10 lugares para celebrar el Día de la Unidad Alemana

El 3 de octubre se celebra en todo el país el Día de la Unidad Alemana. Te explicamos porqué y qué lugares de Alemania ver para celebrar la fiesta nacional.

1 / 10

1 / 10

Mittenwald y los Alpes Bávaros

Mittenwald y los Alpes Bávaros

Este es uno de los pueblos más bellos de los Alpes Bávaros. Se encuentra cerca de la frontera de Austria, con el telón de fondo de los espectaculares Alpes Bávaros, la porción oriental del sistema montañoso. El pueblo de Mittenwald presenta la singularidad de que las fachadas de sus casas típicas están decoradas con frescos como si fueran lienzos.

Foto: AP

2 / 10

Ciudad medieval de Quedlinburg

Ciudad medieval de Quedlinburg

Hay viajes que nos transportan a otra época, en este caso a la época medieval. Alemania tiene muchas ciudades medievales; pero el de Quedlinburg, a orillas del río Bode, en el estado federado de Sajonia-Anhalt, con sus más de 1.200 casas de arquitectura tradicional, es el más representativo. Una riqueza patrimonial que le llevó a ser declarada como como Patrimonio de la Humanidad en el año 1994.

Foto: AP

3 / 10

Lago Constanza. Lago de Constanza

Lago de Constanza

Este lago es un lugar de ensueño enmarcado por los Alpes. Está rodeado por Alemania, Austria y Suiza, y es famoso por las islas que hay en él y por los bellísimos pueblos que encontramos en su orilla. Paisajes verdes, viñedos, algún que otro castillo y veleros que surcan la superficie del lago, convierten este lugar en uno de los imprescindibles de Alemania.

Foto: AP

4 / 10

Selva Negra. La Selva Negra

La Selva Negra

Se cree que fueron los romanos los que la llamaron así dado que la densidad de los bosques impedía la entrada de la luz del sol. Parece que la naturaleza quiso concentrarse toda aquí. Al recorrer la Selva Negra comprobaremos que apenas hay zonas urbanas y sí lagos, ríos y mucho verde, por donde disfrutar de actividades como el senderismo y el ciclismo. Un paisaje que sirvió como escenario de diversas películas y series de producción alemana. Los más golosos están de enhorabuena, ya que les espera una delicia de la gastronomía alemana: la tarta de la Selva Negra, decorada con frutas silvestres recolectada de los bosques.

Foto: AP

5 / 10

Castillo de Neuschwanstein

Castillo de Neuschwanstein

El castillo de Neuschwanstein parece salir directamente de un cuento de hadas. Su entorno y la belleza de su arquitectura lo convierten en todo un clásico del turismo de Alemania. Es el último de los castillos de Baviera que mandó construir Luis II de Baviera. ¿Sabías que sirvió de inspiración para el Castillo de Disney?

Foto: Gtres

6 / 10

Catedral de Colonia

Catedral de Colonia

La cuarta ciudad más grande de Alemania guarda una joya arquitectónica en el centro histórico. La Catedral de Colonia bien merece un viaje. El monumento más visitado de Alemania fue en su día el edificio más alto del mundo, hasta la construcción de Monumento a Washington en 1884. En su interior se guarda un relicario que según la tradición contiene los restos mortales de los tres Reyes Magos. Es Patrimonio de la Humanidad desde 1996.

Foto: AP

7 / 10

Bonn y Beethoven

Bonn y Beethoven

Cualquier amante de la música conoce esta ciudad; no obstante, aquí nació el gran Ludwig van Beethoven (1770-1827). En esta importante ciudad de Alemania todo tiene que ver con el compositor alemán, que nació en una casa de la Bonngasse, número 20. Hoy es el Museo Casa Natal de Beethoven. En la Münsterplatz está el monumento dedicado al compositor, y desde él podremos iniciar un recorrido muy musical por toda la ciudad.

Foto: AP

8 / 10

Múnich Oktoberfest

Múnich Oktoberfest

Aunque el 3 de octubre es el Día de la Unidad Alemana, la fiesta más famosa de Alemania es el  Oktoberfest, la gran fiesta de la cerveza. Esta fiesta que se replica en diferentes lugares del mundo, tiene su epicentro en  Múnich, la capital de Baviera, y tercera ciudad del país en habitantes. Dura entre 16 y 18 días, y comienza siempre el primer sábado después del 15 de septiembre. 

Foto: Gtres

9 / 10

Puerta de Brandeburgo. Puerta de Brandeburgo, Berlín

Puerta de Brandeburgo, Berlín

Esta antigua puerta de entrada a Berlín se convirtió en símbolo de la división entre las dos Alemanias de la Guerra Fría, pues quedó entre alambradas en tierra de nadie tras la construcción del Muro de Berlín. Tras la reunificación, en cambio, pasó a ser un icono de la capital de Alemania. Ya sea por sus museos, por la historia, o por la vibrante cultura urbana, Berlín es una visita imprescindible.

Foto: Gtres

10 / 10

Balnearios en Baden-Baden

Balnearios en Baden-Baden

La elegancia hecha ciudad. Dejamos para el final el municipio de Baden-Baden porque es óptimo para el relax después de recorrer Alemania. Hay excepcionales baños termales y tratamientos de spa. Sus calles empedradas y rincones en los bien cuidados jardines son un escenario perfecto para relajarnos después de haber recorrido la zona de la Selva Negra.

Foto: AP

2 de octubre de 2017

El Día de la Unidad Alemana se celebra cada 3 de octubre desde 1990, fecha en la que se hizo efectiva la unificación política entre las dos Alemanias de la época: la Alemania Oriental y la Alemania Occidental. Tras más de 40 años, los 1.400 kilómetros de frontera interalemana, cuya parte más famosa era la del Muro de Berlín, quedaron borrados y hoy solo son un recuerdo.

Un paseo por Berlín en 20 visitas esenciales

Más información

Un paseo por Berlín en 20 visitas esenciales

Entre 1989 y 1990, una serie de reformas dieron inicio al proceso político que llevó a la reunificación alemana. La República Democrática Alemana se integró en la República Federal Alemana y Berlín pasó a ser la capital de una nueva Alemania como estado federal. En este período hay que señalar dos fechas clave. Una es el 9 de noviembre de 1989, el día de la caída del Muro de Berlín; la segunda, el 3 de octubre de 1990, cuando entró en vigor la reunificación alemana según lo acordado en el Einigungsvertrag, el convenio firmado por los dos gobiernos.

Qué ver en Alemania para celebrar su fiesta nacional

Desde 1990, Alemania celebra cada 3 de octubre su fiesta nacional con diferentes eventos en cada uno de los diceciséis estados federados que conforman el país. Por eso, os proponemos recorrer algunos lugares maravillosos de Alemania, porque nada como viajar para romper fronteras y descubrir que entre las distintas sociedades hay más en común de lo que podemos pensar.

Castillos de leyenda como el Castillo de Neuschwanstein, ciudades, gastronomía, naturaleza, museos en Berlín, catedrales, un largo camino para disfrutar de los lugares imprescindibles que ver en Alemania; pero sobre todo, para entender un poco más un país con un peso fundamental en Europa.