8 castillos de leyenda en España

Con sus torreones y almenas, sus fosos y murallas, la visita a estos castillos es un viaje a través del tiempo.

1 / 8

1 / 8

HEMIS 0011990. Castillo de Loarre. Huesca

Castillo de Loarre. Huesca

En el siglo XI su silueta ya dominaba los campos de la Hoya de Huesca. El castillo de Loarre es una de las  fortificaciones mejor conservadas de la Península y su construccción románica ha llegado hasta hoy en condiciones inmejorables. 

Gtres

2 / 8

HEMIS 1751422. Castillo de Bellver. Mallorca

Castillo de Bellver. Mallorca

Cerca de la ciudad de Palma se alza este castillo gótico con una forma circular curiosa para la época en que fue construido. La fortaleza fue obra del rey Jaime II (año 1300) quien la mandó construir como residencia real. En la actualidad es sede del Museo de Historia de la ciudad de Palma.

Castillo de Bellver

Gtres

3 / 8

HEMIS 0093687. Castillo de Olite. Navarra

Castillo de Olite. Navarra

El castillo Real de Olite (1387-1425) es un conjunto irregular de torres, estancias, galerías, jardines y patios que le confieren un aspecto anárquico y una singular silueta visible desde cualquier punto de la ciudad. Su visita es un viaje al pasado que cuenta mucho de los reyes y señores que lo habitaron y de la historia del Reino de Navarra.

Gtres

4 / 8

HEMIS 0496604. Castillo de Tossa de Mar. Gerona

Castillo de Tossa de Mar. Gerona

La subida hasta el castillo por intrincadas callejuelas es el preludio perfecto a la belleza que nos espera en lo alto. Aupado en un promontorio y con unas fantásticas vistas a las playas de la bahía de Tossa, esta fortificación recuerda el tiempo en el que las costas mediterráneas eran asoladas por corsarios y piratas. El castillo fue construido en el siglo XIV y en su muralla destacan tres grandes torres cilíndricas de defensa.

Gtres

5 / 8

HEMIS 0575061. Alcazaba de Trujillo. Cáceres

Alcazaba de Trujillo. Cáceres

La alcazaba de esta bella población extremeña es un monumento andalusí del período Omeya que data de los siglos IX y X. Su patio de armas abarca un espacio de más de 40 metros perímetro jalonado de robustas torres defensivas. La fortaleza es visible desde lo lejos y alienta la imaginación. No perderse el paseo por las murallas ni la vistas.

Turismo de Trujillo

Gtres

6 / 8

HEMIS 1961909. Castillo de Santa Bárbara. Alicante

Castillo de Santa Bárbara. Alicante

Esta fortaleza respira aires de mar, abocada sobre un promontorio a 166 metros de altitud desde donde se divisa toda la bahía de Alicante, un lugar cuyo valor estratégico se intuye solo con mirar alrededor. Hoy alberga el MUSA, el Museo de la Ciudad de Alicante, que ofece visitas guiadas y teatralizadas por el interior del castillo.

Castillo de Santa Bárbara 

Gtres

7 / 8

HEMIS 0391367. Castillo de Belmonte. Cuenca

Castillo de Belmonte. Cuenca

Desde su construcción en 1456 hasta la actualidad, el castillo de Belmonte ha vivido grandes momentos históricos en los que ha jugado un papel determinante. Su figura robusta y pétrea, aislado en medio de la gran llanura, no hace prever sus interiores afrancesados. La fortaleza original era medieval, pero en el siglo XIX, la emperatriz de Francia Eugenia de Montijo lo reformó completamente. Hoy se organizan visitas teatralizadas y acoge entrenamientos de combates medievales. 

Gtres

8 / 8

HEMIS 0565286. Castillo de La Calahorra. Granada

Castillo de La Calahorra. Granada

El castillo de La Calahorra, perfectamente conservado, es una obra destacada del renacimiento italiano que data de 1509. En sus sótanos aún se conservan los calabozos donde pernoctaban los presos moriscos que se trasladaban a la cancillería granadina. Para visitarlo se debe concertar la visita con antelación. 

Turismo de Granada

Gtres

Con sus torreones y almenas, sus fosos y murallas, la visita a estos castillos es un viaje a través del tiempo.

Más información

La vuelta a España en 19 platos típicos

La vuelta a España en 19 platos típicos

Las brumas de los fríos días invernales les sienta bien a estas imponentes construcciones cuyo origen era defender de los invasores a sus habitantes. Hoy se han convertido en una de las mejores formas de conocer aquella lejana Edad Media y de revivir las visicitudes de quienes se protegían tras su muros. Desde Tossa de Mar en Cataluña hasta Trujillo en Extremadura, una ruta en ocho etapas por toda la geografía española.