La Acrópolis de Atenas

Andrés Mourenza

6 de diciembre de 2013

El monumento se alza como un centinela sobre la capital griega

Más información

Ciudades que en la antigüedad fueron importantes imperios

Ciudades que en la antigüedad fueron importantes imperios

La Acrópolis de Atenas, conocida como "la roca sagrada", es la joya de la Grecia clásica. Sus templos han maravillado al mundo durante siglos y han dejado constancia de la Edad de Oro de la capital ateniense (siglo V a.C.), cuando en ella confluían arte, riqueza y democracia. Sucedía todo bajo la batuta del estadista Pericles, a quien se debe esta maravilla monumental. El astuto político, gobernante de Atenas entre el 461 y el 429 a.C., desvió fondos del tesoro público –en un acto de corrupción que paradójicamente habría que agradecerle– para reconstruir la Acrópolis, arrasada por los persas el año 480 a.C. La colina de Atenas sobre la que se emplaza, habitada desde la Antigüedad, pronto se convirtió en un lugar sagrado, visible desde toda la ciudad.

Para visitar la Acrópolis conviene madrugar, por la afluencia de visitantes todo el año y por el calor en verano. Ascendiendo la colina desde la ladera sur, uno de los primeros vestigios que se encuentra es el teatro de Dionisio (siglo IV a.C.) –el más antiguo que se conserva–, donde hasta 17.000 espectadores presenciaban las obras de los trágicos Esquilo, Sófocles y Eurípides. Por encima de sus restos se avistan las murallas; fueron construidas no solo para defender, sino también para cimentar los desniveles de la colina. Tras atravesar el templo de Asclepio (dios griego de la medicina) y recorrer la columnata del rey Eumenes II, se llega al odeón de Herodes Ático (siglo II), otro teatro magnífico que aún acoge conciertos de música clásica y ópera, dada su envidiable acústica.

Cúspide de la colina

La zona alta de la Acrópolis fue la más difícil de recuperar durante los trabajos arqueológicos del siglo XIX. Había sido fortificada por los francos en la Edad Media y la encontraron cubierta de edificios de la época turca, como se ve en unos grabados del Museo Benaki. La Acrópolis estaba precedida por los Propileos (V a.C.), un monumental vestíbulo construido por el arquitecto Mnesicles, quien combinó en él por vez primera columnas de estilos distintos (dórico y jónico). Tenía una nave central y salas laterales que, según el viajero e historiador heleno Pausanias (siglo II), albergaban en su época una pinacoteca de temática mitológica.

Al viajero antiguo que entraba en la Acrópolis le recibía una estatua de nueve metros de la diosa Atenea Promakos

Junto a los Propileos, asomado a la ciudad desde un saliente, queda el pequeño y exquisito templo de la diosa Atenea Niké (Victoriosa), creado en el siglo V a.C. para conmemorar el triunfo de los atenienses sobre los persas. Al viajero antiguo que entraba en la Acrópolis le recibía una estatua de nueve metros de la diosa Atenea Promakos (Campeona) realizada por Fidias, el escultor más famoso de Atenas, quien también supervisó las obras del conjunto; trasladada a Constantinopla por los bizantinos, acabó destruida por una turba de cristianos en el siglo XIII. Ahora, lo primero que ve y asombra al visitante es el imponente Partenón (438 a.C.), esencia de la Acrópolis y cumbre del arte clásico. Tardó quince años en construirse, todo en mármol, a excepción del techo de madera, y tenía los frisos y frontones coloreados.

HEMIS 0210161

La Sala Sagrada

En un extremo del edificio estaba la naos, a la que solo accedían los iniciados. Allí se veneraba a la diosa Atenea Partenos (Virgen), representada en otra escultura de Fidias, ésta de doce metros y cubierta de oro y marfil. También fue transportada a Constantinopla, donde se le perdió la pista. Para tener una idea de cómo era se puede ver una copia romana más pequeña en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

Frente al Partenón se erigía el Erecteión, el templo más sagrado del conjunto. Fue construido donde, según la leyenda, se enfrentaron los dioses Poseidón y Atenea para poseer la ciudad. Lo más bello del edificio son las refinadas cariátides, las columnas con forma de cuerpos femeninos que sustentan el pórtico sur; las originales se guardan en el Museo de la Acrópolis. Aunque tras los Propileos solo quedan en pie el Partenón y el Erecteión, en la cima se contemplan otros restos como el altar de Zeus y los templos de Poseidón y Atenea Ergane (Obrera).

Desde los Propileos se puede abandonar la Acrópolis por la primitiva entrada, la actual Puerta de Beulé, nombre del arqueólogo francés que la descubrió en 1852. Por ella se desciende a los pies de la colina donde está el moderno Museo de la Acrópolis, abierto en 2009 y complemento imprescincible de la visita. Exhibe desde monedas a magníficas esculturas, frontones y frisos del Partenón y, bajo un suelo de cristal, restos hallados durante la construcción del edificio.

Lo mejor para despedirse del yacimiento es contemplar sus ruinas desde la vecina colina de Pnyx. Viendo virar el mármol de la Acrópolis del amarillo al fogoso carmín del atardecer, sobre los edificios blanquecinos, el viajero se da cuenta de la genialidad alcanzada por los atenienses que vivieron hace casi 2.500 años.

Para saber más

Cómo llegar: Atenas está conectada por vuelos directos con España. Hasta la Acrópolis se puede llegar en metro: la parada Akropoli deja en la base de la colina (Avda. Leoforos Syngrou), cerca también del Museo Arqueológico.