Las islas jónicas, al oeste de Grecia

Frente a la escarpada costa oeste de Grecia se extiende un edén mediterráneo salpicado de pequeñas islas que brindan al visitante sus aguas turquesas y sus poblaciones de pescadores.

1 / 5

1 / 5

ALM-DAGWFC. Al sur de Corfú

Al sur de Corfú

La playa de Lakka es uno de los enclaves más populares de Paxos.

2 / 5

shutterstock 327704486. Porto Katsiki

Porto Katsiki

Léucade. Un puente de 25 metros de largo la une con el continente, por lo que no es necesario usar el ferri para llegar hasta ella. La isla es abrupta y en su parte central montes que superan los mil metros de altitud proporcionan memorables miradores desde los que  explorarla. Una cita ineludible es la playa de Porto Katsiki, donde un acantilado blanco escolta las aguas más azules que puedan imaginarse. Léucade cuenta con algunos bosques de pinos. En el centro montañoso, mujeres vestidas completamente de negro todavía miran con extrañeza a los foráneos.

3 / 5

ALM-CB6N7P. Gaios (Paxos)

Gaios (Paxos)

Paxos y Antipaxos. Dos minúsculas islas de 30 y 4 kilómetros cuadrados, situadas a 7 y 10 kilómetros respectivamente de Corfú. Los amigos del dolce far niente tienen aquí una meca, pues este territorio habitado por poco más de 3.000 almas apenas da para más. Aunque pueden recorrerse sus campos de olivos y mantener charlas con los taberneros, los baños de sol y mar son, indiscutiblemente, los principales alicientes para visitar estas dos rocas. Se dice que el fuerte de San Nicolás de Paxos se construyó siguiendo unos planos trazados por Leonardo da Vinci.

4 / 5

ESY-016337099. San Gerasimos de Omalon

San Gerasimos de Omalon

Cefalonia. La arquitectura de esta isla sorprende por su aspecto nuevo, solo en el norte quedan algunos pueblos con casas tradicionales. Es el resultado del devastador terremoto que en 1953 prácticamente no dejó piedra sobre piedra. Antes de eso, Cefalonia había sido residencia estival de los reyes griegos, que apreciaban sus playas. Los montes de la sierra central atraen ahora a los amantes del senderismo que, en sus travesías por la maquia mediterránea, pueden transitar por yacimientos arqueológicos o acercarse a las impresionantes cuevas litorales de Melissani.

5 / 5

IMM-YAN-01106639. Mural en Vathy

Mural en Vathy

Ítaca

La patria de Ulises es una isla escondida en el canal interior entre Cefalonia y las tierras continentales. La capital, Vathy, refugio preferido por los navegantes a vela del Mediterráneo oriental, se extiende a lo largo de una luminosa bahía en forma de media luna. Vagabundeando por los áridos caminos montañosos se alcanzan lugares emblemáticos de la Odisea, como la fuente de Aretusa, la Cueva de las Ninfas o los supuestos restos del palacio de Ulises. Los olivos llegan, literalmente, hasta el borde del mar en algunas playas.

Frente a la escarpada costa oeste de Grecia se extiende un edén mediterráneo salpicado de pequeñas islas que brindan al visitante sus aguas turquesas y sus poblaciones de pescadores.

Un grupo de islas jalonan el flanco occidental de Grecia, alineadas de norte a sur por el mar Jónico. Desde Corfú, casi encajada en el litoral albanés –del que solo dista un par de kilómetros– hasta Zante, frente al Peloponeso, nos encontramos con una insularidad que se ha relacionado desde antiguo con Italia y ha recibido pasajeras ocupaciones francesas y británicas. De ahí que, aun con un carácter griego muy marcado, reconozcamos tantas influencias, ya sean en la arquitectura, la comida o incluso algún giro lingüístico.

Más información

La sensual isla de Corfú

La sensual isla de Corfú

A la sombra de archipiélagos más visitados como el Dodecaneso o las Cícladas, las islas Jónicas reciben menos turismo y ofrecen posibilidades enormes a quienes no solo se conforman con comer estupendamente y echarse a dormitar en blancas playas de arena: los mitos odiseos motean cada una de las islas, llegando al paroxismo en Ítaca, la patria del héroe Ulises. Pero además, los aficionados al senderismo, el submarinismo, la navegación y otros deportes tienen en el Jónico griego un universo a sus pies.