Nueva York, lo más nuevo de Manhattan

El barrio de Manhattan concentra al sur de Central Park sus iconos clásicos y sus nuevos atractivos

1 / 12

1 / 12

HEMIS 499382. Recorrido por Manhattan

Recorrido por Manhattan

1 Central Park. El gran pulmón verde de la ciudad acoge conciertos y festivales de teatro durante todo el año.

2 Rockefeller Center. Este complejo, erigido entre 1930 y 1940, contiene 19 edificios. Su plaza central se transforma en una pista de patinaje sobre hielo en invierno.

3 Times Square. El distrito teatral se sitúa en torno a esta plaza.

4 Chinatown. Comercios, restaurantes y edificios de pocas plantas caracterizan este barrio del Lower Manhattan.

5 Puente de Brooklyn. Comunica la isla de Manhattan con el barrio de Brooklyn, al otro lado del East River.

6 Estatua de la Libertad. La escultura que Francia regaló a la ciudad en 1886 tiene un ascensor que sube hasta su corona.

Mapa: BLAUSET

2 / 12

148706780. Manhattan

Manhattan

El Empire State sobresale en medio de los altos edificios que pueblan el Midtown. En la fotografía se distingue también el río Hudson, el límite oeste de la «Gran Manzana».

RICHARD I’ANSON / GETTY IMAGES

3 / 12

42-33832604. Central Park

Central Park

Abierto en 1858, sus 340 hectáreas albergan decenas de senderos, colinas, lagos y prados. Cuando está nevado también se esquía.

JON HICKS / CORBIS

4 / 12

X9Q-1402188. Museos ineludibles

Museos ineludibles

Es difícil equivocarse a la hora de elegir un museo en Nueva York, ya que la ciudad reúne algunas de las obras más interesantes del mundo. Entre los que se disputan el título de más visitados están el Museo de Arte Moderno (MoMA), con la colección más importante en su categoría; el Metropolitan, que abarca la historia del arte desde la prehistoria hasta hoy; y el Museo de Historia Natural, con 35 millones de piezas, una decena de exposiciones permanentes y una magnífica sala de dinosaurios.

AGE FOTOSTOCK

5 / 12

mapa nueva york. Rockefeller Center

Rockefeller Center

La plaza central de este complejo de la década de 1930 se transforma en una pista de hielo en invierno.

GARDEL BERTRAND / GTRES

6 / 12

HEMIS 617990. Vibrante Times Square

Vibrante Times Square

La historia teatral de Nueva York está unida a la del musical. Para ver las producciones más espectaculares hay que ir a Times Square, en la confluencia de Broadway Avenue con la Séptima. Su nombre original, Long Acre Square, fue sustituido por el actual cuando en 1904 se instaló aquí la sede del periódico The New York Times. Sus letreros luminosos –el primero data de 1898– le otorgan un aire entre decadente y futurista. Desde hace más de un siglo, combina grandes producciones con otras más modestas.

GTRES

7 / 12

42-31993250. Chinatown

Chinatown

La altura de los rascacielos contrasta con los edificios bajos de este barrio lleno de comercios.

JOSE FUSTE RAGA / CORBIS

8 / 12

42-17170476. Dos oasis urbanos

Dos oasis urbanos

El parque The High Line y el National September 11 Memorial demuestran la continua renovación urbanística de Nueva York. El primero –inaugurado en 2009, cada año se amplía con una zona nueva– ha llenado de jardines, senderos y zonas de ocio la vía del tren elevado que recorría el oeste de Manhattan, desde el distrito de Meatpacking hasta el Midtown. El 9/11 Memorial, en Wall Street, ha sustituido con dos estanques el espacio que ocupaban las desaparecidas torres del World Trade Center. www.thehighline.org; www.911memorial.org

CORBIS

9 / 12

B99-331767. El Puente de Brooklyn

El Puente de Brooklyn

Uno de los cuatro que atraviesan el East River, regala una panorámica excepcional de Manhattan

KORDCOM / AGE FOTOSTOCK

10 / 12

151649929. Estatua de la Libertad

Estatua de la Libertad

El ferry de Staten Island ofrece la mejor perspectiva de la estatua. Un ascensor sube hasta la corona.

SANJIN WANG / GETTY IMAGES

11 / 12

148854431. Brooklyn

Brooklyn

Este barrio es una tranquila zona residencial con cada vez más atractivos.

