Los 25 viajeros más grandes de la historia

Conoce las fabulosas vidas de estas mujeres y hombres que nos siguen inspirando a viajar

1 / 25

1 / 25

Loc-herodotus. El padre de la Historia

El padre de la Historia

Heródoto, el padre de la historiografía, fue un gran viajero. Gracias a sus múltiples viajes logró escribir su Historiae (Los nueve libros de historia), considerado la primera descripción del mundo antiguo. El griego dejó escrito: "para que el tiempo no abata el recuerdo de las acciones humanas y que las grandes empresas acometidas, ya sea por los griegos, ya por los bárbaros, no caigan en olvido". Y parece que lo logró, ¿verdad? Por lo menos aún estamos hablando de él, y eso que vivió entre el 484 a. C. y el 425 a. C.

Foto: CC

2 / 25

Caravane Marco Polo Abraham Cresques, Atlas catalan - Scanné de Coureurs des mers, Poivre d'Arvor. Las maravillas del mundo

Las maravillas del mundo

Durante la Edad Media el mundo era muy difícil de recorrer, y sin embargo fue un periodo de grandes viajeros. Entre los más conocidos se encuentra Marco Polo. El Veneciano escribió el Libro de las Maravillas del Mundo que sirvió de inspiración al mismísimo Cristóbal Colón. Con su relato dio a conocer las tierras de Asia central y China, y puso en el mapa la mítica Ruta de la Seda. La ilustración aparece en el Atlas catalán, una obra de 1374, y representa una de las caravanas de Marco Polo.

Foto: CC

3 / 25

ZhengHe-maritime-map p17. Simbad el marino

Simbad el marino

Zheng He (1371 - 1433) fue el más grande de los viajeros chinos. Sus viajes, hasta siete expediciones en barco, le llevaron a navegar por el Sudeste Asiático, Indonesia, Ceilán, la India, el golfo Pérsico, la península Arábiga y el este de África. Algunos lo identifican con el legendario Simbad el marino. En descripciones de la época describieron sus ojos "tintineantes como la luz en un río rápido". Seguro que, además, esos ojos vieron auténticas maravillas, como la jirafa que llegó en una de sus flotas como presente desde Bengala para el emperador chino.

Foto: CC

4 / 25

Desembarco de Colón de Dióscoro Puebla. El encuentro con un nuevo mundo

El encuentro con un nuevo mundo

Sus cuatro viajes a América cambiaron el mundo para siempre. En realidad, tal como es sabido, Cristóbal Colón buscaba el lejano oriente con una ruta alternativa que evitara los problemas que habían encarecido el comercio entre Europa y las regiones orientales. Su idea era que el extremo oriental estaba mucho más cerca de lo que en realidad decían los cosmógrafos de la época. Debido a tal error, durante su navegación se encontró con algo inesperado: América, o las Indias, como se denominó el continente hasta  la publicación del Planisferio de Martín Waldseemüller, en 1507.

Foto: CC

5 / 25

Fernão de Magalhães por Charles Legrand. Buscando un paso

Buscando un paso

Entre los grandes mitos de la navegación, encontramos a Fernando de Magallanes (1480-1521). El portugués fue protagonista de grandes gestas en la época, como el descubrimiento del "estrecho de Todos los Santos" (hoy en día estrecho de Magallanes) que les permitió rodear el continente americano al unir los océanos Atlántico y Pacífico. El escorbuto no pudo con él; pero un enfrentamiento con indígenas acabó con su vida, quedando muy cerca de un gran logro: ser el primero en dar la vuelta al mundo, la proeza correspondió a Juan Sebastián Elcano.

Foto: CC

6 / 25

Captainjamescookportrait. El señor del Pacífico

El señor del Pacífico

James Cook (1728-1779) es uno de los grandes exploradores del Océano Pacífico. Abandonó la granja de sus padres para convertirse en un gran capitán para la Armada Real británica. Después de sus tres viajes, entre 1768 y 1779, se acabaron los espacios vacíos y la indefinición de Oceanía en los mapas. Sus viajes sirvieron para determinar la posición exacta y muchas características, tanto antropológicas como botánicas, de Australia, Nueva Zelanda e innumerables islas del Pacífico. 

