Fabulosos paisajes de La Gomera

Una ruta para enamorarse de los pueblos, bosques y playas de esta isla canaria

1 / 7

1 / 7

RDC-ad-150197. Mirador de Arure

Mirador de Arure

La vista aérea del barranco y del caserío de Taguluche es una de las más bonitas de la isla. Un sendero baja desde la ermita del mirador hasta el pueblo.

Mapa: BLAUSET

2 / 7

IBR-1877311. Costa de Vallehermoso

Costa de Vallehermoso

El Castillo del Mar fue durante mucho tiempo un muelle de carga y descarga de plátanos. Hoy ha sido convertido
en un magnífico mirador.

AGE FOTOSTOCK

3 / 7

IBR-1376978. Delfines y ballenas

Delfines y ballenas

La Gomera es una de las zonas del planeta con la población permanente de cetáceos más diversa, hasta 29 especies: ballenas piloto, cachalotes, delfines mulares y calderones son los más comunes. Las salidas en barco entre Playa de Santiago y Valle Gran Rey permiten observarlos a decenas.

AGE FOTOSTOCK

4 / 7

C57FHW. La huella volcánica

La huella volcánica

Bordeando Garajonay se alza un grupo de pitones de origen volcánico formados por lava. Uno de los más emblemáticos es el de Agando que emerge en el barranco de Benchijigua hasta los 1.251 metros de altitud. Se puede contemplar desde el mirador de Los Roques, a pie de carretera.

ACI

5 / 7

20422212. Parque Nacional de Garajonay

Parque Nacional de Garajonay

Una amplia red de senderos penetra en el frondoso y húmedo bosque de laurisilva que cubre el centro de La Gomera.

FOTOTECA 9 X 12

6 / 7

BLH-20010104-093749-5. Playa de la Guancha

Playa de la Guancha

En el sudeste se extiende una costa intacta en la que se suceden varias calas de arena volcánica. A la playa de
La Guancha se llega por un sendero.

AGE FOTOSTOCK

7 / 7

VN-ESC La Gomera REMAQ-3. Los lugares más bonitos de La Gomera

Los lugares más bonitos de La Gomera

1 P. N. Garajonay. Su joya es el bosque de laurisilva, reliquia de la Era Terciaria. Una amplia red de senderos lo atraviesa.
2 Vallehermoso. Este municipio rural abarca desde el interior hasta la costa donde se extiende su playa acantilada.
3 Arure. El angosto Valle del Gran Rey da cobijo a bellas aldeas como Arure. Su altura regala vistas magníficas.
4 Playa de Santiago. En la intacta costa meridional de La Gomera se suceden calas de arena negra volcánica.

Mapa: BLAUSET

14 de mayo de 2014

En el oeste del archipiélago canario, La Gomera es la isla canaria más quebrada, característica que hace que también sea una de las más intactas. Vista desde el aire, se muestra como el volcán redondo que fue en su origen; vivida de cerca, exhibe una orografía tan compleja que para ir de un valle a otro obliga a subir y bajar por pistas que a menudo se convierten en balcones de excepción.

Cualquier visita debe comenzar en la capital, San Sebastián de La Gomera, admirando su arquitectura colonial y disfrutando de un primer contacto con la gastronomía local. Desde allí, y para obtener una visión del paisaje vertical gomero, se puede viajar hasta el mirador del Santo, situado cerca de Arure, en el noroeste de la isla. Desde ese punto se divisa abajo la aldea de Taguluche, con sus casas de piedra volcánica empequeñecidas por los acantilados que se hunden en el agua en la llamada Punta del Viento.

El paisaje abrupto y marrón de Arure cambia a verde y exuberante al dirigirnos hacia el norte donde está el municipio de Vallehermoso. La tranquila y colorida población de interior que le da nombre vive a la sombra del omnipresente Roque Cano, un pitón volcánico de 200 metros de altura. Vallehermoso está conectada por una carretera de cuatro kilómetros con su playa homónima, encajada entre acantilados. En ella sobresale una construcción singular: el Castillo del Mar. Se trata de un antiguo pescante, que eran pequeños muelles alzados sobre pilares que servían para cargar y descargar mercancías en costas tan accidentadas como ésta.
El litoral norte esconde otro tesoro gomero, el acantilado de Los Órganos, declarado Monumento Natural, al que vale la pena acercarse por mar para apreciarlo en toda su magnitud.

Es hora de subir a lo más alto de la isla, donde espera la mayor atracción natural: el Parque Nacional de Garajonay, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1986. La reserva cubre el cráter del gran volcán y protege un bosque de laurisilva, valioso vestigio de las selvas que en el Terciario poblaban la cuenca mediterránea. Este reducto vegetal ha sobrevivido en Sudamérica y en las islas macaronésicas (Canarias, Azores y Cabo Verde), gracias a las nieblas que ascienden desde el océano y humedecen las cumbres.
El «monteverde» –así lo llaman los canarios– ocupa casi 5.000 hectáreas, capaces de transportarnos millones de años atrás en el tiempo. Se puede recorrer con visitas comentadas a pie en las que un experto va explicando los datos de este escenario ancestral.

Descendiendo del brumoso bosque de Garajonay hacia el oeste de la isla, el paisaje vuelve a cambiar por completo al entrar en el mundo árido de Valle Gran Rey, la mayor localidad de esta costa, a la que se llega por un barranco domesticado con terrazas de cultivo. Este enclave tiene buenas playas y muchos restaurantes en el puerto, en los que se puede probar un plato de carne asada con leche de palma o un pescado fresco, todos ellos regados con vinos del propio Valle Gran Rey o de Hermigua-Agulo.

Otra opción desde Garajonay es salir del parque por el sur y así atisbar en el horizonte el Roque de Agando, otro pináculo gomero emblemático, que preside la caldera de Benchijígua. Allí la carretera serpentea hasta finalizar en Playa de Santiago, un pueblecito de casas blancas y el único con infraestructura en la costa más meridional. Playa de Santiago suele ser el punto de partida para navegar y avistar cetáceos y también para visitar las calas de arena negra que se esconden en este rincón intacto y mágico.

MÁS INFORMACIÓN

Desde muchas capitales penínsulares salen vuelos hasta las islas de Gran Canaria y Tenerife. Ambas están conectados por vuelos domésticos con el aeropuerto de La Gomera, localizado en el sur de la isla. Desde el puerto de Los Cristianos (Tenerife) también salen transbordadores. Patronato de Turismo de La Gomera: Tel. 922 141 512.

Turismo de La Gomera