GETTY IMAGES

12 / 12

42-34049753. East River

East River

Vista de los rascacielos de Manhattan desde Brooklyn.

CORBIS

Enric González

6 de marzo de 2013

Los 12 barrios más famosos Manhattan

Más información

Los 12 barrios más famosos Manhattan

No hace falta haber viajado a Nueva York para conocerla. Todos somos capaces de identificar su paisaje urbano, centenares de veces reproducido en el cine. Al visitarla por primera vez se experimenta una sensación extraña, casi onírica. Apenas salir del hotel una voz interior nos susurra: tú ya has estado aquí. Nada de lo que veamos a partir de ese momento nos resultará desconocido y, sin embargo, no dejará de sorprendernos. La pregunta es: ¿puede un asfalto que jamás hemos pisado formar parte de nuestro pasado sentimental? Una vez admitimos que sí, que eso es posible, estamos listos para iniciar el recorrido por una de las ciudades más vivas e interesantes del mundo.
Hasta mediados del siglo XIX, lo que hoy conocemos como Central Park no era más que un terreno pantanoso en el norte de Manhattan. A medida que la población aumentaba se hizo necesaria la creación de un espacio verde donde los habitantes de la isla –no olvidemos que Nueva York es un archipiélago– dispusieran de una alternativa al asfalto. Posiblemente los inmigrantes que ocupaban las deprimentes habitaciones en la parte baja, la del sur, no llegaran jamás a disponer de tiempo libre para recrearse en él, pero hoy es uno de los espacios preferidos de los neoyorquinos. Gracias al empeño de William Cullen Bryant, poeta y editor del New York Evening Post, se inició la transformación de este terreno en 1838. Central Park requirió veinte años de trabajo e ingentes cantidades de tierra traída desde Nueva Jersey para conseguir su apariencia de jardín inglés con puentes, castillos, lagos artificiales y casi cien kilómetros de senderos donde perderse. Si ese es el caso, conviene acercarse a una farola: en ellas se indica el nombre, es decir, el número, de las calles más próximas.

Legado de la década de oro

Central Park se extiende paralelo a la Quinta Avenida, desde la calle 110 hasta la 59. Siguiendo el trayecto descendente, a unos treinta minutos andando –hay que bajar hasta la 51– se encuentra el Rockefeller Center, símbolo de la edad de oro de una ciudad que floreció a medida que lo hacían apellidos asociados al dinero como Aston, Morgan, Frick, Vanderbilt, Carnegie o el mencionado Rockefeller. Este magnate del petróleo concibió la construcción de este complejo de 14 edificios –después se añadieron cinco más– en los años 1930. Su fortuna descomunal le permitió dejar legados tan sólidos como éste, y algún otro más pintoresco: fue una de las fuentes de inspiración de Matt Groening, creador de Los Simpsons, para poner rostro a Montgomery Burns, el tacaño propietario de la nuclear de Springfield.
Uno puede elegir entre curiosear por algunas de sus exclusivas tiendas, disfrutar de la pista de hielo que ocupa la plaza central todos los inviernos o visitar el vestíbulo del General Electric, su edificio más interesante. El interior está decorado con unos espléndidos murales de Josep Maria Sert, aunque éste no fuera el propósito inicial. El proyecto original fue encargado a Diego Ribera, pero su trabajo fue destruido al negarse el artista mexicano a eliminar el retrato de Lenin de la composición.
En un área fácilmente abarcable desde este punto, en el barrio conocido con la vaga denominación de Midtown, se localizan los edificios más emblemáticos. Lo más fácil es dirigir la mirada al cielo y dejarse guiar por las cúpulas arquitectónicas. Con toda seguridad nuestros pasos nos conducirán al que quizá sea el rascacielos más bello del mundo occidental, el Chrysler. Esta maravilla de estilo art déco fue mandada edificar en 1929 por el magnate automovilístico con la intención de que fuera el edificio habitable más alto del mundo. Cuando estaba a punto de lograr su objetivo se enteró de que la sede del Banco de Manhattan, en aquel momento en construcción, lo sobrepasaría por 60 centímetros. Val Allen, el arquitecto, ideó una larga aguja de acero inoxidable y, tras construirla en secreto, la alzó desde el interior en un golpe de efecto que lo proclamó vencedor de las alturas. El título le duró once meses, plazo que tardó en arrebatarle el título el Empire State, otro de los símbolos de la ciudad y cuya imagen siempre estará asociada a la de King Kong –la película se estrenó en 1933– encaramado a su cúspide.