Foto: CC

7 / 25

Ali-bey. EL viajero espía

EL viajero espía

Para ser un gran viajero hace falta también ser un gran aventurero. Y Domingo Francisco Jorge Badía y Leblich, lo sabía. Sólo así puede un catalán pasar a la historia como Alí Bey. Su carrera es de novela: arabista, viajero, militar, y espía. Sus aventuras lo llevaron a Marruecos, Argelia, Libia y otras regiones del Imperio otomano como Egipto, Arabia, Siria, Turquía y Grecia. Un viaje por el mundo árabe con el que visitó regiones en las que nunca antes había estado un occidental. De ello escribió un libro que se hizo famoso en toda Europa: Viajes de Alí Bey.

Foto: CC

8 / 25

Baron Alexander von Humboldt by Julius Schrader 1859 retouched A los pies del Chimborazo Metropolitan Museum of Art, New York. El geógrafo moderno

El geógrafo moderno

Si hay algún viajero que ejemplifique bien la idea de que "el viaje es conocimiento", ese es el barón Alexander von Humboldt (1769-1859), al menos con permiso de Charles Darwin. En la pintura (Metropolitan Museum of Art, Nueva York) se le puede ver a los pies del volcán Chimborazo, en Ecuador, el punto más lejano del centro de la Tierra, o lo que es lo mismo, el punto más cercano al Sol sin dejar la Tierra. El naturalista alemán exploró todo América del Sur, parte de Asia Central y Europa. 

 

Foto: CC

9 / 25

Charles Darwin. Un viaje revelador

Un viaje revelador

Cuando tenía 22 años, Charles Darwin, embarcó en el Beagle para iniciar una vuelta al mundo que duró cinco años, y cuyo principal resultado fue una teoría revolucionaria: el origen de las especies y la teoría de la evolución. De aquel viaje, publicó en 1839, el libro Diario y Observaciones (también conocido como Diario de Investigaciones). Algunos de los lugares que visitó y estudió fueron las Islas Canarias, Río de Janeiro, la Patagonia, los Andes, las Islas Galápagos, Nueva Zelanda, hasta llegar de nuevo a Inglaterra. 

Foto: Gtres

10 / 25

David Livingstone by Frederick Havill National Portrait Gallery. Un héroe perdido en África

Un héroe perdido en África

Las aventuras del doctor Livingstone, quizá el explorador más famoso de todos los tiempos, son legendarias. Las aventuras en África del doctor Livingstone son legendarias. No obstante, fue considerado héroe nacional por los británicos. Entre sus logros están sus exploraciones por las regiones centrales de África que le llevaron a descubrir las cataratas Victoria. Tras algunas desventuras y la muerte de su mujer por disentería, David Livingstone, desapareció por un largo tiempo, por lo que el periódico New York Herald, organizó una exitosa y popular expedición en su búsqueda.

Foto: CC

11 / 25

Henry M. Stanley 1891Henry M. Stanley and party standing on back of train at Monterey, California, March 19th, 1891, porters standing at side of car. Un periodista viajero

Un periodista viajero

Henry Morton Stanley es el hombre que se hizo famoso por una frase: "Doctor Livingstone, supongo". Y bueno, claro, también por encontrar al gran David Livingstone a orillas del lago Tanganica, en una época en la que la geolocalización ni siquiera había sido imaginada. El periodista y explorador nacionalizado estadounidense aceptó el encargo del editor del New York Herald para ir de viaje a África a buscar al doctor Livingstone. Su expedición fue un éxito y se convirtió en una referencia de los viajes.

