Los 25 viajeros más grandes de la historia

Conoce las fabulosas vidas de estas mujeres y hombres que nos siguen inspirando a viajar

Ver todas las fotos

José Alejandro Adamuz

16 de mayo de 2017

Hubo una época en la que había espacios vacíos en los mapas. Eran extensiones geográficas por conocer y conquistar: el espacio ignoto. El camino para alcanzarlo estaba lleno de riesgos y aventuras. El éxito no estaba asegurado, pero la recompensa era el descubrimiento.

Cartografiando el siglo XIX

Dice Rafael Argullol en “El deseo de geografía” que “los espacios vacíos se incrustan en la mente como lugares deseables y, por tanto, idealmente posibles”. El deseo de alcanzar un nuevo horizonte ha acompañado tanto a hombres como a mujeres de todas las épocas. Se trata del deseo de libertad, de la curiosidad por conocer que empuja a ciertas personas a imaginar la partida y preferir la aventura del camino a la rutina de lo cotidiano.

Hoy el mundo se nos representa sin espacios vacíos y el mapamundi es abarcable casi por completo. De hecho, la tecnología abre ventanas al planeta para que lo observemos sin necesidad de salir de casa. Aun así, la aventura nos sigue seduciendo como lo ha hecho a lo largo de toda la historia de la humanidad. Necesitamos conocer el mundo en directo, continuamos teniendo las mismas inquietudes de los que fueron pioneros en el viaje. Es por ello que sus vidas nos siguen inspirando y seguimos recordándoles como unos héroes.

Los grandes viajeros de la historia

Hay que remontarse a la antigüedad clásica para encontrar a los primeros que partieron hacia lo desconocido. Ahí está Heródoto de Halicarnaso, el padre de la historia que describió el mundo conocido por los griegos o Pitéas, el marino griego que fue el primero en cruzar el estrecho de Gibraltar y que llegó hasta Finlandia. Está también Benjamín de Tudela que dejó plasmada la aventura de su viaje en el siglo XII. Muchos de aquellos primeros viajes tenían que ver con el comercio y con la religión, peregrinaciones como la de Ibn Battuta, el primer gran viajero musulmán, o viajes comerciales como el famoso viaje de Marco Polo.

Expedición británica a la Antártida: pioneros sin suerte

Más tarde, fue el ansia por descubrir y estudiar el mundo, lo que lanzó a viajeros como Charles Darwin o Alexander von Humboldt a recorrer el mundo. El colonialismo del siglo XIX fue el contexto político de muchos exploradores y aventureros, sobre todo en África, como fue el caso de David Livingstone con su descubrimiento de las Cataratas Victoria y su famoso encuentro con Stanley: "Doctor Livingstone, supongo". Las exploraciones polares fueron un gran incentivo para viajes, con capítulos memorables en la carrera por alcanzar el Polo Sur de las expediciones enfrentadas de Amundsen y Scott.

Las grandes viajeras de la historia

Por supuesto, también han existido pioneras en el mundo de los viajes. Hay una gran cantidad de mujeres que rompieron los estrictos moldes sociales de su época y se lanzaron a viajar. Aunque siempre se les ha prestado menos atención que a los hombres. Tal vez porque la historia la escribieron ellos, o tal vez porque ellas no tenían la necesidad de batir plusmarcas ni de buscar la fama, sino que su éxito se basaba en ampliar las esferas de libertades personales. Afortunadamente, cada vez hay una mayor bibliografía que recoge la vida de muchas de ellas, como por ejemplo el imprescindible Viajeras intrépidas y aventureras, de Cristina Morató.

La aviadora Amelia Earhart pudo vivir como una náufraga en un isla hasta que murió

Ahí están grandes viajeras como la gallega Egeria, una monja que se adelantó mil años a los relatos de Marco Polo con el primer libro español de viajes. O en Inglaterra, en el siglo VIII, la abadesa de Heidenhein con su viaje a Oriente Próximo. Hubo mujeres piratas, mujeres que se convirtieron en leyenda, mujeres viajeras que sintieron pasión por Oriente como Lady Montagu, o por África, como May Sheldon, la exploradora feminista. Algunas viajaron con lo mínimo y otras no dudaron en llevarse la porcelana con ellas para cenar en mitad del desierto como Gertrude Bell. Sea como fuere, todas coincidieron en meter en su equipaje la pasión por los viajes y la exploración.

Outbrain