Viaje a las entrañas de Riotinto

La fantasía cromática de las aguas del río Tinto nos transporta desde Huelva a un universo desconocido.

1 / 5

1 / 5

GettyImages-127794126. Cuenca minera de Riotinto

Cuenca minera de Riotinto

En el municipio español de Riotinto, provincia de Huelva, se halla una de las explotaciones mineras más singulares de la Península célebre por los efectos cromáticos que la tierra, rica en minerales, produce en las aguas del río.

Foto: Julio Segura, Getty Images

2 / 5

 DSC4986. Un yacimiento históricamente explotado

Un yacimiento históricamente explotado

Los característicos tonos rojos, naranjas y amarillos que tiñen las aguas del río Tinto son debidos a los yacimientos que se hallan en el lecho del río y que contienen cantidades de hierro y otros materiales pesados que se disuelven en sus aguas. La riqueza mineral del río es conocida desde la edad del Cobre, sin embargo no se empezó a explotar el yacimiento minero hasta la época romana. 

Foto: Julio Segura, Getty Images

3 / 5

JDSC 5051---Río-Tinto. La Casa 21

La Casa 21

Además de contemplar los caprichosos juegos de colores de las aguas del río, una visita a la Casa 21 permite conocer como era la vida cotidiana de los trabajadores de la mina y su familia. Estos llegaron junto con la empresa inglesa –Rio Tinto Company Limited– que explotó el yacimiento desde finales del siglo XIX hasta la mitad del XX, y que construyó residencias para los empleados. La Casa 21 fue una de ellas, y en su interior se conserva la estructura de la vivienda así como las diferentes estancias. 

Foto: Julio Segura, Getty Images

4 / 5

Pag--10-K-4018. Un espacio único

Un espacio único

En las aguas del río Tinto se dan unas condiciones extraordinarias debido a la elevada cantidad de metales pesados que se disuelven en ellas. La densidad del agua es muy alta, escasea el oxígeno y el ph es muy ácido. Esto ha llamado la atención de los expertos, quienes han confirmado que se trata de un paisaje y unas condiciones muy parecidas a las que se han encontrado en algunas zonas de Marte. En abril del año 2016 se realizaron ensayos de exploraciones por parte del Centro de Astrobiología para mejorar las técnicas de un equipo astronauta-robot. 

Foto: Julio Segura, Getty Images

5 / 5

PAG-112-y-113--Doble--C 7027. La historia de su pasado

La historia de su pasado

El Parque Minero de Riotinto ha conseguido mantener vivo su pasado. Se han recuperado 12 kilómetros de la antigua vía que unía la mina con el puerto de Huelva, construida también a raíz de la llegada de la Riotinto Company Limited. En un recorrido de aproximadamente una hora y media, la locomotora arrastra los vagones restaurados por los extraordinarios paisajes de la cuenca minera, ofreciendo imágenes que rozan el surrealismo.

Foto: Julio Segura, Getty Images

La fantasía cromática de las aguas del río Tinto nos transporta desde Huelva a un universo desconocido.

Más información

El duro trabajo de los mineros en Hispania

El duro trabajo de los mineros en Hispania

Desde hace miles de años, la intervención minera del hombre en la cuenca del río Tinto ha creado balsas de colorido sorprendente y ha laminado un paisaje antes tapizado por el bosque mediterráneo.

El Parque Minero de Riotinto (1992) propone un paseo geológico y rescata la memoria de este lugar ya conocido por los romanos quienes, viendo su riqueza en cobre y hierro, excavaron las primeras minas. La explotación moderna comenzó en 1873 cuando varias empresas del Reino Unido obtuvieron la concesión; de su paso queda un poblado con viviendas, una capilla anglicana y un club que hoy es la Casa 21, donde se recrea la vida de entonces.

Riotinto llegó a tener 17.000 operarios y 150 locomotoras que transportaban el cobre, la plata y el oro al puerto de Huelva; la última funcionó hasta 1984. Todo ello se explica en el museo instalado en el hospital inglés, que exhibe desde artilugios romanos hasta el lujoso vagón con el que Alfonso XIII recorrió las minas.

Sin embargo, la mejor visita a Riotinto se realiza a cielo abierto, entrando en galerías, paseando en un tren minero (12 kilómetros) o buscando formas irreales entre los azafranes, bermellones y ocres de las aguas teñidas de hierro. Un paraje fantasioso (Faja Pirítica, según los geólogos) donde la NASA ensayó sus expediciones a Marte.