Ruta por el corazón del Parque Nacional

Picos de Europa

Covadonga, el valle de Liébana y Bulnes son tres etapas esenciales en este recorrido

1 / 10

1 / 10

AWL ES11001. Reserva de la Biosfera

Reserva de la Biosfera

La Unesco reconoció el valor natural de los Picos de Europa en 2003, después de 85 años de haber sido declarado el primer parque nacional de España.

GAVIN HELLIER / AWL IMAGES

2 / 10

SIM-730465. Cangas de Onís

Cangas de Onís

El Puente Romano, de factura medieval, tiene su origen en la primitiva calzada romana.

MASSIMO BORCHI / FOTOTECA 9 X 12

3 / 10

A05-1206163. Covadonga

Covadonga

El entorno de bosques y lagos del santuario fueron el origen del parque. La basílica se construyó en 1901.

GONZALO AZUMENDI / AGE FOTOSTOCK

4 / 10

rafael lagos de covadonga. Lagos de la Ercina y Enol

Lagos de la Ercina y Enol

Situados a solo 12 km del santuario de Covadonga, son una zona de senderismo muy popular y accesible.

RAFAEL MARTÍNEZ GUERRERO

5 / 10

S44-662317. Un refugio de fauna

Un refugio de fauna

Los bosques, prados, picos y desfiladeros son el hogar de los mamíferos y aves más representativos de
la Península Ibérica.

AGE FOTOSTOCK

6 / 10

77745104. Pueblos montañeses

Pueblos montañeses

Bulnes, Tresviso y Sotres (fotografía) han vivido prácticamente aislados hasta hace pocas décadas.

BILDAGENTUR HUBER / FOTOTECA 9 X 12

7 / 10

U30-930260. El Cares

El Cares

Esta garganta separa el macizo Oeste y el Central. La ruta de ida y vuelta entre los pueblos de Poncebos y Caín dura 6 horas.

JESÚS NICOLÁS SÁNCHEZ / AGE FOTOSTOCK

8 / 10

A05-831138. Potes

Potes

Con sus casas colgadas sobre el río Deva, esta localidad es una base excelente para conocer la comarca de La Liébana.

GONZALO AZUMENDI / AGE FOTOSTOCK

9 / 10

H44-10871980. Naranjo de Bulnes

Naranjo de Bulnes

Es el emblema del parque. Su singular silueta se divisa durante los recorridos por el macizo central.

RAGA JOSE FUSTE / AGE FOTOSTOCK

10 / 10

VNG 170 PICOS remaq-3. Ruta por los tres macizos del parque

Ruta por los tres macizos del parque

1 Cangas de Onís. Parada indispensable por el centro de visitantes del parque, el puente medieval y los comercios de productos regionales.
2 Covadonga. El santuario y los lagos de Enol y La Ercina son una maravilla natural. Existen numerosos senderos que recorren este sector.
3 Poncebos. Este pueblo es el origen de dos caminos históricos, el que sube al pueblo de Bulnes y el del desfiladero del Cares desde el norte.
4 Garganta del Cares. Un sendero de 8 km conecta Caín con Poncebos.
5 Potes. Lugar clave para conocer el valle de Liébana, acceder al teleférico de Fuente Dé y visitar el monasterio de Santo Toribio de Liébana.

Mapa: BLAUSET

27 de mayo de 2014

Los Picos de Europa son uno de los parques nacionales más asombrosos del continente. Constituido por tres grandes macizos y repartido entre Asturias, Cantabria y León, es un lugar de culto no solo por sus montañas, desfiladeros y majadas, sino también por los santuarios de Santo Toribio de Liébana y Covadonga.

El macizo Occidental, de las Peñas Santas o del Cornión, es el más visitado. El recorrido clásico por este sector empieza en Cangas de Onís, cruzada por el indómito Sella. La que fue corte del incipiente reino astur hace trece siglos es hoy una población de 4.500 habitantes llena de hoteles y tiendas que venden productos gastronómicos y material de montaña. A un paso del bullicio hay dos rincones que rebosan bucolismo: el puente ojival, con la Cruz de la Victoria pendiendo sobre las aguas del Sella, y el mirador de Següencu, que ofrece la primera panorámica sobre los Picos de Europa.

Una carretera conduce en pocos minutos a Covadonga, uno de esos lugares que parecen haber sido creados por la naturaleza para maravillar. Lo primero que se ve es la peña del Auseva emergiendo entre bosques caducifolios, con la Santa Cueva colgada de la roca y una cascada brotando bajo ella. Parece una ensoñación y, sin embargo, todo es real, aunque aderezado con el espíritu fantástico de la reconstrucción de 1877. De ese modo, la arquitectura es el perfecto complemento al culto a la Santina y a Pelayo, que reposa en el lugar donde, el 28 de mayo de 722, ganó la batalla que forjaría su épica.

