Rutas de los Castillos de la Costa Blanca

Alicante es tierra de castillos y fortalezas. Hay más de 230 construcciones defensivas que permiten conocer la historia, la cultura y los paisajes más bellos de la provincia desde estas atalayas que han sido testigos del paso del tiempo.

8 de agosto de 2017

La Costa Blanca no son solo playas. Cierto que algunas de ellas están entre las mejores playas de España, pero la provincia de Alicante, además, tiene castillos; y muchos. Hasta 230 construcciones defensivas, torres costeras y de refugio, casas fuertes, fortines y baterías a lo largo del territorio que hablan de historia, culturas y antiguas fronteras. ¡Si hasta la iglesia de Jávea fue construida para funcionar como fortaleza en caso de necesidad!

Alicante fue encrucijada de reinos y culturas, un territorio de luchas épicas y de miedo al invasor. Estos guardianes de piedra que se pueden visitar siguiendo la Ruta de los Castillos de la Costa Blanca son el testimonio de más de 1.500 años de historia. Los muros de piedra, las troneras y aspilleras hablan de la época de los reyes de la Hispania visigoda, de los caudillos árabes del Califato de Córdoba y de los reyes cristianos como Alfonso X El Sabio.

Historia, cultura, gastronomía y naturaleza

Esta ruta que recorre la Costa Blanca se estructura en cinco itinerarios diferentes que van del norte al sur de la provincia de Alicante. La ruta “Castillos del Vinalopó”, que se extiende a través de catorce municipios y casi treinta fortificaciones, permite conocer dos Patrimonios de la Humanidad (el Palmeral y el Misteri), parques naturales como el del Hondo, parajes protegidos como las Salinas de Santa Pola, y platos como el arroz con conejo y los caracoles en Pinoso. La ruta “Castillos de la llave del reino” nos lleva a través de la huerta alicantina a conocer once fortificaciones espectaculares, el famoso caldero de la gastronomía alicantina y la capital de la provincia, con la visita imprescindible a museos como el Marq. La tercera de las rutas, “Castillos de Tudmir”, está dedicada a Teodomiro, el conde visigodo que controló el sur de Alicante y nos lleva a conocer lugares de gran riqueza patrimonial como el casco antiguo de Orihuela.

Las dos últimas rutas nos llevan a conocer la belleza natural de la provincia de Alicante. Permiten realizar actividades como el senderismo por las rutas verdes, escalada, barranquismo, bicicleta de montaña e incluso espeleología. La ruta “Castillos de la montaña” revela la naturaleza en todo su esplendor a través de catorce municipios y los parques naturales de la Montaña de Alicante, Sierra de Mariola y El Carrascar de la Font Roja. Mientras que la ruta “Castillos de la frontera del miedo” muestra los paisajes del litoral alicantino donde encontramos algunas de las mejores playas de la Comunidad Valenciana. Montañas volcadas al mar, acantilados, reservas marinas y, cómo no, para degustar la Costa Blanca, lo mejor es probar la gamba roja de Dénia.

Las diferentes rutas de los castillos de la Costa Blanca se convierten en un fabuloso viaje a través del tiempo. Una batalla épica donde la victoria es el disfrute del patrimonio, de la cultura, la historia, la naturaleza y la gastronomía de la provincia de Alicante.

Arqueología Castillos Playas Escapadas Turismo rural Historia de España
Outbrain