Recorrido por la antigua Birmania

Un jardín de pagodas doradas, montes sagrados y pueblos asomados a lagos y ríos

1 / 9

1 / 9

Schwedagon pano for NG. Pagoda de Shwedagon

Pagoda de Shwedagon

La estupa de 98 m de altura es el centro de un recinto budista con casi cien pabellones. Una leyenda afirma que tiene más de 2.500 años.

KETKARN SAKULTAP

2 / 9

 DSC4268 for SNG. Mandalay

Mandalay

Al norte de la ciudad y accesible en barco fluvial, la pagoda de Hsinbyume (1816) destaca entre el paisaje verde por su blancura y su estructura escalonada.

BINH PHAM

3 / 9

shutterstock 154128230. Monte Popa

Monte Popa

Su cumbre alberga el monasterio de Taungkalat. Este recinto es el hogar de 37 nats, espíritus que reciben la misma veneración que Buda.

SHUTTERSTOCK

4 / 9

SUNRISE AT BAGAN-LESLIE TAYLOR-2. Bagan

Bagan

Más de 2.000 estupas se esparcen como un bosque de pináculos dorados en el llamado valle de las pagodas.

LESLIE TAYLOR

5 / 9

134051302. Lago Inle

Lago Inle

En este pequeño mundo acuático (22 km de largo y 11 de ancho) se practica desde hace siglos un tipo de pesca muy curioso.

DAVID LAZAR / GETTY IMAGES

6 / 9

IMG 6789 copia. Pagoda Kyauk Phyu

Pagoda Kyauk Phyu

Un enorme Buda mira hacia el este desde este templo próximo a la aldea de Nyaung Shwe, en el lago Inle.

PEPE ALCAIDE

7 / 9

508480013. Tradición monacal

Tradición monacal

El budismo es la religión del 89% de los birmanos. Todo varón tiene que residir en un monasterio dos veces en su vida, la primera entre los 10 y los 20 años.

SPACES IMAGES / GETTY IMAGES

8 / 9

1. Monte Kyaiktiyo

Monte Kyaiktiyo

Una gran roca dorada se mantiene en equilibrio en lo alto de esta colina, 230 km al este de Yangón. La noche del 31 de diciembre 9.000 lámparas y 9.000 flores rodean su base.

LECH MAGNUSZEWSKI WWW.CITIZENFRESH.DEVIANTART.COM

9 / 9

VNG 177 MYANMAR remaq-4. De norte a sur

De norte a sur

1 Mandalay. Imprescindible ver el Palacio Real y subir a su colina.
2 Monte Popa. En el monasterio de su cima se venera a Buda y a los nats o espíritus.
3 Lago Inle. 16 etnias habitan esta región de pueblos flotantes.
4 Bagan. En este valle se erigen 2.230 templos budistas.
5 Yangón. Posee edificios de la época colonial británica y lagos.
6 Shwedagon. Magnífica pagoda situada cerca de Yangón.

Mapa: BLAUSET

18 de diciembre de 2014

Mito, animismo, rito, budismo. El día a día en la República de Myanmar –el país dejó de llamarse Birmania en 1989– se funde con un misticismo oriental que viene desde lo más oscuro de los tiempos. Esa mezcla de culto y vida cotidiana se palpa en la población de Mandalay, segunda ciudad en importancia de Birmania. A la capital del antiguo reino birmano se puede llegar en el tren procedente de Yangón, antigua Rangún, que ejerció como capital del país hasta 2006. El trayecto dura casi toda una jornada y constituye un atractivo en sí mismo: en las múltiples paradas se vende y se compra de todo a través de las ventanillas, mientras que en los vagones se comparte asiento con sonrientes y amables familias de campesinos.

La blanca ciudad de Mandalay sobresale en una gran llanura partida en dos por el río Ayeyarwady. Y uno de los motivos de esa blancura es la pagoda de Kuthodaw, en donde 729 monolitos se levantan como enormes copos de nata que, a su vez, albergan otras tantas lápidas de mármol con el canon budista grabado. Por las explanadas y patios de la pagoda, de vez en cuando pasa algún novicio vestido con su túnica azafrán; más que correr, camina a saltos para evitar que el calor del suelo le abrase los pies.

Más tibio, incluso fresco, resulta el vecino templo de madera de Shwenandaw Eyaung. Llama la atención el contraste que ofrece el gris casi negro de su madera labrada con el rojo de las túnicas de los monjes. Esta construcción compite como emblema de la teka birmana con el largo puente de U Bein, en Amarapura, 15 kilómetros al sur. Existe, además, un Mandalay bullicioso, lleno de tiendas chinas, puestos de fritanga, escribientes y vendedores de dientes y muelas de segunda mano; un nudo, en fin, de coches, bicicletas, motocarros, timbres, bocinas y olor a gasolina mal quemada, a curry y a incienso. Aunque también hay tranquilas teterías donde tomar una samosa (empanadilla de carne) mojadas en un ardiente té.

