Nueva Zelanda

Recorrido por la Isla Norte neozelandesa

El viaje desde la amable Bay of Islands atraviesa un territorio volcánico que se suaviza en las playas de Coromandel y en los viñedos de Wellington

1 / 8

1 / 8

ESY-002725253. Ruta por la Isla Norte

Ruta por la Isla Norte

1 Bay of Islands. Las salidas para avistar cetáceos y las rutas en barca por la costa son los alicientes de esta bahía.

2 Auckland. La gran metrópolis del norte tiene un animado barrio portuario y una gran vida cultural.

3 Península de Coromandel. Alberga playas de acantilados blancos, bosque tropical y aldeas pescadoras.

4 Rotorua. Núcleo de una área de gran actividad geotermal.

5 P.N. Tongariro. Tres volcanes conforman sus límites.

6 P.N. Egmont. Un volcán sagrado para los maoríes es el centro de este parque nacional de la costa oeste.

7 Wellington. La capital neozelandesa es una buena base para conocer rincones del sur, como el faro de Castlepoint.

Mapa: BLAUSET

2 / 8

BM42P8. P. N. Tongariro

P. N. Tongariro

Tres volcanes y los lagos de aguas sulfurosas que puntean sus cráteres son el tesoro del parque nacional más antiguo de Nueva Zelanda, de 1887.

MARIUSZ PRUSACZYK / AGE FOTOSTOCK

3 / 8

42-19423083. Bay of Islands

Bay of Islands

Más de 150 islas emergen dispersas en esta bahía de Northland, la región más septentrional de la Isla Norte.

BLAINE HARRINGTON III / CORBIS

4 / 8

mapa nueva zelanda. Auckland

Auckland

La zona portuaria y el Downtown son el corazón de esta metrópolis de la Isla Norte y puerta de entrada al país. En la fotografía se distingue la Sky Tower, de 328 m de altura.

TRAVELSCAPE IMAGES / ACI

5 / 8

77733566. Península de Coromandel

Península de Coromandel

Los acantilados blancos de Cathedral Cove se alcanzan tras un paseo de un par de horas desde el pueblo de Hahei. De camino se atraviesa una larga playa de conchas.

MASSIMO RIPANI / FOTOTECA 9X12

6 / 8

77733593. Rotorua

Rotorua

La zona de Waiotapu alberga lagunas de agua caliente y fría, con lodo burbujeante, fumarolas, terrazas calcáreas y el géiser Lady Knox, que expulsa una columna de agua a 20 metros de altura.

GERHARD EGGER / CORBIS

7 / 8

AG3PD4. Castlepoint

Castlepoint

Este faro de la costa de Wairarapa, en el sudeste de la Isla Norte, es una agradable visita desde la ciudad de Wellington. Fundado en 1913, se erige a 52 m sobre el mar.

MASSIMO RIPANI / FOTOTECA 9X12

8 / 8

42-31709164. Monte Egmont

Monte Egmont

El circuito que rodea el volcán dura de tres a cinco jornadas, pero existen rutas que en una mañana alcanzan su base.

HIDEO KURIHARA / ACI

18 de diciembre de 2012

La poderosa energía del subsuelo terrestre ha dado forma a paisajes de leyenda en la Isla Norte de Nueva Zelanda. Este corazón volcánico está arropado por bosques subtropicales, lagos de alta montaña, un litoral de aguas cristalinas y altiplanos tapizados de viñedos y praderas. La Isla Norte es también la que goza del clima más cálido del país y la que alberga la mayoría de la población maorí, cuya cultura está íntimamente ligada a la Polinesia. A lo largo del viaje que la recorre de norte a sur se descubren, además, dos ciudades de lo más cosmopolitas, Auckland y Wellington, la capital de Nueva Zelanda.
Bay of Islands es un buen inicio de ruta para zambullirse de pleno en la naturaleza neozelandesa. Este archipiélago de 144 islas congregadas frente a una amplia bahía es un lugar muy frecuentado por orcas, ballenas jorobadas, delfines –en el punto llamado Hole in the Rock es posible bañarse con ellos– y focas. Además de su interés natural, Bay of Islands tiene una remarcable carga histórica. Aquí se estableció el primer asentamiento británico en el siglo XIX y, en 1840, se firmó con los nativos maoríes el Tratado de Waitangi, un documento de referencia para la relación de ambas comunidades en la Nueva Zelanda contemporánea.

