Liechtenstein

Hogueras para despedir al invierno

El pequeño país de los Alpes celebra su Funkensonntag, una fiesta en la que el fuego es el gran protagonista.

1 / 4

1 / 4

Funkensonntag Schaan 13. Funkensonntag

Funkensonntag

El fin de semana siguiente al Miércoles de Ceniza, Liechtenstein se llena de hogueras en las que se quema un muñeco llamado Funkenhexe en una ceremonia para despedir al invierno.

Liechtenstein Marketing

2 / 4

Triesenberg-001 (3). Liechtenstein

Liechtenstein

Situado en el corazón de los Alpes, su extensión no supera los 160 km2 y tiene poco más de 36.000 habitantes

Liechtenstein Marketing

3 / 4

Zwiebelturm-Triesenberg-683. Triesenberg

Triesenberg

Uno de los iconos de esta localidad de Liechtenstein es su iglesia rematada por una cúpula bulbosa tan características de Europa Central.

Liechtenstein Marketing

4 / 4

Triesenberg-Herbst-Nebelmeer-690. El país de los Alpes

El país de los Alpes

El Principado de Liechtenstein está ocupado por imponentes montañas, la más alta de la cuales es Grauspitz con 2599 metros de altitud. 

Liechtenstein Marketing

El pequeño país de los Alpes celebra su Funkensonntag, una fiesta en la que el fuego es el gran protagonista.

El primer fin de semana después del Miércoles de Ceniza, el pequeño país de los Alpes se llena de grandes hogueras que anticipan el fin del invierno y celebran la llegada del buen tiempo. La fiesta se conoce como Funkensonntag y consiste en encender enormes hogueras por todo el país en lo alto de las cuales se deposita un muñeco repleto de petardos, el Funkenhexe. La explosión final del personaje marca el fin del invierno en los corazones de los habitantes de Liechtenstein, aunque la mayoría de las veces no coincide con el cambio de temperaturas ni con la floración de sus amplios prados que todavía deberán esperar unas semanas.

La hoguera de Triensenberg

Una de las más concurridas hogueras es la Triesenberg, donde los vecinos y visitantes celebran una gran fiesta, acompañada por música y degustaciones gastronómicas. La nieve sigue presente en las cumbres que circundan la población, pero los habitantes de Liechtentein exorcizan el largo invierno con fuego, pasión y alegría. Triensenberg está situado al norte del país y es la zona de ocio más popular con una importante estación de esquí. 

Rural y vanguardista

Liechtenstein es un país muy, muy pequeño, solo tiene 160 km2 -26 kilómetros de largo por poco más de 12 de ancho- y en él viven 36.000 personas. El Principado está ocupado por imponentes montañas, la más alta de la cuales es Grauspitz con 2599 metros de altitud. El alemán es el idioma oficial junto a un dialecto germánico y la capital, Vaduz (5.000 habitantes), una pequeña, moderna y encantadora ciudad, fue fundada en el siglo XIV. Tras estos datos se esconde un universo donde se puede disfrutar de un poco de todo aunque a pequeña escala, enriquecido por la simbiosis entre una larga tradición rural y su vocación vanguardista. Vaduz posee interesantes equipamientos culturales y una excelente oferta gastronómica, que se combinan con un patrimonio arquitectónico con joyas como el Castillo medieval y el Kunstmuseum Liechtenstein.