Un paseo literario por París

El Sena y Notre-Dame son el punto de partida de este recorrido mágico por la capital de Francia

1 / 10

1 / 10

City of Lights - Paris. Torre Eiffel

Torre Eiffel

Símbolo parisino desde su inauguración en 1889, mide 301 metros de altura. Un ascensor y una escalera con 1.662 escalones suben a lo alto.

Foto. MICHAEL SPYRANTIS

2 / 10

173170040-2. Notre-Dame

Notre-Dame

La catedral parisina, que en 2013 cumplió 850 años, se erige en la Île de la Cité, el núcleo más primitivo de la ciudad. En la página anterior, una plaza de Montmartre.

 

GETTY IMAGES

3 / 10

RHA-1161-1975. Saint-Germain

Saint-Germain

Intelectuales y artistas como Hemingway, Sartre y Picasso frecuentaban los cafés de este barrio de la orilla izquierda del Sena.

TIM GRAHAM / AGE FOTOSTOCK

4 / 10

3119. George Pompidou

George Pompidou

El centro de arte Georges Pompidou, con su estructura de tubos de colores, destaca entre los señoriales edificios
del encantador barrio de le Marais.

JEAN-MARC CHARLES / AGE FOTOSTOCK

5 / 10

Gallerie Lafayette. Ópera

Ópera

Las galerías Lafayette son un símbolo de la moda parisina y de este distrito situado a los pies de Montmartre.

DOMINIK KISSKALT

6 / 10

Y9R-1657306. Museo del Louvre

Museo del Louvre

El Palacio Real abrió sus puertas como museo en 1793. La pirámide de vidrio es la entrada desde 1989.

BRIAN JANNSEN / AGE FOTOSTOCK

7 / 10

148846796. Campos Elíseos

Campos Elíseos

La famosa avenida, con el Arco de Triunfo en un extremo, fue diseñada para la Exposición Universal de 1855.

GETTY IMAGES

8 / 10

HEMIS 0364838. El Hôtel de Ville

El Hôtel de Ville

La sede del Consistorio parisino, de 1873, tiene suntuosos salones de fiestas, una biblioteca y salas de exposiciones.

ARNAUD CHICUREL / GTRES

9 / 10

AM-155-0102. Escenarios de Navidad

Escenarios de Navidad

Una pista de patinaje ocupa la plaza frente al Hôtel de Ville desde el mes de diciembre y hasta mitad de marzo.

MARCO CRISTOFORI / CORBIS

10 / 10

VNG 177 PARIS-3. Rincones navideños de París

Rincones navideños de París

1 Notre-Dame. La catedral, en la Île de la Cité, encarna el París histórico.
2 Saint Germain. Además de los cafés frecuentados por la nouvelle vague, el barrio guarda la iglesia románica de St-Germain-des-Près.
3 Campos Elíseos. La elegante avenida está flanqueada por palacios.
4 Montmartre. El barrio de los artistas.
5 Museo del Louvre. Un templo del arte universal instalado en la primera fortaleza de la ciudad, luego transformada en palacio renacentista.
6 Hôtel de Ville. El Ayuntamiento parisino acoge constantes exposiciones.
7 Le Marais. Tiene el Centro Pompidou, el Museo Picasso y el Carnavalet.

Mapa: BLAUSET

18 de diciembre de 2014

¿Cuánto sabes sobre París?

Más información

TEST NG: ¿Cuánto sabes sobre París?

Todo viajero siente la necesidad en alguno de sus paseos de quedarse para siempre en París. El poeta John Ashbery (Nueva York, 1927) decía que, "Después de vivir en esta ciudad, uno quedaba incapacitado para vivir en cualquier otro sitio, incluido París". Por eso recorremos sus calles eligiendo un portal disimuladamente, soñando que un día seremos dueños de una buhardilla, compraremos pan caliente en alguna boulangerie y caminaremos por el borde del Sena como un parisino más, pellizcando la barra y abrigados hasta los ojos. Así que el paseo merece arrancar a lo grande, en la catedral de Notre-Dame.

La poderosa dama oculta una de las zonas más bonitas de la ciudad, la isla de Saint-Louis. Es maravilloso colarse por los jardines, donde suele haber músicos y pintores, y cruzar a la pequeña isla en la que se encuentran tiendecitas con escaparates muy cuidados y restaurantes. «Sería un escándalo vivir aquí», decía la protagonista de Proust en su novela En busca del tiempo perdido (1913). Y lo es, delicada y exquisita. Una tranquilidad poco usual en París.

Salimos de la isla cruzando el puente de la Tournelle hasta La Tour d’Argent, el restaurante más antiguo de París, en el que comieron reyes, jeques, actores y escritores cuando todavía no se veía desde sus ventanas ni la Torre Eiffel. Abierto desde 1582, sirvió de escenario a la película de animación Ratatouille (2007). Los tópicos funcionan en esta ciudad, desde Hemingway al film Amélie (2001), desde Modigliani a Chanel, desde Kiki de Montparnasse a Marion Cotillard.

