Teyuna, la ciudad perdida en la selva de Colombia

La ciudad colonial de Santa Marta funciona como base para realizar el trekking a la ciudad perdida de los tayrona y visitar el Parque Nacional

1 / 4

1 / 4

GettyImages-152836163. Poblados en el camino

Poblados en el camino

Los tayrona eran una de las principales tribus que habitaba la Sierra Nevada de Santa Marta cuando llegaron al Nuevo Mundo las primeras carabelas españolas. Constituían una poderosa y compleja organización que había levantado grandes pueblos, así como caminos, muros y canalizaciones que transportaban agua hasta los cultivos. En el siglo XVII sus descendientes huyeron y se refugiaron en los páramos. Regresaron a la sierra unos cien años después y reconstruyeron sus aldeas. En la actualidad están agrupados en cuatro tribus: kogui, wiwa, arhuaco y kankuamo. Las tres primeras están representadas por la Organización Gonawindúa Tayrona. Las costumbres y la estructura social de los tayrona de hoy son parecidas a las de sus antepasados. Consideran que la sierra es un enclave sagrado y que ellos son los custodios de todo lo que habita en ella.  

Foto: Getty Images

2 / 4

GettyImages-491496796. Sierra Nevada de Santa Marta

Sierra Nevada de Santa Marta

El trekking hasta la Ciudad Perdida a través del valle alto del río Buritaca discurre por uno de los escenarios más bellos de Colombia. Amaneceres apoteósicos en los que el sol deshace la niebla matutina que se enreda en las copas de los árboles, donde anidan centenares de especies de aves; cascadas que se descuelgan entre los riscos comidos por la selva; rincones donde el bosque húmedo permanece igual que hace miles de años. Este bosque tropical primario posee una humedad del 85% que mantiene empapado al caminante todo el día. 

Foto: Getty Images

3 / 4

GettyImages-531973696. Sierra Nevada de Santa Marta

Sierra Nevada de Santa Marta

Cuando se alcanza lo alto de una colina, la selva parece perderse en el infinito, tapizando con mil tonalidades de verde los perfiles encrespados de las montañas más altas. En la lejanía se eleva el pico Cristóbal Colón (5.775 metros), con su magnífica cumbre nevada desafiando el cálido Caribe.

Foto: Getty Images

4 / 4

GettyImages-486894915. Una semana a pie por la selva

Una semana a pie por la selva

Es obligatorio realizar la ruta con una de las cuatro empresas autorizadas por el gobierno. Dura 7 jornadas y recorre unos 40 kilómetros (entre 5 y 8 kilómetros al día) desde el pueblo de El Mamey. Se trata de una travesía exigente por el desnivel que se salva y por las nueve veces que se cruza el río Buritaca con agua hasta la cintura.

La senda atraviesa terrenos de comunidades campesinas e indígenas que cobran un porcentaje del precio del viaje. A lo largo del camino hay siete campamentos con techo de chapa metálica, camas con colchonetas y/o hamacas y cocina donde los guías preparan las comidas. Suelen hallarse junto al río. Es aconsejable llevar linterna y un saco-sábana para protegerse del fresco de la noche y no usar las mantas de los campamentos. Un repelente para mosquitos y otros insectos será indispensable. Se recomienda la profilaxis contra la malaria. 

Foto: Getty Images

27 de abril de 2017

Una de las travesías a pie más interesantes de Sudamérica está en Colombia y conduce hasta Teyuna, la Ciudad Perdida de los tayrona. La descubrieron de forma casual en los años 1970 unos huaqueros (expoliadores de yacimientos arqueológicos) en el corazón de la Sierra de Santa Marta, a 1.200 metros de altitud. Se cree que fue construida entre los siglos XI y XIV y que llegó a albergar entre 2.000 y 4.000 personas.

Hallan 3 tumbas de 2.000 años de antigüedad al sur de Medellín

Más información

El pasado remoto de Colombia se va asomando poco a poco

Los españoles nunca la conquistaron, pero las guerras y las enfermedades diezmaron a los tayrona, hasta que hacia 1600 la ciudad quedó abandonada y cayó en el olvido. Como las viviendas estaban construidas con materiales vegetales, solo han resistido el paso del tiempo las plataformas circulares –se han contado 170– sobre las que se asentaban las casas, así como la red de caminos y canales de agua. Aunque carezca de las dimensiones de Machu Picchu en Perú, la ciudad de Teyuna posee algo que ahora resulta difícil de hallar en Sudamérica: es uno de los pocos territorios salvajes del planeta que aún conservan el aura de misterio de civilizaciones del pasado... ¡y puede visitarse!

Fotografías: Getty Images