Foto: CC

12 / 25

speke-1864-sm. El lugar donde nace el Nilo

El lugar donde nace el Nilo

John Speke, junto a Richard Francis Burton, ambos oficiales del ejército británico, son representantes de la casta de exploradores de la segunda mitad del siglo XIX que hicieron de África el espacio de innumerables aventuras. La búsqueda de las fuentes del río Nilo, que se resistían a toda expedición, constituyó la asombrosa historia de estos dos hombres

Foto: CC

13 / 25

Herbert Ponting Scott's ship Terra Nova 1910. Una carrera helada

Una carrera helada

Las exploraciones en la Antártida dieron con una nueva edad heroica de las exploraciones. El británico Robert Falcon Scott y el noruego  Roald Amundsen protagonizaron la carrera por conquistar el Polo Sur. Scott fue un explorador y oficial de la Marina Real Británica que dirigió dos expediciones a la Antártida. El 17 de enero de 1912 alcanzó el Polo Sur junto a cinco hombres que le acompañaron; pero lo hicieron unos días después que su otro competidor, el noruego Amundsen. Scott y sus hombres nunca volvieron: murieron desfallecidos y de extremo frío en su retorno. En Inglaterra fueron considerados héroes nacionales. En la imagen se observa el barco de la británica Expedición Terra Nova.

Foto: CC

14 / 25

Roald Amundsen ser på Martin Rønne som syr på maskin, 1910 (7675744350). El noruego que llegó más lejos

El noruego que llegó más lejos

El noruego Roald Amundsen lideró la primera expedición que llegó al Polo Sur. Su expedición, en la imagen se le puede ver en el Fram, llegó el 14 de diciembre de 1911, cinco semanas antes que la del grupo liderado por el británico Robert Falcon Scott. El noruego también fue el primero en surcar el Paso del Noroeste y formó parte de la primera expedición aérea que sobrevoló el Polo Norte. Un misterio envuelve la muerte de Amundsen: desapareció a bordo del hidroavión Latham en una expedición de rescate de otro aventurero, el ingeniero italiano Umberto Nobile. Nunca se encontraron los restos.

Foto: Gtres

15 / 25

PercyFawcett. Un Indiana Jones real

Un Indiana Jones real

Dicen que Steven Spielberg se inspiró en este militar y explorador británico para crear a Indiana Jones. La vida de Percival Harrison Fawcett no fue para menos: participó en primera línea de batalla de la I Guerra Mundial y realizó algunas expediciones arriesgadas por la selva. Se adentró en zonas sin cartografiar, auténticos huecos vacíos, con poco más que un machete y su brújula. Su obsesión fue La Ciudad Perdida de Z, la que consideraba fue El Dorado. Su determinación le llevó a adentrarse a los peligros hasta siete veces. De la última no volvió: junto con su hijo Jack desapareció en 1925. Ninguna de las expediciones de rescate les encontró jamás.

Foto: CC

16 / 25

egeria-. La primera viajera

La primera viajera

A finales de siglo IV, con los días previos a la caída del Imperio romano, una joven gallega, tal vez, abadesa, comenzó un viaje asombros. Así fue como Egeria se convirtió en la primera gran viajera de la que tenemos noticias. Su tema fueron las tierras bíblicas: durante tres años, viajó por Constantinopla, Mesopotamia, Sinaí, Jerusalén e incluso llegó hasta Egipto. Su historia de peregrina cristiana es asombrosa y se convirtió en algo así como una celebridad en vida. Lo narró todo en su Itinerarium ad Loca Sancta, sin apenas referencias bibliográficas. En las últimas líneas hace planes para seguir con nuevas expediciones por Asia Menor. Lo cierto es que no conocemos si alguna vez regresó a su patria. Sin duda, toda una adelantada del moderno espíritu viajero.

Foto: CC

17 / 25

Mary Wortley Montagueng. La viajera romántica

La viajera romántica

Mary Wortley Montagu es la mujer que estuvo en un harén y lo contó. La que parecía una vida de aristócrata al uso en Londres dio un giro radical en 1716, cuando su marido fue nombrado embajador ante el Imperio otomano de Constantinopla. Ese viaje fue el revulsivo para afrontar una depresión de la que Mary no lograba deshacerse del todo. Desde el primer momento no se limitó a ejercer de embajadora consorte y se lanzó a descubrir todo lo que le rodeaba con una determinación absoluta que la llevó incluso a disfrazarse de hombre para entrar en lugares prohibidos para las mujeres, como en Santa Sofía. Ella fue el primer occidental en entrar en los harenes del sultán. Todas sus experiencias las relataba, con exactas y bellas descripciones, en cartas que enviaba a amigos. Al morir fueron publicadas y alimentaron la imaginación de los viajeros románticos que soñaban con conocer Turquía.