"Después de vivir en esta ciudad, uno quedaba incapacitado para vivir en cualquier otro sitio, incluido París"

Caminando por la orilla izquierda llegamos al jardín de Saint Julien le Pauvre, donde se halla la librería Shakespeare & Co. Conviene colarse por esos angostos y retorcidos pasillos y subir a la primera planta, donde hay un piano y una máquina de escribir frente a la ventana. Habrá gente leyendo, quizá alguien toque el piano y, con un poco de imaginación, veremos a Gertrude Stein aparecer del brazo de Scott Fitzerald. ¿Cómo pudieron rodar allí Antes del Atardecer (2004) siendo tan estrecha, tan pequeña?

Directos ahora a Saint Germain. Como si buscáramos la casa de Marguerite Duras, como si quisiéramos tropezarnos con Apollinaire, André Breton o Sartre, como si Camus estuviera esperando en Saint André des Arts, una deliciosa calle salpicada de creperías en la que podemos pedir vin chaud, vino caliente. El auténtico encanto parisino podemos verlo en el restaurante Allard, donde casi nada ha cambiado desde 1940. Todos los autores que hemos nombrado han pasado por el Café de Flore. Todavía puedes tropezarte con los famosos del momento porque fue, es y será uno de los pulmones culturales de París. Los asiduos se sientan cerca de la caja y la primera planta es perfecta para tomar unos huevos revueltos, la ensalada Colette o la especialidad, la Welsh Rarebit, una tostada con mucho queso.

La Torre Eiffel, curiosidades e historia del monumento más famoso de París

Más información

La Torre Eiffel, curiosidades e historia del monumento más famoso de París

Mientras tarareamos Sous le ciel de París para dirigirnos a la otra orilla, resulta ineludible visitar la casa de otra voz mítica francesa: la de Serge Gainsbourg (1928-1991), en la rue Verneuil. Su hija, Charlotte, se encarga de conservar el legado del músico. Seguro que se nos escapa un «je t’aime» al leer los grafitis que cubren la fachada de la casa.

A estas alturas, el mejor paso sobre el Sena es el Pont des Arts, cuyas barandillas ceden ahora por el peso de los candados y lugar clave desde que Julio Cortázar lo hiciera suyo en Rayuela (1963). El escritor argentino cruzaba este puente como sus cronopios (personajes imaginarios, seres verdes y húmedos, sensibles e idealistas) directo al Museo del Louvre, donde durante años, gracias a un pase de estudiante, iba todas las tardes. Desde entonces cientos de lectores de Cortázar se han asomado al arco que da al Quai de Conti en un atardecer de diciembre para buscar la silueta delgada de la maga de Rayuela. Desde allí tenemos la vista perfecta del Pont Neuf, el puente más antiguo y largo, de un Sena que juega con los dorados y de una silueta iluminada que compite en protagonismo con los Campos Elíseos: la torre Eiffel.

148846796

El alma de París no solo se encuentra en sus puentes, el Louvre o los bouquinistes que venden revistas y libros viejos a la orilla del Sena. También está en el aroma de los perfumes que entran y salen de la tiendas de la exclusiva Rue Saint Honoré. Los mejores escaparates, las grandes firmas y el «je ne sais quoi» francés están ahí. Pasear por esta calle y no entrar em el hotel Costes sería un pecado, aunque probablemente también lo sea sucumbir a los placeres de su carta.

Con el efecto de las burbujas del champán podemos zigzaguear hasta el Centro Pompidou. Desde la azotea del museo de arte que, con su esqueleto tubular, rompió gratamente la fisonomía del barrio de Le Marais, se consigue una de las mejores vistas de la denominada «Ciudad de la Luz».

La vida de París al anochecer cabe buscarla en Le Marais. El tejado del Hôtel de Ville lleno de luces navideñas y el carrusel junto a la pista de hielo, los anticuarios de Saint Paul desordenados y encantadores, el atelier del modisto tunecino Azzedine Alaia o las pequeñas terrazas al abrigo de las estufas…

Todo nos hace sentir personajes de novela. Tal vez de la novela en la que hemos comenzado, Notre Dame de París, de Víctor Hugo. Por eso, este paseo, será delicioso cerrarlo en la Place des Vosges, donde vivió el autor, sentados bajo los arcos del restaurante Ma Bourgogne. Es París, y París era una fiesta. Lo dijo Hemingway: «Quien ha tenido la suerte de vivir en ella de joven, luego París le acompaña, vaya donde vaya, el resto de su vida».

MÁS INFORMACIÓN


Documento: DNI.
Idioma: francés.
Moneda: euro.

Cómo llegar y moverse: Hay vuelos directos a los 3 aeropuertos de París: Charles de Gaulle (a 23 km), Orly (a 14 km) y Beauveais (a 80 km). Renfe y SNCF en cooperación ofrecen salidas diarias en tren de Alta Velocidad. El Paris City Passport permite usar sin límite el transporte público, entrar a diversos museos y pasear en bateau-mouche.