Todo lo que debes saber de Pilsen, la ciudad de la cerveza

Pilsen se estrena como flamante Capital Europea de la Cultura, una gran oportunidad para descubrirla.

1 / 4

1 / 4

hp slider 05. Anillo Verde

Anillo Verde

Alrededor de la ciudad, en el espacio que ocupaban las murallas medievales, se construyeron en el siglo XIX un conjunto de agradables parques.

pilsen.eu

2 / 4

hp slider 01. Plaza de la República

Plaza de la República

Epicentro de la ciudad, sus medidas son colosales. A su alrededor se observan los edificios históricos más relevantes que contrastan con las fuentes doradas de diseño contemporáneo que se instalaron hace unos años.

pilsen.eu

3 / 4

130313 namesti Republiky fin. Catedral de San Bartolomé

Catedral de San Bartolomé

Situada en la plaza de la República, las vistas desde su torre de casi 103 metros de altura son formidables.

Pilsen.eu

4 / 4

hp slider 03. Fábrica de cerveza Pilsen

Fábrica de cerveza Pilsen

La cerveza ha puesto el nombre de Pilsen en el mundo. Las instalaciones de la fábrica se pueden recorrer en visitas guiadas. 

Pilsen.eu

15 de enero de 2015

Lo mejor de Praga

Más información

Lo mejor de Praga

2015 será el año para que Pilsen se dé a conocer más allá de su nombre al que todo el mundo relaciona con la cerveza, no en vano, el lema de estos doce meses que empiezan es «Pilsen se abre». Y es que en la ciudad desde hace siglos se elabora esta bebida rubia y suave que le ha dado renombre internacional. De medidas asequibles, tiene unos 170.000 habitantes, Pilsen se muestra como un interesante destino para este año que justo empieza. Apúntala en tu agenda y toma nota de todo lo que debes visitar cuando vayas.

Plaza de la República. Centro del casco antiguo y donde se hallan sus edificios históricos más importantes. Es una de las plazas más grandes de Europa con casi 140 x 190 metros. De fisonomía medieval, destacan algunos edificios renacentistas con bellos esgrafiados como el Ayuntamiento, la Casa del Corazón Rojo, la Casa Imperial… y en el centro una Columna de la Peste, construida tras la plaga que asoló Europa en 1680.

Catedral de San Bartolomé. Aunque pequeña, Pilsen es una ciudad de superlativos y la guinda la pone el campanario de su catedral situada en la plaza de la República. La torre mide nada menos que 103 metros, la más alta del país y para subir a lo alto y observar sus espléndidas vistas hay que salvar 301 peldaños.

Museo de Títeres. Seguimos en la plaza de la República donde se visita este museo que muestra una de las tradiciones checas más arraigadas, las marionetas.

Monasterio Franciscano. Es uno de los edificios más antiguos de Pilsen, su iglesia de la Asunción data del siglo XIII y la capilla de Santa Bárbara, con bellos murales, del XV. El recinto está ocupado por un interesante museo de arte religioso en el que destacan las pinturas de Lucas Cranach (1472-1553).

Mercado de la Carne y Torre del Agua. Dos instalaciones civiles medievales recicladas para convertirlas en equipamientos culturales con exposiciones y eventos artísticos.

Anillo Verde. El espacio dejado por las antiguas murallas hoy está ocupado por agradables jardines. A destacar el de Mill Race, el canal situado en el este de la ciudad que ya en el siglo XIX era lugar de recreo habitual para los habitantes de Pilsen.

Apartamentos de Adolf Loof. El gran pionero de la arquitectura moderna (1870-1933) legó a Pilsen cinco magníficos apartamentos que han sido restaurados y acondicionados con motivo de la capitalidad cultural de la ciudad. No perderse esta visita guiada por estos inmuebles construidos y decorados a principios de siglo XX con una visión absolutamente contemporánea.

La Gran Sinagoga. Construida en el siglo XIX, es una de las más grandes de Europa tras la de Budapest. Gracias a su espléndida sonoridad se ha convertido en una sala habitual de conciertos.

Fábrica de cerveza Pilsen Urquel. Y por fin llegamos al lugar que ha dado renombre internacional a la ciudad. Las instalaciones se recorren a través de una visita guiada que cuenta la larga historia de la marca y su particular proceso de elaboración y, como no, culmina con una degustación de cerveza.