Foto: CC

18 / 25

Hester Stanhopeng. La vida errante por elección

La vida errante por elección

Hester Stanhope nació en 1776 y dejó la vida victoriana por el desierto, que convirtió en su único hogar. Invirtió la pensión que recibió como herencia para darse el único lujo que realmente le apetecía: viajar. Su vida estuvo llena de aventuras. Tras un naufragio en Rodas en 1812 en el que casi pierde la vida, huyó a Siria y el Líbano junto a un joven amante que conoció en Malta. Viajaron juntos por Grecia, Egipto, Palmira y Jerusalén antes de separarse. Las tribus nómadas de Siria la conocían y era aclamada casi como una reina allá donde llegaba. El mismo Alí Bey quiso conocerla. Pero lo cierto es que sus amigos y siervos la fueron abandonando poco a poco, perdió su fortuna y su delicada salud mental y murió sola y en la miseria; pero donde eligió en vida, en el desierto, frente a las murallas de Palmira. Antes le dio tiempo de dejar un libro, Viaje a Oriente.

Foto: CC

19 / 25

Wellcome Archives; May French Sheldon file Wellcome. La reina blanca del Kilimanjaro

La reina blanca del Kilimanjaro

Que una sea exploradora y aventurera no significa necesariamente que renuncie a ciertas comodidades. Es el caso de May French Sheldon (1847–1936), editora estadounidense, escritora, y exploradora. Consiguió encabezar una expedición al Kilimanjaro para demostrar que las mujeres también podían ser grandes exploradoras, algo que actualmente nadie duda, pero que en su época muchos dudaban. Y sus expediciones fueron el contrapunto pacífico a las dirigidas por muchos hombres en África. Viajaba con lo imprescindible y un poco más... Comodidades extras como el palanquín que hizo famoso y que aparece en la ilustración, también incluyó una bañera en su equipaje. Su legado: se podía entrar en contacto con las tribus africanas sin necesidad de usar la violencia.

Foto: CC

20 / 25

Anita Delgado Brionesng. La maharaní malagueña

La maharaní malagueña

Anita Delgado Briones nació en Málaga en 1890; pero el destino le reservaba una vida de película lejos de su lugar de nacimiento. Ella tenía poco más de 16 años y era una bailarina algo mediocre cuando el maharajá de Kapurthala, uno de los hombres más ricos del mundo, se enamoró de ella en Madrid. Tal fue el enamoramiento, que el príncipe indio convenció a su familia para trasladar a Anita a parís, con el fin de que recibiera la educación necesaria para convertirse en su futura esposa. Estudió protocolo, baile, inglés, tenis, piano, billar, y todo lo que una princesa debía saber. Le construyeron un palacio para ella, réplica de Versalles. Su boda fue un lujo; pero su vida no fue de cuento de hadas. Si pretendían de ella a una mujer sumisa, Anita se reveló como una mujer de carácter e independiente y criticó el feudalismo y machismo de la sociedad india.  Llegó a escribir diferentes libros de viajes, colaboraciones para revistas y periódicos y colaboró con la Cruz Roja y la causa francesa durante la Primera Guerra Mundial. Logró conocer a Gandhi antes de caer enferma en 1927. Una vez separada de su marido, vivió una vida plena y bohemia en Europa. Murió en Madrid en 1962.