El manhattan asiático

Chinatown, ya en la zona sur o Lower Manhattan, presenta un perfil menos espectacular. Los edificios pierden altura y brillo pero ganan encanto las calles, llenas de actividad. Los chinos empezaron a llegar a Nueva York en el siglo XIX –algunos ya habían trabajado en el lejano Oeste–, y aquí se establecieron para crear su propio hábitat. Es imprescindible pasear por Mott Street, origen del barrio étnico y escenario de la celebración cada febrero del año nuevo chino. Aunque en su pasado hay más de un episodio siniestro, en la actualidad es un lugar ideal para encontrar un buen restaurante o todo tipo de falsificaciones en las tiendas de Canal Street, arteria principal y frontera con el barrio de Little Italy. A partir de aquí los rótulos se tiñen de verde, blanco y rojo y suena música napolitana. Pero no se engañen, hace tiempo que el pequeño oasis italiano es propiedad china.
Nueva York tuvo su origen en la parte más meridional de la isla. Aquí se instalaron en 1623 los colonos holandeses que, para protegerse de los ingleses, construyeron una muralla que acabó dando nombre al distrito financiero, Wall Street. Estar en el centro donde se mueve el dinero del planeta causa un ligero estremecimiento, pero visitar Trinity Church, a cinco minutos, provoca el mismo efecto. La pequeña iglesia de aspecto inglés tiene cierto atractivo, aunque lo conmovedor es el cementerio adjunto, donde descansan los primeros pobladores de la ciudad.

Un símbolo de esperanza

El recorrido por la isla finaliza en el puerto, entrada de las oleadas de inmigrantes que, en el siglo XIX, huían de las hambrunas y la violencia europeas. La primera visión que los asaltaba tras largas semanas de travesía era la Estatua de la Libertad. Pocas estampas podrían resultar más esperanzadoras. El contacto con la realidad llegaba cuando eran trasladados a la vecina Ellis Island, donde eran registrados y sometidos a cuarentena o, en algunos casos, devueltos a su país. Hoy alberga el Museo de Inmigración, testimonio de los sacrificios que esconde el pasado. Regalada por el gobierno francés en 1886 para conmemorar el centenario de la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos, la Estatua de la Libertad llegó desmontada en más de doscientas cajas. El coste para reconstruirla no podía ser asumido por las arcas públicas, así que a Joseph Pulitzer, magnate de la prensa, se le ocurrió organizar una campaña de recaudación y, gracias a miles de pequeñas donaciones, la gran escultura tomó forma. La estructura interna, ideada para aguantar fuertes vientos, fue diseñada por Eiffel años antes de levantar la torre parisina. El exterior, de cobre, acabó adquiriendo su color verde por efecto de la sal marina.
La otra colosal obra de ingeniería del bajo Manhattan es el puente de Brooklyn, que sirvió para unir los dos distritos más importantes de Nueva York, pero no para fundirlos. Brooklyn conserva su carácter propio, un particular acento y una extraordinaria devoción por el béisbol. Dada su extensión, explorar Brooklyn exige un amplio margen de tiempo. Si no se dispone de él, se encuentra consuelo cruzando la impresionante pasarela. Al regresar, nos espera la mejor panorámica de la fachada oriental de Manhattan.

PARA SABER MÁS


Documentación: pasaporte electrónico y formulario Electronic System Travel Authorization
Idioma: inglés.
Moneda: dólar americano.
Diferencia horaria: 6 horas menos que en España.

Cómo llegar: El aeropuerto John F. Kennedy (JFK) recibe la mayoría del tráfico aéreo internacional. Barcelona y Madrid tienen vuelos directos a Nueva York. Taxi, autobús, metro y tren conectan la terminal con Manhattan, a 24 km.

Cómo moverse: Para trasladarse en transporte público es imprescindible adquirir la tarjeta multiviaje MetroCard.
El taxi es el medio más rápido. El ferry de Staten Island ofrece una vista magnífica del perfil de Manhattan y de la Estatua de la libertad; es gratis.
El New York city pass es un abono que permite el acceso gratuito a 55 atracciones, entre las cuales hay museos, edificios emblemáticos y la Estatua de la Libertad. Para uno, dos, tres o siete días.

Más información: Turismo de Nueva York: Tel. 914 585 573.
Turismo de Nueva York