Castillos del Rin

Ruta de Coblenza hasta Maguncia

Fortalezas medievales y viñas que producen sabrosos vinos acompañan esta ruta.

1 / 10

1 / 10

Castillo de Gutenfels

Castillo de Gutenfels

Desde los viñedos que lo rodean se contempla el amplio cauce del Rin y, sobre un islote, la silueta blanca de la fortaleza de Pfalzgrafenstein.

PETER ADAMS / AWL IMAGES

 

2 / 10

Castillos del Rin

Castillos del Rin

1. Coblenza. Se halla en la confluencia de los ríos Mosela y Rin. Desde el mirador del Rincón Alemán se ven los dos cursos.

2. Boppard. Guarda los restos de un campamento romano, el castillo arzobispal y un museo dedicado a Michael Tonet.

3. Lorch. Ofrece una excelente panorámica del río.

4. Bacharach. Su núcleo medieval es uno de los mejor preservados del valle. El paseo de ronda por las murallas es imprescindible para contemplar bien el conjunto.

5. Rüdesheim. La ciudad es célebre por su producción vinícola y por sus tabernas o strausswirtschaften.

6. Maguncia. La universitaria capital de Renania-Palatinado tiene una catedral milenaria y un museo de Gutenberg.

BLAUSET

 

3 / 10

Castillo de Stolzenfels

Castillo de Stolzenfels

Cinco kilómetros al surde Coblenza, resultó esencial para vigilar el flujo de barcos por el Rin durante el siglo xv. Fue reconstruido en 1842.

GREGORY GERAULT / GTRES

 

4 / 10

Boppard

Boppard

El Rin traza un amplio meandro a la altura de esta localidad fundada por los romanos. Su fortaleza data del siglo XIV.

RICCARDO SPILA / FOTOTECA 9 X 12

 

5 / 10

Castillo de Bacharach

Castillo de Bacharach

Un castillo con torreones domina el conjunto medieval de bacharach. El paseo de ronda que recorre su muralla del siglo XIV permite contemplarlo desde una situación privilegiada

RICCARDO SPILA / FOTOTECA 9 X 12

 

6 / 10

Lorch

Lorch

Con las viñas y las casas tocando las aguas del Rin, este pueblo ofrece una de las vistas más bonitas de la región.

Crédito: PETER ADAMS / AWL IMAGES

 

7 / 10

Rudesheim. Rüdesheim

Rüdesheim

El castillo de Brömserburg aloja el Museo del Vino, un centro dedicado a la tradición vinícola en la región.

FRIEDEL GIERTH / AGE FOTOSTOCK

 

8 / 10

Un día en Coblenza. Coblenza

Coblenza

 Para conocer la historia y el arte de la ciudad es aconsejable empezar el paseo en la casa medieval de los Caballeros Teutónicos, que alberga el Museo Ludwig de Arte Contemporáneo –junto a estas líneas–. Conviene después dirigirse a la plaza Florinsmarkt, cerca de los muelles del Mosela, para visitar el Central Rhine Museum y la iglesia románico-gótica de St Florin. Tras cruzar la Münsplatz, próxima al Alte Burg, antigua fortaleza de los obispos de Tréveris, se llega al blanco Ayuntamiento de la Jesuitenplatz

FOTOTECA 9 X 12; AGE FOTOSTOCK; CORBIS

 

9 / 10

Tierra de buenos vinos

Tierra de buenos vinos

 La región de Renania-Palatinado se enorgullece de sus cosechas de vino, una tradición introducida por los romanos que ha determinado su carácter y paisaje. El celebérrimo riesling domina el 70% de una producción de 460 hectáreas. Kerner, müller-thurgau, pinot y scheurebe completan el elenco de los blancos frente a tintos como el dornfelder. Una buena oportunidad para probarlos es durante los festivales del vino que organizan sus pueblos, o bien entrando en alguna de las numerosas bodegas familiares y tabernas que hay en la ruta.

CORBIS; GTRES; AGE FOTOSTOCK

10 / 10

Tesoros de Bacharach

Tesoros de Bacharach

Victor Hugo escribió en 1840 que era «una de las más bellas y desconocidas localidades del mundo». Hoy goza de renombre internacional gracias a sus murallas, sus siete torres y sus casas con entramado de madera como la Altes Haus, construida en 1568. Posee una iglesia románico-gótica, la Peterskirche, y mantiene, bajo el castillo transformado en albergue juvenil, su atmósfera encantada de cuento. Además, posee una arraigada tradición vitivinícola como demuestra su propio nombre, quizá derivado del latín Bachi ara o altar de Baco.

