Brujas

La procesión de la Santa Sangre

La ciudad flamenca guarda desde el año 1150 unas gotas de la Sangre de Cristo en la basílica que se construyó para ese fin. El día de la Ascensión se celebra una procesión en honor de la reliquia.

1 / 4

1 / 4

JanDHondt 293. Basílica de la Santa Sangre

Basílica de la Santa Sangre

Situada en la plaza de Burg, junto al Ayuntamiento, en el interior de la basílica hay dos capillas, una de las cuales guarda la reliquia de la Santa Sangre.

©Jan Darthet flandes.net

2 / 4

REP0461. La Procesión de la Santa Sangre

La Procesión de la Santa Sangre

Más de cuarenta mil personas asiste a esta procesión que se celebró por primera vez en 1291 y que transcurre por las calles principales de Brujas.

©Jan Darthet flandes.net

3 / 4

REP0463. Siglos de historia

Siglos de historia

Fue en el año 1150, cuando un ciudadano de Brujas, Thierry de Alsacia, conde de Flandes, regresó de la Segunda Cruzada con la reliquia de la Santa Sangre. Los primeros documentos de la celebración de la procesión datan del siglo XIII.

©Jan Darthet flandes.net

4 / 4

REP0462. Participación ciudadana

Participación ciudadana

Al frente de la procesión van los cofrades de la Noble Hermandad de la Santa Sangre, acompañados por bandas de música y más de 1.700 ciudadanos que desfilan a pie, a caballo o en carruajes, representando escenas del Antiguo Testamento, de la vida de Jesús y de la historia de la ciudad

©Jan Darthet flandes.net

28 de mayo de 2014

El día de la Ascensión (en 2014, el 29 de mayo), la medieval ciudad de Brujas se convierte en el escenario de un sentido retorno al pasado a través de su procesión de la Santa Sangre. Frente al magnífico edificio del Ayuntamiento, en la plaza del Burg, se halla de la basílica de la Santa Sangre. Tras su pequeña fachada, decorada con esculturas doradas de caballeros custodios, se esconden dos bellísimas capillas y en una de ellas se guarda la reliquia de la Sangre de Cristo. 

Fue en el año 1150, cuando un ciudadano de Brujas, Thierry de Alsacia, conde de Flandes, regresó de la Segunda Cruzada con la reliquia de la Santa Sangre. Sin embargo, los primeros documentos escritos de la llegada de la reliquia datan el siglo XIII, por lo que es probable que ésta permaneciera en Constantinopla durante más de un siglo antes de llegar a su lugar definitivo, Brujas, donde sigue siendo venerada. 

Más de cuarenta mil personas asisten a esta procesión que se celebró por primera vez en 1291, aunque entonces el desfile no transcurría por el centro de la ciudad sino alrededor de las murallas. En el siglo XIV éste ganó en importancia pues se hizo coincidir con el mercado anual que congregaba a multitudes en Brujas. Las representaciones de escenas bíblicas y profanas fueron aumentado al mismo tiempo que la procesión ganaba en popularidad y asistencia y hasta hoy, que se ha convertido en uno de los días más importantes del calendario festivo de Brujas.

La procesión sale de la Grote Markt, frente al esbelto Belfort (campanario) y transcurre por las principales calles y canales de Brujas, como Mariastraat –donde se halla la bella iglesia de Nuestra Señora– o el Dijver, junto a la fachada de la catedral de San Salvador. A lo largo de la ruta hay dispuestos bancos y tribunas para contemplar el desfile que va encabezado por una trentena de personalidades –cofrades de la Noble Hermandad de la Santa Sangre–, acompañados por bandas de música y más de 1.700 ciudadanos que desfilan a pie, a caballo o en carruajes, representando escenas del Antiguo Testamento, de la vida de Jesús y de la historia de la ciudad.

Más información

Turismo de Flandes

Turismo de Brujas