Foto: CC

21 / 25

Amelia Earhart standing under nose of her Lockheed Model 10-E Electra,ng. Una exploradora con alas

Una exploradora con alas

Otra viajera que prefirió dejar las comodidades familiares por las aventuras del camino. Aunque en este caso, es más acertado hablar de cielos, porque Amelia Earhart destacó como una gran aviadora, famosa en un mundo tradicionalmente dominado por hombres gracias a sus marcas de vuelo y por el primer intento de viaje aéreo alrededor del mundo sobre la línea ecuatorial. Su primera experiencia de vuelo fue en 1920. Logró que la subieran en un biplano en el que voló durante diez minutos y ya jamás quiso bajarse de un avión: "Tan pronto como despegamos sabía que tendría que volar de ahora en adelante", dijo más tarde. Junto a su avión Electra, y acompañada por el navegante Fred Noonan, Amelia Earhart inició la aventura de la primera travesía alrededor del mundo. La última noticia que se recibió de ellos fue el 2 de julio de 1937, cuando volaban hacia la isla Howland, en el océano Pacífico. Los restos nunca fueron encontrados.

Foto: CC

22 / 25

Osa Johnson and airplane. Casada con la aventura

Casada con la aventura

Osa Johnson tenía 22 años cuando junto a su esposo Martin, inició su primer viaje a África. Un matrimonio nómada poco convencional, a la caza de imágenes, que decidió montar su hogar allá donde pudieran vivir con aventuras. Nada les detuvo, ni las tribus de Borneo, ni los animales de la sabana, con el fin de realizar documentales espectaculares. La joven y exótica pareja se convirtió en un filón para un Hollywood todavía mudo en el que triunfaba Chaplin. Pioneros en narrar los viajes; dijo Osa que "toda nuestra vida quisimos retener lo que todavía había de belleza, la naturaleza, los animales salvajes, nuestras imágenes serán un testimonio para cuando toda esa grandeza desaparezca". El título de su libro la define bien: Casada con la aventura

Foto: CC

23 / 25

Gellhorn Hemingway 1941Martha Gellhorn and Ernest Hemingway. La reportera de guerra que dejó atrás a Hemingway

La reportera de guerra que dejó atrás a Hemingway

Martha Gellhorn fue una escritora, periodista y aventurera americana. Está considerada como una de las corresponsales de guerra más importantes del siglo XX. Cuando se marchó al frente de Madrid durante la Guerra Civil, le dijo a una amiga: "¡Me marcho a España con los chicos!". Y se fue porque "tenía la teoría de que una puede ser en la vida lo que quiera, siempre que esté dispuesta a pagar un precio por ello". Entre aquellos chicos se encontraba el escritor Hemingway, y también Robert Capa o John Dos Passos. Se casó con el primero, pero lo abandonó algo harta a los cinco años de matrimonio. Siempre sintió la necesidad de moverse, siempre a los puntos más peligrosos del planeta. En Cinco viajes al infierno dejó recogidas algunas de sus aventuras.

Foto: CC

24 / 25

Una vida dedicada a los chimpancés

Una vida dedicada a los chimpancés

Jane Goodall es pionera entre las heroínas del siglo XX. Junto a Dian Fossey y Biruté Galdikas han roto prejuicios en cuanto al duro trabajo de campo que podía realizar una mujer. Desde que llegó a Kenia en 1957 no ha dejado su activismo en defensa y protección de los chimpancés. Toda una vida de safari continuo por África en pos de la conservación de las especies. Antes que ella nadie había permanecido tanto tiempo estudiado a los animales salvajes en su hábitat.

Foto: Gtres

25 / 25

Commander Eileen Collins - GPN-2000-001177. La viajera de las estrellas

La viajera de las estrellas

El 20 de julio de 1999, Eileen Collins, se convertía en la primera mujer al mando de un transbordador espacial. Era el logro a toda una carrera rompiendo límites: la única mujer de su promoción, en 1979. Militante del grupo Ninety-Nines, pioneras en la reivindicación de los derechos de las aviadoras: "Nosotras sentimos la misma fascinación que los hombres por el espacio, y cada vez será más fácil porque por fin están cayendo los prejuicios y las barreras".

Foto: CC

José Alejandro Adamuz

16 de mayo de 2017

Hubo una época en la que había espacios vacíos en los mapas. Eran extensiones geográficas por conocer y conquistar: el espacio ignoto. El camino para alcanzarlo estaba lleno de riesgos y aventuras. El éxito no estaba asegurado, pero la recompensa era el descubrimiento.

