La isla de Elba, la perla insular de la Toscana

Pueblos de pescadores y fuertes medievales puntean esta pequeña isla de la costa del norte de Italia

Más información

Córcega en 10 etapas

Córcega en 10 etapas

Elba es, según el mito, una de las perlas de la diadema que la diosa Venus perdió en el mar Tirreno. Hoy pertenece al Archipiélago Toscano, declarado parque natural por sus paisajes intactos. Portoferraio es la capital y el lugar al que llegan los ferris desde el oeste de Italia. En su centro medieval se puede pasear entre el fuerte Falcone y el faro Estella (s. XVI), y visitar una de las dos villas donde vivió Napoleón durante su exilio en 1814; la otra se halla en San Martino, a 5 kilómetro. El puerto es pintoresco, especialmente por la mañana cuando los pescadores venden sus capturas desde las barcas, improvisando una lonja al aire libre.

La isla, de 30 kilómetros de largo y 19 de ancho, se puede descubrir a ritmo lento, bordeando la costa en bicicleta o en moto, o caminando por las llanuras del centro; muchas rutas culminan en el monte Capanne, techo de Elba. Marciana Marina, con casas de pescadores en tonos pastel, es la puerta al oeste, rocoso en el cabo de Sant'Andrea y con miradores rodeados de viñas en Colle d’Orano. En el sur destacan Marina di Campo, casi a ras de agua, y Capoliveri, sobre una colina. Porto Azzurro domina el este, encajada entre sus excelentes playas y bastiones del siglo XVII.