Canarias

La Palma, la isla bonita

Su interior volcánico es uno de los mayores tesoros canarios

1 / 6

1 / 6

B20-1793507. Cinco enclaves imprescindibles en La Palma

Cinco enclaves imprescindibles en La Palma

1 Sta. Cruz de la Palma. La capital isleña conserva un conjunto colonial en el que destacan los vistosos balcones del Paseo Marítimo.

2 Caldera de Taburiente. Este gigantesco cráter de 10 km de diámetro es el centro del parque nacional.

3 Roque de los Muchachos. Se trata de la altura máxima de la isla (2.426 m). Allí se sitúa el famoso Observatorio Astronómico de La Palma.

4 Hiscaguán. Esta franja costera de 10 km es una zona protegida por su riqueza en especies botánicas endémicas.

5 Volcán Teneguía. La Ruta de los Volcanes bordea este cono activo de 439 metros de altitud, cuya última erupción tuvo lugar en 1971.

Mapa: BLAUSET

2 / 6

B20-1736352. Caldera de Taburiente

Caldera de Taburiente

Una red de miradores se asoman al interior de este cráter gigante, tapizado de bosques de pino canario y roca volcánica.

FOTOTECA 9 X 12

3 / 6

ESY-004766691. Costa de Hiscaguán

Costa de Hiscaguán

Este litoral de acantilados se extiende por el noroeste de la isla. Está declarado Monumento Natural por su valor botánico.

AGE FOTOSTOCK

4 / 6

mapa la palma. Arquitectura colonial

Arquitectura colonial

Los balcones de madera de Santa Cruz de La Palma son un elemento característico de la arquitectura colonial canaria. Estuvieron a punto de desaparecer en el siglo XVI, cuando Felipe II ordenó que fueran derribados. Pero el barco que transportaba la orden naufragó y los isleños aprovecharon el percance para nunca derribar sus emblemáticos balcones.

AGE FOTOSTOCK

5 / 6

XF5-1596615. Río Taburiente

Río Taburiente

El único curso de agua permanente de la isla corre por el interior de la Caldera y alcanza el mar a través del barranco de las Angustias.

AGE FOTOSTOCK

6 / 6

313863. Observatorio astrofísico

Observatorio astrofísico

Inaugurado en 1985, está considerado uno de los más importantes del mundo por la visibilidad que ofrece. Desde su ubicación se contempla una de las vistas más impresionantes del archipiélago canario. www.iac.es

AGE FOTOSTOCK

2 de julio de 2013

Popularmente conocida como «la isla bonita», La Palma es un pedacito de roca volcánica de apenas 700 kilómetros cuadrados que se localiza en el noroeste del archipiélago canario. Pese a sus modestas dimensiones, bien podría considerarse un planeta en miniatura por la diversidad de ecosistemas que concentra: desde bosques de pino canario a extensiones de plataneras, retazos de la selva de laurisilva que un día cubrió la Macaronesia –formadas por las Canarias, Cabo Verde, Azores y Madeira– y campos de lava con rocas de formas singulares.

Cualquier viaje a esta isla empieza en la colonial Santa Cruz de La Palma, la capital isleña. Fundada en 1493 –es una de las ciudades canarias más antiguas–, su dilatada historia se percibe en la asimétrica plaza de España, por la que fluye a diario la tranquila vida palmera. A ella se asoman la iglesia renacentista del Salvador y el Ayuntamiento (1559), el edificio civil más importante de la isla, que fue construido sobre los cimientos del que incendió el pirata francés François Leclerc en 1553.

El Paseo Marítimo, dominado en un extremo por el castillo de Santa Catalina, cuenta con tabernas especializadas en pescado y restaurantes donde disfrutar de mojos palmeros, quesos y vino dulce malvasía.

Hace siglos, la acción de los volcanes submarinos elevó la isla hasta los 2.426 metros del Roque de los Muchachos, su cota más alta, y creó una orografía de grandes desniveles. Este relieve se aprecia cuando, desde Santa Cruz de La Palma, se asciende por la sinuosa carretera que lleva a los telescopios del Instituto de Astrofísica, instalados al pie del Roque.

Una isla con mil climas

Las diferentes altitudes favorecen que existan climas diversos a la misma hora. Así, mientras en el Roque de los Muchachos amanece un día lluvioso y frío, en la costa igual disfrutan de una jornada soleada. Gracias a esta singularidad, la flora palmera es también muy diversa. La especie más abundante es el pino canario, el árbol que cubre las laderas de la Caldera de Taburiente. El origen de este cráter es confuso. Se cree que después de que las erupciones elevaran la isla hasta casi 3.000 metros, la erosión del agua y los hundimientos abrieron este cráter de 10 kilómetros de diámetro. Hoy es parque nacional y uno de los máximos atractivos de las Canarias.

Mientras el pino canario tapiza buena parte de la Caldera, bejeques, helechos, siemprevivas y tajinastes ponen la nota de color sobre las zonas de lava negra. Sin embargo, donde más abundan estas especies es en el Monumento Natural de Hiscaguán, una zona litoral protegida que se extiende por el noroeste de la isla, entre los municipios de Puntagorda y Garafía. En el norte también sobresale el paraje de Los Tiles, un ancestral bosque de laurisilva que puede visitarse siguiendo la extensa red de senderos.

Ruta de los Volcanes

Los viajeros en buena forma física y con nociones de senderismo seguro que estarán tentados de seguir la Ruta de los Volcanes, un tramo del sendero de Gran Recorrido GR 131. Este emblemático itinerario, de 24 kilómetros (entre 8 y 9 horas de recorrido), parte del refugio del Pilar (1.456 m), cerca del pueblo El Paso, y discurre de volcán en volcán por un paisaje de lava teñida de tonos ocres y negros. La Ruta de los Volcanes acaba en la Punta de Fuencaliente, un enclave con salinas parceladas junto al mar. Quienes quieran más experiencias deberían acercarse en coche hasta el extremo sur de la isla para visitar el Teneguía, el último volcán en activo español. Las rocas de su pequeño cono rojizo todavía guardan el calor de la última actividad, de 1971.

PARA SABER MÁS

Cómo llegar: El aeropuerto de la isla se halla 8 km al sur de Santa Cruz de La Palma. La isla también está conectada por ferry de línea con Tenerife.

Turismo de La Palma: Tel. 922 422 106.