Créditos: AGE FOTOSTOCK; CORBIS

 

Fortalezas medievales y viñas que producen sabrosos vinos acompañan esta ruta.

El tramo del Rin entre Coblenza y Maguncia, capital de Renania-Palatinado, recorre el valle más legendario de Alemania. Estos escasos ochenta kilómetros en el corazón del antiguo Sacro Imperio Germánico discurren entre meandros y desfiladeros, culminados por una treintena de castillos y punteados por pueblos rodeados de viñas escalonadas que enamoraron a los románticos alemanes, franceses y británicos. De hecho, el recorrido se conoce popularmente como Rin Romántico y se ha convertido en un destino muy popular, tanto en barco como en coche.

La ciudad de Coblenza y el castillo (schloss) Stolzenfels son la primera etapa de este viaje. Fundada por el emperador Tiberio, Coblenza marca el lugar de encuentro entre el Rin y el Mosela. Adentrarse en el casco histórico de Coblenza, reconstruido tras la Segunda Guerra Mundial, invita a dar un paseo por la historia de Europa. Del siglo XII al XVIII, cuando perteneció a los obispos de Tréveris, la ciudad se llenó de edificios y templos, como la iglesia románica de St Castor, con su delicioso jardín Blumenhof, o como el dieciochesco palacio de los Príncipes Electores. Conviene visitar su torre gótica, Deutscher Kaiser, el único edificio que salió totalmente indemne de la última contienda mundial y cuyo primer piso es hoy una hostería. Agosto es especialmente interesante para visitar Coblenza, pues el segundo sábado de ese mes tiene lugar el festival de fuegos artificiales Rhein in flammen (Rin en llamas), que en septiembre se traslada a la localidad de St Goar.

Cinco kilómetros al sur y en la orilla izquierda se halla el Schloss Stolzenfels, ejemplo de las restauraciones neogóticas de fortalezas devastadas durante la guerra de los Treinta Años y las campañas napoleónicas. Erigido en el siglo XIII y casi destruido en 1668, este castillo de torres almenadas fue reconstruido por los prusianos en 1836 y hoy exhibe un espléndido mobiliario –ver Visita Guiada–. En la orilla opuesta destaca la silueta del castillo de Lahneck, cuya leyenda asegura que allí murieron los doce últimos caballeros templarios, en combate contra asaltantes al servicio del arzobispo de Maguncia.

La ruta sigue junto al río por alguna de las dos carreteras que bordean los márgenes –la B42, en la orilla derecha; la B9, en la izquierda–.

La admiración despertada por el castillo de Stolzenfels continúa en el castillo de Marksburg, la única fortaleza que ha llegado a nuestra época en perfecto estado. Antaño prisión de los príncipes de Nassau, se alza sobre una roca a 480 metros de altura, con el pueblecito de Braubach a sus pies. Su arsenal posee cañones de la guerra de los Treinta Años.

A seis kilómetros escasos aparece Boppard, rodeada de viñedos (zona vinícola de Bopparder Hamm) y orientada al sur a lo largo de un monumental meandro. Fundada por los romanos y residencia real de los francos, tiene varios atractivos en su casco antiguo. Para empezar, una bella plaza del mercado en la que destaca la iglesia de St Severus, de estilo románico tardío. Su parque arqueológico conserva restos de la antigua Bodobrica latina y tumbas paleocristianas.

El otro enclave imprescindible de Boppard es el castillo de los Príncipes Electores, situado en la orilla misma del Rin. Erigido en el siglo xiv, aloja el museo municipal y dedica una sección a Michael Thonet (1796-1871), carpintero y diseñador local, inventor de los muebles de madera curvada que causarían furor en la Viena imperial e inspirarían a los artistas del modernismo y también a audaces continuadores, como Jacob y Joseph Kohn. La bulliciosa Boppard, donde la actriz y cantante Marlene Dietrich residió una temporada, cuenta con un bello hotel jugendstil, el Bellevue, en el 41 de la Rheinallee. Tomar el telesilla hasta las colinas que envuelven la ciudad permite contemplar vistas excepcionales de este tramo del Rin.

