Viajes

Las diez bibliotecas más bellas del mundo

Con un impresionante poso histórico o rabiosamente contemporáneas, estas diez propuestas merecen una detenida visita.

1 / 10

1 / 10

El Diamante Negro. Copenhague

El Diamante Negro. Copenhague

La Biblioteca Real Danesa es una joya de la arquitectura contemporánea. Su situación en el frente marítimo de la capital danesa, los tres puentes que la enlazan con la antigua biblioteca y su estructura de acero negro diseñada por el estudio Schmidt, Hammer & Lassen son excepcionales. Por dentro, cálida y humana, recubierta de madera y con amplias cristaleras por las que penetra la luz escandinava. Se inauguró en 1999. 

Gtres

2 / 10

Biblioteca de la Basílica de San Francisco. Lima

Biblioteca de la Basílica de San Francisco. Lima

Situada en el centro histórico de Lima, alberga unos 25 mil volúmenes entre los que se encuentran ediciones raras, incunables y crónicas Franciscanas del siglo XV al XVIII, así como algunos tomos editados en las primeras épocas de la imprenta en el Perú. Su decoración barroca es el escenario perfecto para comprender la trascendencia de su importantísimo fondo que también consta de seis mil pergaminos. 

Gtres

3 / 10

Biblioteca Pública. Estocolmo

Biblioteca Pública. Estocolmo

Cuando se inauguró en 1928, este edificio circular obra de Erik Gunnar Asplund, uno de los arquitectos más prestigiosos de principios de siglo XX, llamó la atenció por lo novedoso de sus formas y por el nuevo concepto que significó. Asplund importó de Estados Unidos la libertad del usuario de coger y reponer los libros y diseñó los muebles de la biblioteca según su situación y uso. Hoy sigue siendo una referencia.

Gtres

4 / 10

Trinity College. Dublín

Trinity College. Dublín

Una de las bibliotecas más fotografiadas del mundo por su bella estructura de planta y sobreplanta completamente tapizadas de libros. La biblioteca de la Universidad de Dublín posee la mayor colección de libros y manuscritos del país que se reparten en ocho edificios distintos. El edificio de la Antigua Biblioteca, construido entre 1712 y 1732, tiene en la Long Room su sala más destacada, con 65 metros de longitud. El Libro de Kells, la joya de la biblioteca, contiene un texto en latín de los cuatro evangelios escritos con una caligrafía muy ornamentada, realizada con coloridos pigmentos.

Gtres

5 / 10

Biblioteca Vaticana. Ciudad del Vaticano

Biblioteca Vaticana. Ciudad del Vaticano

Es una de las más antiguas bibliotecas del mundo y custodia una importantísima colección de textos históricos, entre los que destaca Codex Vaticanus (Códice Vaticano 1209), uno de los más antiguos manuscritos griegos de la Biblia, que se encuentra allí al menos desde el siglo XV. Está situada en las dependencias de los Museos Vaticanos, ricamente ornamentadas, y alberga también el Museo Sacro con objetos de arte medieval. Actualmente, la Biblioteca Vaticana tiene digitalizado todo su fondo.

Gtres

6 / 10

Biblioteca de la Universidad Humbolt. Berlín

Biblioteca de la Universidad Humbolt. Berlín

La más antigua de las universidades de Berlín estrenó en 2009 su nueva biblioteca, obra del arquitecto Max Dudler, que aglutinó los fondos de diversos centros esparcidos por la ciudad. Con una altura de 38 metros, el conjunto del edifico está formado por una enorme celosía de madera y cristal que dota de luz natural la gran sala central distribuida en terrazas escalonadas.

Gtres

7 / 10

Biblioteca Nacional. Praga

Biblioteca Nacional. Praga

Desde hace más de dos siglos el magnífico complejo del Clementinum, situado a orillas del Moldava, alberga la Biblioteca Nacional. Una maravilla barrroca con un fondo impresionante, todo ello tamizado por la luz blanquecina de la sala y la sensación de estar en un lugar donde el saber está por encima de todo.

Gtres

8 / 10

Biblioteca Pública. Nueva York

Biblioteca Pública. Nueva York

Con tres millones de ejemplares, la biblioteca de Nueva York es la segunda más grande de Estados Unidos, tras la del Congreso situada en Washington DC. Su ubicación es magnífica, en pleno centro de Manhattan. El edificio neoclasicista, obra de Carrére y Hanstings, data de 1911 y tiene una gran explanada flanqueada por las esculturas de dos leones que simbolizan la verdad y la belleza. De su valiosimo fondo destacan una Biblia de Gutenberg, una carta de 1493 de Cristóbal Colón, la primera edición de los manuscritos de Shakespeare, de 1623, el Bay Psalm Book de 1640 (primer libro inglés publicado en América), una copia manuscrita del discurso de despedida de George Washington, y un primer borrador de la Declaración de la Independencia de Jefferson.

Gtres

9 / 10

Biblioteca Pública. Trømso

Biblioteca Pública. Trømso

De las más fastuosas bibliotecas del mundo con fondos históricos de incalculable valor, pasamos a una propuesta más modesta que se destaca por su amable y novedosa arquitectura y concepto. Situada más allá del Círculo Polar, se trata de una biblioteca hecha a escala humana en la que la luz es primordial, con espacios para la reunión y la tertulia, los juegos infantiles y el estudio.

Gtres

10 / 10

Biblioteca Alexandrina. Alejandría

Biblioteca Alexandrina. Alejandría

Dejamos en último lugar otra moderna propuesta con antiquísimas raíces. En 1987 se inició el proyecto de construir una nueva biblioteca que recuperar la esencia y la ubicación de la gran biblioteca de Alejandría, desaparecida 1600 años atrás. El edificio fue diseñado por el estudio de arquitectura noruego Snøhetta AS, un enorme cilindro de cemento, cristal y granito, realizado con materiales traídos desde Asuán para la fachada, dispuesta con bajorrelieves caligráficos de la mayoría de las lenguas del mundo. La nueva biblioteca está situada en el malecón de Alejandría, cerca del lugar donde se supone que se encontraba la antigua.

Gtres

Con un impresionante poso histórico o rabiosamente contemporáneas, estas diez propuestas merecen una detenida visita.

Acumulan el saber de siglos y sus edificios destacan en el conjunto de la arquitectura mundial. Son lugares de sosiego, bellísimos tesoros guardados en el corazón de la ciudad. Merece la pena guardar un espacio de nuestro viaje para contemplar las infinitas estanterías repletas de volúmenes, las obras de arte que decoran sus paredes y techos y la majestuosidad de estos espacios dedicados al cultivo de la mente.