. Este templo construido a comienzos del Imperio romano y dedicado a todos los dioses, de forma circular y con un gran óvulo central, se halla en un extremo de la plaza; en el centro, una fuente renacentista coronada por un obelisco de Ramés II. La plaza fue utilizada hasta finales del siglo XIX como el mercado de pescado y su nombre procede del apodo dado por los romanos al Panteón: la Ritonna.

5 / 10

Plaza di Trevi

Plaza di Trevi

La más grande y espectacular de las fuentes de Roma, preside la plaza homónima cuyo espacio aparece minúsculo frente a la grandiosidad de la fuente. La Fontana di Trevi, con 25,9 metros de alto y 19,8 de ancho, está situada en el cruce de tres calles, en el punto final del Acqua Vergine, uno de los antiguos acueductos que suministraban agua a Roma.

6 / 10

Plaza del Popolo

Plaza del Popolo

Una de las más grandes en Roma, está presidida por dos obeliscos egipcios que los romanos trajeron con ellos para demostrar su inmenso poder. Además, en la plaza se concentran dos iglesias gemelas, la subida al mirador del Pincio y la puerta Flaminia.

7 / 10

Plaza Navona

Plaza Navona

Tres grandes fuentes barrocas ocupan la plaza más conocida de Roma, y cada una de ellas presenta bellísimos conjuntos escultóricos, obra de Gian Lorenzo Bernini. Una mirada alrededor descubre edificios tan contundentes como el Palazzo Pamphilj, ahora ocupado por la embajada de Brasil, y deliciosas terrazas de cafés y restaurantes donde pasar un rato contemplando el animado deambular de la gente.

8 / 10

Campo di Fiori

Campo di Fiori

Animada a cualquier hora del día, el Campo dei Fiori alberga un mercadillo diurno y un montón de restaurantes famosos por su deliciosa gastronomía. Fue construida en el año 1456 por encargo del Papa Calixto III y era el lugar donde se realizaban las ejecuciones públicas, en el centro de la plaza, la estatua del filósofo Giordano Bruno, quemado por hereje, lo recuerda.

9 / 10

Plaza di Spagna

Plaza di Spagna

¿Qué escalinata hay más famosa en el mundo que la que sube desde la Piazza hasta la iglesia de la Trinitá de Monti?. Su nombre se debe en que en este mismo espacio se halla la embajada de España ante la Santa Sede. La vista desde lo alto de los 135 escalones (siempre repletos de gente) es espectacular. En la plaza se halla el edificio en el que vivió el poeta romántico inglés, John Keats.

10 / 10

Plaza Barberini

Plaza Barberini

Construida en 1625 bajo las órdenes del cardenal Francesco Barberini, se halla al final de la Via Venetto, y resulta especialmente llamativa gracias a las dos fuentes realizadas por Bernini.

La capital de Italia se conoce a través de estos grandes espacios que reúnen arte, tipismo, buena gastronomía y mucho ambiente.

Las grandes fuentes barrocas de Roma están emplazadas en escenarios magníficos y rodeadas de imponentes edificios. Una visita por esta ciudad pletórica de arte oscila por sus céntricas plazas en las que se descubren varios conjuntos monumentales impresionantes pero también la vida diaria de sus habitantes y el quehacer de la gran metrópoli. Desde la plaza Navona, inicio del recorrido, hasta la encantadora y animada plaza del Campo dei Fiori, cada una de ellas sorprende y seduce con sus peculiaridades.