Cartografiando el siglo XIX

Más información

Cartografiando el siglo XIX

Dice Rafael Argullol en “El deseo de geografía” que “los espacios vacíos se incrustan en la mente como lugares deseables y, por tanto, idealmente posibles”. El deseo de alcanzar un nuevo horizonte ha acompañado tanto a hombres como a mujeres de todas las épocas. Se trata del deseo de libertad, de la curiosidad por conocer que empuja a ciertas personas a imaginar la partida y preferir la aventura del camino a la rutina de lo cotidiano.

Hoy el mundo se nos representa sin espacios vacíos y el mapamundi es abarcable casi por completo. De hecho, la tecnología abre ventanas al planeta para que lo observemos sin necesidad de salir de casa. Aun así, la aventura nos sigue seduciendo como lo ha hecho a lo largo de toda la historia de la humanidad. Necesitamos conocer el mundo en directo, continuamos teniendo las mismas inquietudes de los que fueron pioneros en el viaje. Es por ello que sus vidas nos siguen inspirando y seguimos recordándoles como unos héroes.

Los grandes viajeros de la historia

Hay que remontarse a la antigüedad clásica para encontrar a los primeros que partieron hacia lo desconocido. Ahí está Heródoto de Halicarnaso, el padre de la historia que describió el mundo conocido por los griegos o Pitéas, el marino griego que fue el primero en cruzar el estrecho de Gibraltar y que llegó hasta Finlandia. Está también Benjamín de Tudela que dejó plasmada la aventura de su viaje en el siglo XII. Muchos de aquellos primeros viajes tenían que ver con el comercio y con la religión, peregrinaciones como la de Ibn Battuta, el primer gran viajero musulmán, o viajes comerciales como el famoso viaje de Marco Polo.

Expedición británica a la Antártida: pioneros sin suerte

Más información

Expedición británica a la Antártida: pioneros sin suerte

Más tarde, fue el ansia por descubrir y estudiar el mundo, lo que lanzó a viajeros como Charles Darwin o Alexander von Humboldt a recorrer el mundo. El colonialismo del siglo XIX fue el contexto político de muchos exploradores y aventureros, sobre todo en África, como fue el caso de David Livingstone con su descubrimiento de las Cataratas Victoria y su famoso encuentro con Stanley: "Doctor Livingstone, supongo". Las exploraciones polares fueron un gran incentivo para viajes, con capítulos memorables en la carrera por alcanzar el Polo Sur de las expediciones enfrentadas de Amundsen y Scott.

Las grandes viajeras de la historia

Por supuesto, también han existido pioneras en el mundo de los viajes. Hay una gran cantidad de mujeres que rompieron los estrictos moldes sociales de su época y se lanzaron a viajar. Aunque siempre se les ha prestado menos atención que a los hombres. Tal vez porque la historia la escribieron ellos, o tal vez porque ellas no tenían la necesidad de batir plusmarcas ni de buscar la fama, sino que su éxito se basaba en ampliar las esferas de libertades personales. Afortunadamente, cada vez hay una mayor bibliografía que recoge la vida de muchas de ellas, como por ejemplo el imprescindible Viajeras intrépidas y aventureras, de Cristina Morató.

La aviadora Amelia Earhart pudo vivir como una náufraga en un isla hasta que murió

Más información

La aviadora Amelia Earhart pudo vivir como una náufraga en un isla hasta que murió

Ahí están grandes viajeras como la gallega Egeria, una monja que se adelantó mil años a los relatos de Marco Polo con el primer libro español de viajes. O en Inglaterra, en el siglo VIII, la abadesa de Heidenhein con su viaje a Oriente Próximo. Hubo mujeres piratas, mujeres que se convirtieron en leyenda, mujeres viajeras que sintieron pasión por Oriente como Lady Montagu, o por África, como May Sheldon, la exploradora feminista. Algunas viajaron con lo mínimo y otras no dudaron en llevarse la porcelana con ellas para cenar en mitad del desierto como Gertrude Bell. Sea como fuere, todas coincidieron en meter en su equipaje la pasión por los viajes y la exploración.