Los lagos de Enol y La Ercina son el otro santuario de la zona. El ascenso desde Covadonga, dejando atrás los hayedos, es una de las etapas de montaña más seguidas de la Vuelta Ciclista a España: 12,3 kilómetros en los que se supera un desnivel de 910 metros con pendientes de hasta el 17%. En lo alto aparecen los dos lagos, primero el de Enol, más profundo. De aquí parten rutas de senderismo para todos los gustos, como los que conducen a los miradores del Rey y de Ordiales, este último más alejado, o hasta las Peñas Santas de Enol y Castilla, la segunda con 2.596 metros de altitud. A lo largo de estas excursiones aparecen testigos de la cultura pastoril de las majadas, como los cuerres (cierres de madera) para el ganado y los rebaños de vacas casinas y ovejas lachas que en verano son trasladadas a los pastos de altura y con cuya leche se elabora el queso de Gamonéu, propio de los concejos de Onís y Cangas.

Remontando el río Güeña por Onís alcanzamos el valle de Cabrales, regado por el río Cares y también famoso por su queso. Es así como entramos en el macizo Central o de los Urrieles, con el totémico Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu (2.519 m), que adquiere una tonalidad anaranjada al atardecer. Su fama le viene por constituir un reto para los escaladores, pues su cara oeste es una pared vertical de 500 metros que requiere pernoctar colgados del muro. Otro de los mitos de la comarca es el queso de Cabrales, elaborado con leche cruda de vaca, oveja y cabra, y madurado en cuevas naturales de dos a seis meses hasta que adquiere los hongos que le dan las manchas verdosas, así como su textura mantecosa y su ligero sabor picante.

Si de Arenas de Cabrales se remonta el curso del río Cares, a los 6 kilómetros aparece Poncebos. En esta aldea se nos ofrecen dos formas de acceder a la Peña, nombre que los cabraliegos dan al macizo: a través de sus entrañas por la sorprendente garganta del Cares –un sendero de 8 kilómetros la recorre hasta el pueblo de Caín entre paredes verticales y cruzando túneles y puentes– o en el funicular de Bulnes, que en apenas siete minutos salva 402 metros de desnivel bajo tierra.
Subir a bordo del funicular es como trasladarse a otra dimensión porque, en un santiamén, uno se encuentra en medio de la montaña, en un núcleo de solo 20 habitantes que hasta 2001 tuvo como único acceso el camino del canal del Tejo. Hoy en día el viejo sendero es una popular excursión de bajada hasta Poncebos que dura unas dos horas.

El desfiladero de La Hermida, excavado por el río Deva y poblado de carrascos, penetra en el valle de La Liébana (Cantabria), principal acceso al macizo oriental o de Andara. Justo a la entrada del valle, beneficiado por un microclima que permite el cultivo de la vid, se alza la iglesia mozárabe de Santa María de Lebeña (siglo X), de tres naves con arcos de herradura y un tejo sagrado en su atrio.

Un poco más adelante se sitúa Potes, cuyo emblema es la Torre del Infantado (siglo XV). Este pueblo es el mejor lugar para adquirir los quesos ahumados de Aliva, los de Lebeña y el queso picón de Tresviso, y también para probar el orujo local y el cocido lebaniego.
A tres kilómetros se erige el monasterio de Santo Toribio. Además de la memoria de su abad Beato de Liébana (siglo VIII-IX), autor de unos Comentarios al Apocalipsis que no faltaban en ninguna biblioteca medieval, guarda la reliquia del Lignum Crucis (fragmento de la cruz de Cristo) y cuenta con un Año Santo cada vez que la festividad del patrón, el 16 de abril, cae en domingo.

Fuente Dé, lugar donde nace el río Deva, vuelve a situarnos en plena montaña. De aquí parte un teleférico que en 1966 dejó de transportar mineral para llevar personas hasta el mirador del Cable, a 1.834 metros. La extraordinaria panorámica solo puede compararse con la que ofrecen los miradores del Corzo y el Oso, en la vertiente leonesa. Un espectáculo de crestas y valles llenos de vida y leyenda.

MÁS INFORMACIÓN

Llegar y moverse: Cangas de Onís se halla a 110 km del aeropuerto de Asturias y a 72 km de Oviedo, adonde se puede llegar en tren. Lo mejor es alquilar un coche para moverse por el parque. El acceso a Covadonga en verano debe hacerse en autobús o taxi.

Alojamiento: Casas de turismo rural, hoteles, cámpings y refugios dentro del parque. La acampada libre está prohibida.

Centros de visitantes: Casa Dago en Cangas de Onís, el de Liébana, el de Posada de Valdeón y el Pedro Pidal en Covadonga.

Información de los Picos de Europa