En la ciudad de los veleros

La portuaria y activa Auckland se localiza a poco más de 200 kilómetros. Durante el paseo por su Viaduct Harbour y por el Downtown o centro, la presencia de gentes procedentes de las islas del Pacífico mezclada con la enorme afición por los deportes náuticos –de ahí el sobrenombre de Ciudad de las Velas– confirma su carácter intercultural. Hasta 48 conos volcánicos extinguidos salpican Auckland y sus alrededores, dotándola de puntos estratégicos desde los que contemplar la bahía en la que se asienta. El mirador más popular es el monte Eden, un volcán dormido emplazado a 196 metros de altitud, y también Devonport, localidad situada enfrente mismo de la zona portuaria.
Siguiendo hacia el sur 50 kilómetros, surge el desvío a la carretera Nº 2, que serpentea por la montañosa y verde península de Coromandel. Aquí se encuentran algunas de las mejores playas de la Isla Norte, así como densos bosques que, en el siglo XVIII, recibieron a miles de mineros atraídos por la fiebre del oro. Hoy el magnetismo lo ejercen su litoral y su apacible estilo de vida, que se han convertido en la inspiración de artistas locales cuyas creaciones en cerámica, hueso y madera han logrado fama internacional.
Desde el tranquilo pueblo de Hahei, en la costa nordeste, se alcanza Cathedral Cove, una reserva marina de aguas turquesas y arena blanca a la que únicamente se accede a pie, en canoa o en barco. Los acantilados de piedra caliza y las intrincadas cuevas conforman un escenario inigualable para explorar en piragua. En la cercana Hot Water Beach (playa de Agua Caliente) desemboca un río subterráneo de aguas termales que, durante la marea baja, ofrece un reconfortante «spa» natural si se cava un agujero en la arena.

Corazón volcánico

El siguiente objetivo de la ruta es cruzar los fértiles cultivos, la mayoría de kiwis y viña, que crecen camino de la ciudad balnearia de Rotorua, 216 kilómetros al sur. Lo primero que se percibe es el olor a sulfuro, pues a 27 kilómetros se halla el parque geotermal de Waiotapu (Aguas Sagradas en maorí), un mundo de lagunas de aguas lechosas, verdes, rosadas y amarillas, algunas burbujeantes y envueltas en vapor. Su mayor atractivo es el géiser Lady Knox, que cada día hacia las diez de la mañana expulsa un chorro de agua caliente a más de 20 metros de altura.
Siguiendo rumbo sur hacia el Parque Nacional de Tongariro, se bordea el lago Taupo, el mayor del país, con casi 600 kilómetros cuadrados. Contemplar el atardecer en este lago, con la vista de los tres volcanes del parque Tongariro al fondo, es un espectáculo inigualable. Los montes Tongariro, Ngauruhoe y Rapehu –este último, con 2.797 metros, es el pico más alto de la isla– son el núcleo de esta reserva, fundada en 1887 y Patrimonio de la Humanidad desde 1990. La mejor inmersión a su paisaje de tierras rojizas y cráteres, consiste en caminar por alguno de los senderos que atraviesan la zona norte y remontar la carretera panorámica Ohakune, en el sur.
Al sur de Tongariro, en Palmerston, la poco transitada carretera Nº 2 se adentra en un placentero paisaje montañoso hacia la región de Wellington, famosa por sus viñedos. Aunque también su litoral es célebre, en particular la costa de Wairarapa. Un paseo hasta el faro de Castlepoint permite disfrutar de amplias panorámicas de la costa y la playa, cuyas aguas suelen ser frecuentadas por delfines y leones marinos.
A 165 kilómetros, en el extremo sur de la isla se sitúa la capital de Nueva Zelanda, Wellington, un lugar para imbuirse en el arte y la cultura del país. Para empezar, una visita al moderno Museo Nacional Te Papa, imprescindible para conocer la cultura maorí, y después una inmersión en la agenda de festivales, espectáculos teatrales, exposiciones y música. La calle Cuba es el lugar ideal para explorar bares y cafés con música en vivo, cocina internacional y excelentes vinos producidos en la región.
El final de este viaje por la Isla Norte neozelandesa debería ser ante otra de sus joyas geológicas: el volcán dormido Egmont o Taranaki (2.518 m). Este coloso es un lugar sagrado para los maoríes, cuyas leyendas explican que se trasladó desde el Tongariro a la esquina sudoeste de la isla por un problema de celos con los volcanes vecinos. Hoy es el núcleo del Parque Nacional Egmont, que ocupa 33.534 hectáreas y posee más de 300 kilómetros de senderos.

Para saber más

Documentación: el pasaporte y el Permiso de Conducir Internacional.
Idioma: inglés.
Moneda: dólar neozelandés.
Diferencia horaria: 10 horas más en invierno y 11 en verano.
Cómo llegar: Los vuelos desde Madrid hasta Auckland hacen como mínimo una escala, normalmente en Londres o en Dubai. El viaje dura unas 30 horas. El aeropuerto de Auckland se halla a 45 minutos del centro; dispone de taxis, lanzaderas y el Airport Bus, que sale cada 10 minutos.
Cómo moverse: Los vuelos internos así como el coche y la autocaravana de alquiler son la mejor manera de desplazarse por la Isla Norte. Se conduce por la izquierda. Hay rutas en coche temáticas señalizadas. Los autocares son una buena alternativa para ir de una población a otra. En las grandes ciudades funcionan autobuses, tranvías y funiculares.
Actividades: Nueva Zelanda dispone de una excelente oferta para disfrutar de su naturaleza. Desde salidas de buceo y rutas en barco por la costa, hasta caminatas y trekkings por los parques nacionales.

Turismo de Nueva Zelanda
Turismo de Auckland
Turismo de Wellington