Los nats (los espíritus que forman parte del imaginario y del alma de los birmanos) se ocupan del más acá

Desde la colina de Mandalay se contempla todo eso a la vez, si primero se han salvado los 1.729 escalones que suben a su cumbre. Desde ahí se aprecia la blancura de la pagoda de Kuthodaw, el ajetreo de la población y, al fondo, la lengua de aluminio del río Ayeryarwady. George Orwell dijo de este río que era tan brillante que parecía que sus aguas arrastraran diamantes. Pero lo que sí llevan son barcas de pescadores y de transporte que se deslizan sin prisa entre palmeras y campos de cultivo. Aquí y allá los niños juegan, las garzasy otras aves acuáticas pescan, y las mujeres lavan a la puerta de casas-barco o de palafitos.

Embarcarse hasta la histórica Bagan (antes, Pagán) permite observar la vida en las riberas del Ayeryarwady y también a los pasajeros. La mayoría visten el longy, una especie de pareo unisex, muchas mujeres y niños llevan en su rostro pasta tanaka, un cosmético natural, y un buen número de pasajeros, sobre todo mujeres, fuman el grueso cigarro birmano de hierbas llamado charoot.

Hasta el embarcadero de Bagan acuden tartanas para recoger mercancías y pasajeros que se dirigen al «valle de las pagodas». Durante más de dos siglos, de 1044 a 1287, Bagan vivió un gran esplendor, una prosperidad iniciada por el rey Anawaratha y mantenida por los monarcas posteriores. De aquella época proceden sus 2.000 templos, estupas y mausoleos, vestigio de los 5.000 originales. Entre el centenar que se conserva en buenas condiciones destaca la blanca pagoda de Ananda, del año 1105. Cada día, al amanecer y sobre todo al atardecer, el sol, el cielo y una neblina provocada por el calor ya decadente producen un festival de colores que se extiende hasta más allá de donde alcanza la vista.

 DSC4268 for SNG

A no más de 50 kilómetros, sobre un cerro de roca volcánica, se sitúa el templo del monte Popa. Además de ser de los más venerados de Myanmar, reúne en un mismo lugar el animismo birmano y los fundamentos budistas. Pero no hay conflicto alguno, porque mientras el budismo se ocupa del más allá, de que tras la muerte se consiga una buena reencarnación, los nats (los espíritus que forman parte del imaginario y del alma de los birmanos) se ocupan del más acá. Si un creyente no tiene una conducta correcta, es posible que algún nat se introduzca en su cuerpo y en su alma como castigo.

Camino de Yangón en dirección sudeste, la carretera se ve acompañada de campos de pimientos rojos. Por los senderos circulan carretas de bueyes guiadas por campesinos con la azada al hombro. Así, hasta llegar a la población de Nyaungshwe, el umbral del gran lago Inle. Sobre la superficie del agua, las canoas se deslizan impulsadas por la fuerza de un solo remo movido por una de las piernas del remero, el cual permanece de pie durante la travesía. Las embarcaciones llevan largas nasas en forma de embudo, un viejo sistema de pesca muy eficaz. Palafitos, cultivos plantados sobre superficies flotantes, orquídeas y aves acuáticas dan vida a este cautivador paisaje. La espiritualidad birmana está aquí representada por el monasterio budista de Nga Phe, un extraño lugar en el que los monjes adiestran gatos.

Naturaleza, misticismo, religión, maneras de vivir. Rasgos y síntomas de un país que se van acrecentando conforme la ruta hacia el sur se acerca a Yangón, con sus edificios coloniales, su tráfico, sus templos y sus estupas. En Shwedagon, una ciudad dentro de la propia Yangón, se alza un gran estupa radiante. Este destello dorado tiene su réplica no muy lejos, en el santuario de Kyaiktiyo, donde una roca de casi ocho metros de alto y también recubierta de oro se asoma a un precipicio. El peñasco se mantiene en vilo gracias a los creyentes, que oran para conservar el brillo y equilibrio de sus almas y, por supuesto, de sus vidas.

MÁS INFORMACIÓN
Documentos: pasaporte y visado.
Idioma oficial: birmano.
Moneda: kyats.
Horario: 5 horas más.

Cómo llegar y moverse: El trayecto aéreo entre España y Yangón requiere dos escalas, una en un aeropuerto europeo y otra en uno asiático, normalmente Bangkok (Tailandia). Las ciudades de Yangón y Mandalay están comunicadas por avión y tren. Funciona una línea diaria y directa Yangón-Bagan con coche-cama. Otra opción es subir al tren expreso a Thazi, o al que va a Mandalay y luego tomar un autobús o un taxi hasta Bagan. El recinto de Bagan dispone de bicicletas eléctricas de alquiler.