Más allá del gran meandro de Boppard, a quince kilómetros, las ciudades medievales de Sankt Goar y Sankt Goarshausen sumen al viajero en la fascinante leyenda de Loreley: una sirena o «hada del Rin» que, reclinada sobre una peña, atraía con sus cánticos a los navegantes hasta hacerlos naufragar contra sombrías rocas a la vera de los viñedos. Cantada por el poeta Heinrich Heine en el siglo XIX y luego por Apollinaire, quien le dedicó un poema a «la hechicera rubia que de amor mataba a los hombres», Loreley es hoy una escultura junto a la que pasan los cruceros que recorren el Rin. Al otro lado del mundo, la conmemora una nostálgica fuente colocada desde 1893... en el Bronx neoyorquino. Las historias medievales siguen presentes durante el callejeo por el núcleo de Sankt Goar y la visita al castillo de Rheinfels. Erigido en el siglo xiii por el conde de Katzelnbogen y parcialmente destruido por los franceses en el xviii, actualmente acoge un hotel y un restaurante de gama alta.

A partir de aquí, el viaje por el Rin encadena pueblos monumentales como Bacharach y Lorch, y fortalezas inolvidables como el castillo de Gutenfels. Este último, asentado junto a la localidad de Kaub, antaño estuvo conectado con la fortaleza de Pfalzgrafenstein, erigida en el xiv sobre el islote de Falkenau. Este edificio blanco, rematado por torrecillas con tejado de pizarra, es ahora un museo estatal.

Al llegar a la preciosa Bacharach, lo primero que atrapa la mirada es su castillo Stahleck, de mágico torreón, donde hoy pernoctan jóvenes del mundo entero por unos veinte euros, ignorantes quizás de que durante el nazismo fue un reformatorio para chicos menos afortunados. Unos quince kilómetros más adelante se divisa el castillo de Sooneck (siglo XIII), residencia de caballeros salteadores que se aprovechaban del tráfico de mercancías que circulaban por el Rin en la Edad Media.

Es un auténtico placer conducir después, rodeados de viñas, hasta la cercana Rüdesheim, capital de la región de Rheingau y famosa comarca vitivinícola. Hay que pasear por su calle Drosselgasse, repleta de tabernas con jardines que sirven los vinos blancos y tintos de la zona. El contrapunto cultural a tanta animación es el Museo del Vino (Weinmuseum), que ocupa el castillo de Brömserburg, construido en el xii por el arzobispado de Maguncia y remodelado en el XIX; la vista desde su torre es magnífica.

La última etapa del viaje es la universitaria Maguncia, a 37 kilómetros de Rüdesheim y hoy capital de Renania-Palatinado. Conocida por su catedral milenaria y por unos carnavales que duran tres meses, fue la cuna de Johannes Gutenberg (siglo XV), inventor de la imprenta. Merece la pena dedicar un día a pasear por el entorno de la plaza de Gutenberg y visitar su museo, que conserva 46 Biblias originales y numerosos incunables. Otro lugar imprescindible es la iglesia de Stefans, moderna y con bellísimas vidrieras realizadas entre 1970 y 1980 por un Marc Chagall ya nonagenario.

Llegados a este punto del recorrido, toman mayor relevancia los artistas que quedaron atrapados por la belleza del Rin, llamado afectuosamente Vater (padre) por los lugareños. William Turner pintó sus matices, Richard Wagner lo enalteció en su ópera Crepúsculo de los dioses, y Heine, Goethe, Byron y Mark Twain le ledicaron apasionados textos, poemas y afirmaciones inolvidables como la de Victor Hugo: «toda la historia de Europa fluye por su curso de guerreros y pensadores».

A TENER EN CUENTA

Documentación: el dni o el pasaporte.

Idioma: alemán.

Moneda: euro.

Llegar y moverse: El aeropuerto de Colonia , a 108 km de Coblenza, recibe a diario vuelos desde ciudades españolas. Para recorrer la zona, lo idóneo es alquilar un coche. Dos carreteras panorámicas, una en cada orilla, recorren el Rin hasta Rüdesheim. En Coblenza se puede contratar un crucero por el río. La Rheinburgenweg es una red de senderos que conecta los castillos más importantes. Existe además un itinerario ciclista que alcanza la desembocadura; hay alquiler de bicicletas en casi todas las ciudades.

Cultura del vino: El museo de Bacharach y el de Rüdesheim explican la relación del valle del Rin con la vid. Las bodegas proponen itinerarios guiados y cata de sus vinos. Info Vino

Más información:

Oficina de Turismo de Alemania

Libros recomendados:

Alemania. Guía Total. Anaya, 2011.

Alemania. Guías Visuales. El País- Aguilar, 2010.