Recorrido por Normandía

El Mont Saint-Michel es el inicio de una ruta a través de los enclaves historicos de esta región francesa

1 / 8

1 / 8

stock-photo-mont-saint-michael-OK. Mont Saint-Michel

Mont Saint-Michel

Destino de peregrinos desde el siglo XII, la abadía fortificada se erige sobre una colina rocosa, con un pueblo medieval en la base.

CHRISTIAN KRIEGLSTEINER / 500PX

2 / 8

HEMIS 0689644. Un espejismo pictórico

Un espejismo pictórico

Cuando la marea sube, el Mont Saint Michel queda aislado por las aguas del mar y las del río Couesnon. Un largo puente lo une con tierra firme.

THIERRY SENI / GTRES

3 / 8

Lisieux Final. Ciudades episcopales

Ciudades episcopales

La ruta de las abadías y las catedrales normandas descubre templos milenarios y otros más recientes, como la basílica de Santa Teresa, en Lisieux.

BARBARA KARL

4 / 8

GPT-BC000107. Côte Fleurie

Côte Fleurie

Este litoral reúne diversos ejemplos de arquitectura tradicional y belle époque. En la imágen, una casa de Eure.

AGE FOTOSTOCK

5 / 8

Honfleur1. Honfleur

Honfleur

El puerto y el centro medieval enamoraron a los pintores impresionistas Courbet, Monet y Boudin a finales del siglo XIX.

ONURR CEPHELI

6 / 8

N32-837121. Playas del desembarco

Playas del desembarco

Ocho itinerarios señalizados permiten conocer los escenarios del decisivo Día D, el 6 junio de 1944.

JOSÉ ANTONIO MORENO / AGE FOTOSTOCK

7 / 8

BVH-20421811. Étretat

Étretat

La Porte d’Aval y la Aiguille d’Étretat,  constituyen el tramo más espectacular de la Costa de Alabastro, un litoral con 140 kilómetros de acantilados blancos.

GÜNTER GRÄFENHAIN / FOTOTECA 9 X 12

8 / 8

VN 186 NORMANDIA-4. Ruta costera

Ruta costera

1 Mont Saint-Michel. Esta abadía es una de las joyas históricas normandas.
2 Bayeux. El Museo del Tapiz y la catedral gótica son visitas ineludibles.
3 Honfleur. Conserva el puerto medieval y edificios del siglo XVI.
4 Rouen. La capital normanda posee un bonito centro medieval.
5 Étretat. El acantilado de Aval corta la respiración.

Mapa: BLAUSET

El Mont Saint-Michel es el inicio de una ruta a través de los enclaves historicos de esta región francesa

Más información

10 fotos preciosas del Mont Saint-Michel

10 fotos preciosas del Mont Saint-Michel

Dicen los normandos que su antepasado más remoto, el vikingo Rollón, sabía muy bien lo que hacía cuando, en el año 896, decidió asentarse en esta región del Atlántico francés. Tanto es así, que los verdes pastos y un mar generoso permitieron que uno de sus descendientes, Guillermo el Conquistador, invadiera y se convirtiese en rey de la vecina Inglaterra.

Entre brumas y leyendas, la Normadía más marítima es hoy un territorio que huele a brisa marina y a manzanas, repleto de rincones que han determinado la historia de Europa. La abadía-fortaleza del Mont Saint-Michel, denominada la Maravilla de Occidente, sintetiza el carácter agreste, orgulloso y solemne de esta tierra. A caballo entre la Baja Normandía y Bretaña, en el estuario del río Couesnon, el Mont Saint-Michel se yergue sobre las arenas y el flujo de las mareas. Con la bajamar, es posible acceder a la isla siguiendo los pasos de los peregrinos del siglo XII: descalzos sobre la arena. La muralla se abre en la Porte de l’Avancée y la populosa Grand Rue asciende hacia la abadía flanqueada por casas medievales, tiendas de recuerdos y restaurantes, como La Mère Poulard, fundado en 1888 y célebre por su tortilla y sus galletas.

La inexpugnable abadía gótica está asentada sobre contrafuertes de granito rosa y gris, que la elevan hasta los 80 metros de altura. En sus tres niveles destacan el bello claustro anglonormando del siglo XIII, la iglesia abacial, las criptas y la Sala de los Caballeros, un majestuoso recinto de bóvedas y capiteles, de 24 metros de largo, utilizado por los monjes como scriptorium para iluminar los más bellos libros de la cristiandad.

Caen fue destruida en gran medida durante la Segunda Guerra Mundial, Bayeux se conservó intacta y fue la primera ciudad liberada por los aliados tras el Desembarco de Normandía

Si aún estamos en Saint-Michel cuando suba la marea, el espectáculo de la isla reflejada en las aguas será difícil de olvidar. Hacia el oeste, la línea de la costa discurre entre interminables playas y campos de maíz hasta llegar a la población costera de Granville, patria de piratas, corsarios y pescadores. Desde el luminoso puerto parten los barcos que enlazan el continente con las islas del Canal, algunas bajo soberanía británica, pero de inconfundible cultura normanda. Granville también presume de albergar la casa natal del modisto Christian Dior, desde cuyos jardines repletos de rosas se disfruta de una sensacional vista al mar.

A menos de una hora hacia el interior se localiza Caen, la capital de la Baja Normandía y epicentro de la Ruta de las Abadías, que tiene en la cercana localidad de Bayeux una de sus joyas. Mientras que Caen fue destruida en gran medida durante la Segunda Guerra Mundial, Bayeux se conservó intacta y fue la primera ciudad liberada por los aliados tras el Desembarco de Normandía, el 6 de junio de 1944. Merece la pena visitar la catedral de Notre-Dame y admirar los coloridos frescos de su cripta románica. Consagrado en el año 1077, el templo es un ejemplo del gótico normando.

La rue de Nesmond conduce hasta el Museo del Tapiz de Bayeux. Concebido el siglo XI para decorar la catedral, se trata de una pieza de lino bordada con lana multicolor de casi 70 metros de largo que narra en 73 escenas la invasión de Inglaterra por Guillermo el Conquistador. Bayeux es una de las etapas clave en la ruta de las abadías y templos de Normandía, que incluye las monumentales ciudades de Caen y de Lisieux.

Más información

Lo que hoy queda en Iwo Jima

Lo que hoy queda en Iwo Jima

Conviene reponer fuerzas en las creperías de la peatonal rue St-Jean, degustando una deliciosa galette (crep con masa de trigo sarraceno) regada con sidra, la bebida nacional, y quizá rematada con calvados, el aguardiente de manzana. El Musée Mémorial de la Bataille de Normandie, en el Boulevard Fabian Ware, es un buen prólogo de la jornada siguiente.

Desde la localidad de Quineville a Ouistreham, la carretera de la costa desgrana como un abanico las playas del Día D. Los nombres en clave dados por los ejércitos aliados (Utha, Omaha, Juno, Sword, etc) evocan escenas de películas míticas, como El día más largo (1962) y Salvar al soldado Ryan (1998). Sin embargo, el escenario es real. Se pueden visitar las fortificaciones alemanas que formaban el Muro Atlántico, como en Pointe du Hoc, y ver los restos de carros de combate y vehículos militares. Cada población cuenta con un pequeño museo engalanado para conmemorar el 70 aniversario del final de la contienda. Caminar en silencio entre las cruces blancas del cementerio americano de la playa de Omaha, en Colleville-sur Mer, o el alemán de La Cambe, ayuda a comprender la magnitud de la tragedia que allí se vivió.

Más información

Normandía francesa y su costa de Alabastro

Normandía francesa y su costa de Alabastro

Como un salto en el tiempo, Ouistreham, famosa por sus ostras cultivadas, es la puerta de la bella Côte Fleurie (Costa Florida) del Pays d’Auge, una franja litoral de 40 kilómetros que finaliza en Honfleur. Un rosario de poblaciones balneario que estuvieron de moda durante la belle époque, como atestiguan las mansiones a pie de las playa de Houlgate, o el hipódromo y el elegante casino de Deauville. También fue morada de pintores impresionistas y escritores como Proust, que se alojaba en el Gran Hotel de Cabourg, junto al paseo que hoy lleva su nombre.

En Honfleur el objetivo de todo viajero es el Vieux Bassin, el puerto mejor conservado de Normandía, vigilado por el vetusto edificio de la Comandancia Real del siglo XVII y rodeado por centenarias casas de pizarra negra. Este puerto pesquero es uno de los más turísticos de la desembocadura del Sena.


En el entramado de calles de Honfleur proliferan las pequeñas galerías de pintores y escultores, entre comercios tradicionales y sorpresas como la iglesia de Santa Catalina, la más grande de Francia construida en madera. A pie de puerto, en el Quai Sainte Catherine, los pescadores venden sus capturas mientras en las terrazas de los coloridos bistros se sirven platos de deliciosos fruits de mer.

El Sena marca la frontera con la Alta Normandía. Su capital es Rouen, «la ciudad de los cien campanarios», cuna de escritores como Gustave Flaubert y pintores como Théodore Géricault que fue un icono del romanticismo. El casco antiguo es un ejemplo de la espléndida arquitectura normanda: fachadas de madera a la vista y tapial, y tejados de pizarra. No hay que perderse la abadía de Saint-Ouen, la catedral de Notre Dame y Saint Maclou, y después trasladarnos con la imaginación a 1431, con Juana de Arco ardiendo en la hoguera de la plaza del Vieux Marché.

Más información

Una ruta por el París medieval

Una ruta por el París medieval

Nuestro último destino es Étretat, en la Côte d’Albâtre o Costa de Alabastro. La carretera conduce hasta La Poterie, a los pies del Cap d’Antifer. Desde el faro parte un sendero de unos tres kilómetros que bordea los acantilados, sobre playas de guijarros y asomado a arcos naturales como el de Manneporte, sobre el que Guy de Maupassant dijo: «podría pasar un navío con todas sus velas largadas», o la Porte d’Aval, un arco de sílex escoltado por la Aiguille, una aguja de 55 metros. A sus pies se extiende la playa y el pueblo de Étretat.

Nada mejor que terminar el viaje contemplando el atardecer desde el acantilado d’Amont. Sentados junto a la capilla neogótica de Notre Dame de la Garde, que erigieron marinos y pescadores como exvoto protector en 1856, el sol tiñe los farallones calizos de un cálido naranja. Las gárgolas en forma de pez de la capilla vigilan con ojos pétreos las aguas del Canal de la Mancha, Étretat y el paso de siglos y milenios por los arcos y acantilados de la Costa de Alabastro. Un perfecta metáfora para la Normandía eterna.

MÁS INFORMACIÓN

Cómo llegar y moverse: La forma más habitual de viajar a Normandía es desde París, ciudad conectada con España por avión y tren de alta velocidad (Renfe y SNCF en cooperación). De allí se va en tren hasta Rouen, donde puede alquilarse un vehículo. Los aeropuertos de Caen, Rouen y Le Havre reciben algunos vuelos de España en verano. El coche de alquiler es el medio más práctico para recorrer la región, aunque también existen líneas de autobús y tren. Para conocer áreas naturales, hay itinerarios senderistas (GR 21), en bicicleta y a caballo.